" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

19 de febrero de 2012

LAS CARTAS DE PABLO


Gene Edwars

Es en este punto (Hechos 15:40) donde Pablo, todavía en Antioquía pero preparándose para ir a Galácia, escribe una carta a las cuatro iglesias en Galacia. ¿Por qué? Porque esos judíos navajeros de Jerusalén, a quienes les ponía contentillos la circuncisión, se han desplazado a esas cuatro iglesias allá en Galácia con el propósito de convertir a todos aquellos gentiles en Judíos Mosaicos. ¡Convertir a los ex–paganos conversos de Pablo en judíos! Como consecuencia, las cuatro iglesias se encuentran en una crisis. Una crisis peor de la que nunca has estado. Pero mientras Pablo levanta su pluma para escribir a estas cuatro iglesias, ¿hace siquiera una referencia a los ancianos? ¿O a los ministros profesionales?

GÁLATAS

Pablo abre su carta a las cuatro iglesias gentiles diciéndoles que todos los hermanos de Antioquía envían sus saludos. A continuación, Pablo implora, ruega y suplica a los hermanos en siete ocasiones a lo largo de su carta. Ni en una ocasión se refiere a los líderes... solo a los hermanos. Son los hermanos hacia los que se dirigen los fundadores cuando la iglesia está en una crisis que proviene del exterior.

Eran los hermanos dirigiendo a cada una de aquellas cuatro iglesias en Galacia. Nadie más.

Amigos, esto es eclesiología revolucionaria. Pablo llega a Galacia. En cada ciudad se sienta junto a los hermanos de las iglesias. En la iglesia de Listra y en la iglesia de Derbe los hermanos de allí le cuentan a Pablo acerca del sorprendente joven Timoteo.

Hechos 16:2

En Filipo, Pablo y Silas son azotados y metidos en prisión. No han estado más de uno o tres meses en esa ciudad. Pero el amor fraternal ha echado raíces allí entre los hermanos de la ekklesia. Los dos fundadores de iglesias parten de Filipo quedándose la iglesia exenta de todo liderazgo excepto el de los hermanos de la iglesia.

Hechos 16:40

Una chusma no pudo encontrar a Pablo, por lo que azotan a algunos de los hermanos de la ekklesia.

Hechos 17:6

La iglesia de Tesalónica tiene tres meses de edad. La iglesia se encuentra bajo persecución por parte de la gente de la ciudad y el gobierno. La vida de Pablo está en, peligro. Y para colmo, los cristianos tesalonicenses están a punto de ser totalmente abandonados, sin líder. Han conocido al Señor durante sólo tres meses. A pesar de todo, los hombres de la iglesia se han hecho hermanos los unos con los otros. (¡Eso, querido lector, es algo muy fuerte!) Estos hermanos ya están a cargo de las cosas.

¡En medio de esta crisis hay hermanos! Los hermanos rodearon juntos a Pablo, decidieron esperar hasta la noche y en ese momento sacar en sigilo a Pablo fuera de la ciudad.

¡Un acercamiento a la "tribu" cristiana ya ha nacido en Tesalónica! Y todo en tres meses. Una iglesia de tres meses en tierra pagana, bajo persecución, está en las manos del liderazgo local, lo cuál es sencillamente todos los hombres de la iglesia.(Vuestra iglesia lo puede hacer, ¿verdad? Y los hombres en la iglesia están al cargo, ¿a qué sí?)

Hechos 17:10

Para cuando llegas a Hechos 18:5 te encuentras con que Pablo se ha puesto en camino hacia Corinto. Mientras está allí recibe una carta de los cristianos de Tesalónica. Pablo responde. En su carta, Pablo se dirige a los hermanos en catorce ocasiones.

Alguien en la iglesia de Tesalónica mal interpreta la carta de Pablo. Se impone el caos. La iglesia en Tesalónica se encuentra en una nueva crisis. Esta crisis es interna. Pablo escribe una segunda carta a la iglesia, incluyendo una frase en la cual ruega encarecidamente que cada hermano en la iglesia oiga esta carta leída.

TESALONICENSES

No hay ninguna referencia en toda la carta al clero o a los ancianos, aunque la iglesia está inmersa en un magnífico enredo. En esta segunda carta, a esta joven iglesia que galopa en una crisis, Pablo se dirige a los hermanos de la iglesia en seis ocasiones. En ninguna al clero, o los ancianos.

Cuando Pablo partió de Corinto había estado allí durante dieciocho meses, que podrían haber sido más que suficientes para escoger ancianos.

Pero no lo hizo. Cuando dejó la iglesia de Corinto los hermanos de Corinto, unidos entre sí como una soldadura, estaban al cargo.

Hechos 18:18

Los hermanos de una iglesia escribieron una carta a los hermanos de otra iglesia. (Tú perteneces a una iglesia donde los hermanos de la iglesia –no los pastores ni los ancianos– son los que deciden escribir cartas a otras iglesias, y después las componen y luego las envían... ¿verdad que sí?)

Hechos 18:27

Transcurrieron al menos seis años antes de que Pablo escribiera otra carta. La siguiente carta que escribe es para la iglesia de Corinto. La iglesia de Corinto tiene cerca de ocho años, y la iglesia está en una crisis muy seria. Esta crisis provocó dos cartas a los Corintios

CORINTIOS

Pablo escribe dos cartas a la iglesia en Corinto. Recuerda, esta es la peor de las crisis internas recogidas en el Nuevo Testamento. (Ver Hechos 19) Pablo escribió estas dos cartas a Corinto mientras residía en Éfeso.

En su primera carta a Corinto, Pablo se dirige, aconseja, exhorta e implora a los hermanos de la iglesia en 24 ocasiones.

Incluso una lectura con lupa de estos pasajes no deja dudas de quién está al cargo local. No son los hombres del clero, ni los ancianos... sino más bien son todos los hombres de la iglesia.

En la segunda carta de Pablo a Corinto, se dirige a los hermanos locales de la iglesia cuatro veces más. Pero sorprendentemente hace mención de hermanos de otras iglesias, que están llevando a cabo la acción en sus iglesias, y están enviando un hermano aquí y otro allí... en unas cuatro ocasiones.

(Tú ya sabes lo normal y natural que es esto, ¿no? Perteneces exactamente a esa clase de iglesia, y vives exactamente en esa atmósfera, ¿verdad que sí?)

ROMANOS

Todavía estamos mirando a todos estos acontecimientos en un orden cronológico. Caminamos a través de los Hechos hasta que llegamos a un lugar donde Pablo escribe una carta a una iglesia.

Pablo, tras dejar Éfeso y visitar Corinto, se sienta y escribe una carta a los cristianos de Roma. (Hechos 20:4)

La mayoría de la gente de Roma que recibe las cartas de Pablo son amigos personales de Pablo. De hecho, Pablo envió a muchos de ellos a Roma. Escogió creyentes de entre las iglesias de Asia Menor, Galacia, Siria e Israel y les envió para levantar una iglesia gentil en Roma.

A pesar de que este libro a los Romanos es esencialmente un tratado doctrinal, desde el Capítulo Uno hasta el Once, Pablo se dirige directamente a los hermanos en Roma en nueve ocasiones. No hay referencias al clero o a los ancianos.

Pablo, en Éfeso, se dirige a su casa de Antioquía al final de su tercer viaje fundador. Cuando llega a Tolemaida saluda a los hermanos de la iglesia y pasa la noche allí.

¿No vislumbras un sentido de grupo –el de hombres, hombres sin titulación– que guían a la ekklesia? Por fin Pablo llega de su viaje de regreso a Antioquía, y después va a Jerusalén donde es calurosamente recibido por los hermanos.

Hechos 21:17

Hay tanta angustia en Hechos 28: 14–15. Pablo ha estado en prisión durante dos años y ha vivido un horrendo naufragio (su cuarto). Pablo, el prisionero, al final llega a Italia y se pone en camino hacia Roma. Los hermanos de Roma, oyendo que se dirige hacia allí, salen a recibirle. De esta forma se armó de valor y llegó a Roma. (Lo típico que hace tu iglesia, ¿verdad?) Así termina Hechos.

Sin embargo, el fin de los Hechos no significa el fin de las cartas de Pablo a las iglesias. Hasta ahora nos hemos quedado apegados a la trama, en orden cronológico. Ahora seguimos con la historia a pesar de que, cronológicamente, el libro de los Hechos a llegado a un fin. (La trama continúa más allá de los Hechos.)

COLOSENSES – EFESIOS

Pablo escribe dos cartas a las iglesias en Colosas, Heriópolis, y Laodicea... ciudades que él nunca ha visto, iglesias que él nunca levantó. Estas iglesias fueron levantadas por un hombre llamado Epafrodito. Epafrodito ha dejado Colosas. ¡De hecho, está a miles de kilómetros de distancia visitando a Pablo, en Roma!

¡Los fundadores de iglesias se marchan!

Recuerda, Pablo escribe dos breves cartas a iglesias que no tienen líderes, ni tienen consigo al que ha fundado su iglesia. Pablo no se ha encontrado nunca con esta gente. A pesar de todo, es obvio que nadie guía la iglesia aparte de los hermanos. En tres lugares diferentes habla de aquellos a los que nunca ha conocido, refiriéndose a ellos como "hermanos". ¡Nunca se dirigía a nadie más! Sólo a hermanos y santos.

FILIPENSES

Unos seis meses después de escribir a Colosas, Pablo escribe su última carta dirigida a una iglesia. De las nueve cartas que Pablo escribe a las iglesias es aquí donde se hace su primera y última referencia a los ancianos. Pero ten en cuenta esto: ¡Esta iglesia a la que escribe tiene 12 años! Y recuerda, aquellos ancianos eran hermanos en la iglesia, y hermanos en las reuniones de hermanos –tan solo hermanos– mucho antes de que fueran ancianos.

Probablemente, si aquellos ancianos intentaran hacer un nudo con alguna cuerda de "sumisión y autoridad", los hermanos de aquella iglesia harían recordar a estos sus ancianos con grandes ideas de grandeza que ellos, como todo el mundo, sólo son hombres normales y corrientes.

Con una referencia a los ancianos en esta breve carta, hay seis lugares donde Pablo implora a los hermanos que tomen medidas en determinados asuntos.

Los hermanos todavía parecen estar muy al cargo. En las nueve cartas que Pablo escribió a las iglesias sólo se hace una referencia a los ancianos. En cada lugar hay decenas de referencias dirigidas de forma directa a los hermanos ¿Cuántas iglesias puedes nombrar que vivan en esta matriz?

Dios nos da hombres –fundadores de iglesias– que hacen que las cosas ocurran. Nos da fundadores de iglesias que se marchan. Y nos da hermanos y hermanas que están dispuestas a ser completamente abandonados por el que fundó la iglesia (¡y que cogen sus remos y se ponen a reman como locos!)

Así que ahora has visto el segundo ingrediente necesario para levantar iglesias en el primer siglo. El primero es el fundador de iglesias. Fundadores que se marchan. Segundo, ves a la iglesia guiada única y exclusivamente... por toda la asamblea local. Nadie más.

(¿No es sorprendente?. Cientos de miles de libros han sido escritos sobre los ministros. Castillos en el aire, mundos, reinos han sido creados por estos libros, centralizando, canonizando, presentando a un quijotesco ministro, pastor, sacerdote, etc. Pero nunca nadie escribió un libro basado únicamente en esos pasajes, presentando la asombrosa saga de lo que hombres normales y corrientes hicieron. ¿Dónde está el libro sobre los hermanos?)

Hombres y mujeres, en su soledad, experimentando, descubriendo la vida de iglesia. Y fundadores que en rara ocasión se encuentran presentes.

Verdaderamente, esto está más allá de lo radical. ¿Crees que te gustaría ver de nuevo a hombres semejantes vagando por la tierra? ¿Sí? Bien, ¿cómo te sentirías viéndote inmiscuido en semejante melodrama de "los hermanos"?

¿Crees quizás que estás dispuesto a ser abandonado por todo liderazgo externo y lanzado junto a un puñado de hermanos en lo que podría acabar siendo un bote con una gran vía de agua?

Más Alla de lo Radical - Gene Edwars 

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry