" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

24 de enero de 2013

UN DIA COMO MIL AÑOS, MIL AÑOS COMO UN DIA (y la guerra de los 6 dias)


Mision Campamento 42
PRIMERA PROFECIA
En el año 333 años antes de la venida de Jesucristo Alejandro el grande llega a Jerusalén  y comete sacrilegio, interrumpiendo el Continuo sacrificio que se llevaba a cabo en el Templo de los Judíos.

Entonces oí a un santo que hablaba; y otro de los santos preguntó a aquel que hablaba: ¿Hasta cuándo durará la visión del continuo sacrificio, y la prevaricación asoladora entregando el santuario y el ejército para ser pisoteados? 
Y él dijo: Hasta Dos mil trescientas tardes y mañanas; luego el santuario será purificado
.   (Daniel 8; 13-14)
(El Señor dice a Daniel que ésta visión es para un tiempo muy adelante)

Al sumar desde Alejandro el Grande -333 a.c.- hasta 1967 d.c.-  cuando ocurre la guerra de los 6 días y los judíos recuperan Jerusalén, esto nos da Dos mil trescientas tardes y mañanas, cumpliéndose la profecía de Daniel.
         (Desde 333 a.c.hasta 1967 Jerusalén había sido propiedad de los gentiles).

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

SEGUNDA PROFECIA
Si tomamos el gran juicio de Una semana de años mencionado en Levítico (28 – 29) y también en Deuteronomio, la idea es que si el pueblo de Dios se revela Dios los va a castigar 7 veces, y si siguen revelados los va a castigar otras 7 veces, y si siguen así otras 7 veces mas.

Examinando con cuidado aquí se está hablando de 7 años, de Un día por año y un año por día proféticamente y esto suma exactamente 2.556 años y algunos meses más (365 x 7 = 2.556).

Si sumamos estos 2.556 años desde 588a.c. cuando Nabucodonosor sitio a Jerusalén en Marzo 7 de este año, llegamos exactamente a la guerra de los 6 días, otro testimonio de que Dios tiene algo interesante con esta guerra de los 6 días.
                            (6 días = 6 años = proféticamente 6.000 años).

Es curioso que la guerra solo duro 6 días, y la respuesta está en que El séptimo día es el día de reposo y el Señor no iba a permitir que su pueblo siga peleando en el séptimo día.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

TERCERA PROFECIA
En el año 678 d.c. el Papa Aragón se declara infalible (que nunca falla) y el Vicario (representante) de Cristo en la tierra, cuando El verdadero vicario de Cristo en la tierra es el Espíritu Santo, entonces si tomamos desde el año 678 d.c. y aplicamos la profecía de Daniel Cap.12 que dice que habrán 1290 (días) años después de esto llegamos otra vez a 1967, exactamente a la guerra de los seis días.

Y desde el tiempo que sea quitado el continuo sacrificio hasta la abominación desoladora, habrá mil doscientos noventa días (Daniel 12; 11)

Muchas personas han tratado de aplicar profecías del final de los tiempos usando la fecha de 1948 cuando Israel comenzó a ser nación, pero las profecías no decían eso, decían que Jerusalén iba a estar en manos de los Gentiles hasta que los tiempos de los gentiles eran cumplidos y eso solo ocurrió en 1967.

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LA DIFERENCIA DE LOS 12 AÑOS:

La era de la Ley está representada en las escrituras por el número 1.500 que es un símbolo para ésta misma, y examinando todas las posibles fechas para el Éxodo de Egipto y la entrega de la Ley en el monte Sinaí encontramos que; desde el Éxodo hasta cuando Jesús tiene 12 años (Edad cuando Jesús sube al Templo) se cumplen los 1.500 años de la Ley, pues la entrega de la Ley se corresponde con 1488 años antes de Cristo exactamente (La pascua).

Si nosotros marcamos la era actual, no desde el nacimiento de Jesús, sino desde cuándo Él tuvo 12 años y subió al templo entonces 666 años después de eso es cuando el papa Aragón desplaza (fantasiosamente) al Espíritu Santo, autoproclamándose el Representante de Cristo en la Tierra, y si sumamos 666 a los 1.335 años mencionados por Daniel en la Biblia (Daniel 12; 12) nos da aproximada y teóricamente el día 10 de octubre del año 2012 que es el tiempo donde se cumple La era de la Iglesia; pues Jesús nació en el año nuevo de los Judíos que es la fiesta de los Tabernáculos.

Bienaventurado el que espere, y llegue a mil trescientos treinta y cinco días.   (Daniel 12; 12)

Es importante tener en cuenta que como no existe “año cero” alrededor del nacimiento de Jesús, esta fecha puede desplazarse un año, lo cual nos enviaría hacia octubre del año 2011 o hacia octubre del año 2013, fecha donde insistimos se cumplirá La era de la Iglesia (2.000 años Pentecostés) y es entonces aquí donde se da inicio al Séptimo milenio (El día de reposo), y junto con esto se da comienzo a una nueva iglesia que ya no se congregará alrededor de un líder, ni de una denominación, ni de una doctrina; sino que se congregara en la naturaleza del Señor (unos con otros en su Espíritu), dando inicio a lo que se identifica como:  La fiesta de los Tabernáculos.

Mision Campamento 42

2 comentarios:

Txema ARMESTO dijo...

Amado hermano,
No discierno bien la última parte de su artículo sobre los doce años. ¿Cómo y por qué se llega a 2012 (2011 ó 2013)?
¿Podría explicar esta última parte de alguna otra forma y que relación tiene 2012 con 1967?
¿Qué nos quiere decir la fecha 1967 de la Guerra de los 6 días, a la que se llega de esas tres maneras?
Gracias y bendiciones.

Campamento 42 dijo...

Hermano Armesto, la aclaración de sus dudas acerca de m.a.c.u.d y u.d.c.m.a las puede despejar escuchando los audios que hemos colocado en la parte izquierda de nuestro blog. Bendiciones

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry