" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

5 de septiembre de 2012

LA MANIPULACION POR LOS ESPIRITUS EN LAS IGLESIAS


Gabriel Guzman
 
A los evangélicos les encanta hablar de Satanás y de demonios, basta escuchar uno de sus cultos para darse cuenta que los mencionan más que las veces que mencionan el nombre de Jesús. Ellos meten una psicología de miedo a las personas, sobre todo cuando se trata de manipular para que ofrenden o diezmen, ellos propagan una manipulación de espíritus en la que enseñan que hay espíritus territoriales o que dominan un sector de una ciudad o barrio o que todo lo que les rodea o sucede se debe a algún espíritu y se la pasan reprendiendo.

A un dolor de cabeza lo reprenden como si fuera un demonio, a un dolor de estómago, a un dolor de muelas a cualquier enfermedad o malestar le catalogan como demonio y le reprenden.

Muchos piensan y hasta algunos pastores para amenazar y mantener atados a sus "rebaños" dicen que si ud sale de su cobertura "7 demonios entraran en Ud. y su vida será peor que antes, citando ( Luc 11:24-26) Cuando el espíritu inmundo sale del hombre, anda por lugares secos, buscando reposo; y no hallándolo, dice: Volveré a mi casa de donde salí. Y cuando llega, la halla barrida y adornada.

Entonces va, y toma otros siete espíritus peores que él; y entrados, moran allí; y el postrer estado de aquel hombre viene a ser peor que el primero.

Pero este pasaje no habla de que si ud sale de alguna

iglesia,denominacion,etc le pasara esto...no habla sobre un alejamiento de una institucion, sino de un estado interior no regenerado... LA PERSONA NUNCA FUE LLENA DE LA PRESENCIA DE DIOS. SOLO ESTABA"BARRIDA Y ORDENADA"

Al decir que el demonio encuentra "barrida y ordenada" y que por eso decide volver de donde salió, es por ejemplo: cuando Ud. esta por recibir una visita inesperada y hace una limpieza superficial, y esconde la basura debajo de la alfombra, barre, y acomoda todo y da aspecto de limpio el ambiente, pero si esa visita comienza a ver en detalles, encontrara solo una "apariencia de limpieza".

Eso fue lo que el demonio encontró, en este pasaje no dice que esta persona se apartó de Dios o de una iglesia (inclusive puede hasta estar en una iglesia y hasta tener un titulo y una posición dentro de ella) pero ese "barrido y ordenado" es el arrepentimiento superficial que se practica y se enseña hoy, y la persona aun estando adentro de una iglesia vive un cielo de apariencia pero un infierno dentro de ella...esos siete demonios conviven con ella, aun estando en una" iglesia".

No hay un cambio radical en su vida, en su carácter, solo abandono aquellas cosas que su "moral" le dice que esta mal, pero para que un perro deje de comportarse como perro, tendría que cambiar su naturaleza por la de cualquier otro animal (gato, jirafa, león, etc... menos perro) por eso Ud. ve personas que vuelven a su vida antigua y peor (porque nunca hubo un cambio de naturaleza, todo estaba reprimido, guardado, hasta que exploto).

(2Pe 2:22) Pero les ha acontecido lo del verdadero proverbio: El perro vuelve a su vómito, y la puerca lavada a revolcarse en el cieno.

NO ES QUE VUELVEN: NUNCA DEJARON DE SER.

 La Manipulación en las iglesias - Gabriel Guzman

No hay comentarios:

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry