" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

14 de mayo de 2012

LA BASURA DEL MUNDO


Anónimo
1Co 4:9 Porque a lo que pienso, Dios nos ha mostrado a nosotros, los apóstoles, como los postreros, como a sentenciados a muerte; porque somos hechos espectáculo al mundo, y a los ángeles, y a los hombres.
1Co 4:10 Nosotros locos por amor del Cristo, y vosotros prudentes en el Cristo; nosotros débiles, y vosotros fuertes; vosotros nobles, y nosotros viles.
1Co 4:11 Hasta esta hora hambrientos, y tenemos sed, y estamos desnudos, y somos heridos de golpes, y andamos vagabundos;
1Co 4:12 y trabajamos, obrando con nuestras manos; nos maldicen, y bendecimos; padecemos persecución, y sufrimos;
1Co 4:13 somos blasfemados, y rogamos; hemos venido a ser como la basura de este mundo, inmundicias de todos hasta ahora.

Nos muestra la escritura las marcas y señales de los verdaderos enviados (Apóstoles) de Dios, pasando necesidades, tribulaciones, persecuciones, siendo maldecidos, blasfemados, hechos espectáculo y como la basura de este mundo.

Por el contrario los supuestos apóstoles de hoy, aman el mundo y son amados del mundo, no pasan necesidades pues eso es falta de fe, no están hambrientos o desnudos, no, viven en lujos y banquetes.

Pero dice el Señor:
Luc 6:20 Y alzando él los ojos a sus discípulos, decía: Bienaventurados los pobres; porque vuestro es el Reino de Dios.
Luc 6:21 Bienaventurados los que ahora tenéis hambre; porque seréis saciados. Bienaventurados los que ahora lloráis, porque reiréis.
Luc 6:22 Bienaventurados seréis, cuando los hombres os aborrecieren, y cuando os apartaren de sí, y os denostaren, y desecharen vuestro nombre como malo, por el Hijo del hombre.
Luc 6:23 Gozaos en aquel día, y alegraos; porque he aquí vuestro galardón es grande en los cielos; porque así hacían sus padres a los profetas.

Luc 6:24 Mas ¡ay de vosotros, ricos! Porque tenéis vuestro consuelo.
Luc 6:25 ¡Ay de vosotros, los que estáis hartos! Porque tendréis hambre. ¡Ay de vosotros, los que ahora reís! Porque lamentaréis y lloraréis.
Luc 6:26 ¡Ay de vosotros, cuando todos los hombres dijeren bien de vosotros! Porque así hacían sus padres a los falsos profetas.
El Señor escoge la basura y lo que no es para que nadie se jacte en su presencia. Escuchemos lo que nos dice la escritura al respecto:
1Co 1:26 Porque mirad, hermanos, vuestra vocación: que no sois muchos sabios según la carne, no muchos poderosos, no muchos nobles;
1Co 1:27 antes lo que es la locura del mundo escogió Dios, para avergonzar a los sabios; y lo que es la flaqueza del mundo escogió Dios, para avergonzar lo fuerte;
1Co 1:28 y lo vil del mundo y lo menospreciado escogió Dios; y lo que no es, para deshacer lo que es,
1Co 1:29 para que ninguna carne se jacte en su presencia.
Vivimos en un mundo donde los pobres son desechados y maltratados, son una escoria y una basura; un mundo gobernado por unos pocos que sirven al amo de este mundo para tener poder y dinero; ya que el dios de este siglo ha ofrecido y ofrece las cosas del mundo que le pertenecen a los que postrados le adoren.
Estos dueños del mundo han entregado sus almas por dinero y vanagloria temporal, han escogido antes los tesoros del mundo que ser participantes de los sufrimientos del Cristo.
Mat 16:24 Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su madero, y sígame.
Mat 16:25 Porque cualquiera que quisiere salvar su vida, la perderá, y cualquiera que perdiere su vida por causa de mí, la hallará.
Mat 16:26 Porque ¿de qué aprovecha al hombre, si ganare todo el mundo, y perdiere su alma? O ¿qué recompensa dará el hombre por su alma?
Todavía son ciertas aquellas palabras que dijo el Señor acerca de que es imposible servir a dos señores;  y tristemente muchos que dicen pertenecer al pueblo del Señor sirven a las riquezas y quieren enriquecerse. Miremos lo que las escrituras nos dicen al respecto:
1Ti 6:6 Pero gran ganancia es la piedad con contentamiento.
1Ti 6:7 Porque nada hemos traído a este mundo, y sin duda nada podremos sacar.
1Ti 6:8 Así que, teniendo sustento y con qué cubrirnos, estemos contentos con esto.
1Ti 6:9 Porque los que quieren enriquecerse, caen en tentación y en lazo, y en muchas codicias locas y dañosas, que hunden a los hombres en destrucción y perdición.
1Ti 6:10 Porque el amor al dinero es la raíz de todos los males; lo cual codiciando algunos, se descaminaron de la fe, y fueron traspasados de muchos dolores.
1Ti 6:11 Mas tú, oh hombre de Dios, huye de estas cosas, y sigue la justicia, la piedad, la fe, la caridad, la tolerancia, la mansedumbre.
1Ti 6:12 Pelea la buena batalla de la fe, echa mano de la vida eterna, a la cual así mismo eres llamado, habiendo hecho buena profesión delante de muchos testigos.

El Señor nos invita a huir de estas cosas de amar y servir al dinero, y nos dice que muchos se apartaron del camino de la fe y fueron traspasados de muchos dolores por seguir el camino de servir a las riquezas. Pero donde está nuestro tesoro, estará nuestro corazón.

Oh Señor, rogamos nos limpies de toda inmundicia y vanidad, de todo amor a las cosas del mundo; y nos concedas ser dignos del Reino, participando ahora por tu gracia de tus caminos y de la muerte a nuestra propia y perversa voluntad; danos hambre y sed de lo tuyo, para que no estemos buscando lo propio, ni viviendo para nosotros mismos, sino para ti. Concédenos no ser hipócritas, sino fieles, verdaderos y andar entonces en las buenas obras que preparaste desde antes de la fundación del mundo para que anduviéramos en ellas, las obras que son nacidas de ti y para gloria tuya. Que tú seas nuestro tesoro y nuestro deleite. Llévanos a estar arraigados y fundamentados en Tu Amor, para que nos amemos como nos has amado y que entonces tu seas glorificado.

Bendito tú por los siglos que nos has amado y que derramaste tu vida hasta la muerte para quitar de nosotros el pecado y darnos salvación y vida eterna.

Mesajes de Paz - Anónimo

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry