" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

25 de noviembre de 2012

LOS DIEZ MANDAMIENTOS "CATÓLICOS"


ESTOS SON LOS DIEZ MANDAMIENTOS DADOS POR EL SEÑOR A SU PUEBLO:
 
EXODO Cap. 20
20:3  No tendrás dioses ajenos delante de mí. (1)
20:4  No te harás imagen, ni ninguna semejanza (2) de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra. 
20:5  No te inclinarás a ellas, ni las honrarás; porque yo soy el Señor tu Dios, fuerte, celoso, que visito la maldad de los padres sobre los hijos hasta la tercera y cuarta generación de los que me aborrecen, 
20:6  y hago misericordia a millares, a los que me aman y guardan mis mandamientos.
20:7  No tomarás el nombre del Señor tu Dios en vano;(3) porque no dará por inocente el Señor al que tomare su nombre en vano. 
20:8  Acuérdate del día de reposo para santificarlo. (4)
20:9  Seis días trabajarás, y harás toda tu obra; 
20:10  mas el séptimo día es reposo para el Señor tú Dios; no hagas en él obra alguna, tú, ni tu hijo, ni tu hija, ni tu siervo, ni tu criada, ni tu bestia, ni tu extranjero que está dentro de tus puertas. 
20:11  Porque en seis días hizo el Señor los cielos y la tierra, el mar, y todas las cosas que en ellos hay, y reposó en el séptimo día; por tanto, el Señor bendijo el día de reposo y lo santificó.
20:12  Honra a tu padre y a tu madre, (5) para que tus días se alarguen en la tierra que el Señor tu Dios te da.
20:13  No matarás. (6)
20:14  No adulterarás. (7)
20:15  No hurtarás. (8)
20:16  No hablarás contra tu prójimo falso testimonio. (9)
20:17  No codiciarás (10) la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. 
     Esta versión de los 10 Mandamientos se encuentra en todas las Biblias del mundo.
--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------
ESTOS SON LOS DIEZ MANDAMIENTOS DADOS POR "LA IGLESIA CATÓLICA A SU PUEBLO":

IGLESIA CATÓLICA
 - No tendrás dioses ajenos delante de mí. (1)
- (¿Donde queda el segundo mandamiento, no te harás Imagen, ni te inclinaras a ellas…?)
 
- No tomarás el nombre de Jehová tu Dios en vano;(2)
- Acuérdate del día de reposo para santificarlo. (3)
- Honra a tu padre y a tu madre, (4)
- No matarás. (5)
- No adulterarás. (6)
- No hurtarás. (7)
- No levantarás falso testimonio. (8)
- No codiciarás la mujer de tu prójimo (9)
- No codiciarás la casa de tu prójimo, ni cosa alguna de tu prójimo. (10) 

      Estos dos mandamientos 9 y 10, son finalmente uno solo.

CONCLUSIÓN: Se puede notar que en esta versión “alterada” de los Diez mandamientos, hace falta un mandamiento (Éxodo 20:4) y para remplazarlo se dividió el noveno mandamiento en dos (Éxodo 20:17), la pregunta es: ¿Cuál es la intención que se tiene al ocultar el mandamiento: “No te harás imágenes, ni te inclinaras a ellas?”.
La respuesta es sencilla; el mandamiento que nos indica claramente “no adorar imágenes” se ha ocultado por parte de la Iglesia Tradicional, ya que esta Iglesia nos ha enseñado erróneamente a “adorar imágenes” desde nuestra infancia; por falta de poder en la palabra para convencernos de que Dios es real, y gracias a nuestro escaso conocimiento de la Biblia, hemos venido realizando esta “adoración” durante toda nuestra vida.
 
CONSECUENCIAS: Dios es bastante claro en su palabra cuando a través del segundo mandamiento (Éxodo 20:4), nos advierte que la adoración de imágenes, así sea de una “imagen de él mismo”, es aborrecible para su Santidad. Y lo que es aborrecible para Dios viene acompañado de:   
Condenación, Divorcios, Alcoholismo, Enfermedades, Accidentes, Drogadicción, etc.

SOLUCIÓN: La solución a esta desviación es igual de sencilla, cambiemos nuestra costumbre de “adorar imágenes”, por una verdadera relación con Dios, sin necesidad de “intermediarios” (Imágenes, sacerdotes, pastores, etc.) buscando a Dios con sencillez de corazón en la intimidad de nuestro hogar, teniendo a su hijo Jesucristo como el único mediador entre nosotros y el Padre, y a la Biblia como nuestro manual de vida.
                                                                                                
Los Diez Mandamientos - MisionCampamento 42.

3 de noviembre de 2012

IDOLATRIA: LA EXTENSIÓN DEL YO


Charles E. Newbold Jr.

Judson Cornwall afirma acertadamente, “La idolatría es principalmente la respuesta de la adoración personal hacia algo inferior que Jehová Dios, sea el Yo, un objeto hecho por nosotros mismos, o un concepto que podamos abrazar. Un ídolo es cualquier cosa, o alguien, incluido nosotros mismos, que recibe el crédito por las habilidades que solo Dios posee”.  Monty Stratton añade, “Cualquier imagen que tenemos de nosotros mismos que no sea la imagen que Dios tiene de nosotros, es un ídolo, es un dios falso”.
 
Nosotros, como seres creados, hacemos cosas y logramos cosas que llegamos a adorar. Ponemos esas cosas delante de nosotros y les hacemos homenajes, tanto si son canciones o novelas que escribamos, los atletas que creamos, los jardines que plantamos, los negocios que levantamos, los trofeos que ganamos, los hijos de los que somos padres, los cohetes que ponemos en órbita, las curas que inventamos, los sermones que predicamos, o las iglesias que institucionalizamos.  Vivimos a través de los ídolos que hemos hecho de estrellas de cine, estrellas de la canción, o estrellas del deporte. Queremos el poder que imaginamos que la fama y la fortuna nos concederían. Queremos ser dios, especialmente de nuestras propias vidas.
 
Aunque somos más grandes que las imágenes que creamos, aun así nos inclinamos ante ellas y les rendimos obediencia. Nos enorgullecemos tanto en nuestras obras. Dejamos que controlen nuestras vidas, nuestras emociones, y nuestras relaciones. Las amamos. Las miramos y nuestros corazones se hinchan de orgullo. Son extensiones idolátricas de nosotros mismos.
El Sistema de la Iglesia Ramera -Charles E. Newbold Jr.
"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry