" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

8 de febrero de 2013

EL LLAMADO DE LO ALTO


Autor conocido solamente por Dios         

SI Dios lo ha llamado a usted para que sea verdaderamente como Jesús con todas las fuerzas de su Espíritu, Él lo estimulará para que lleve una vida de crucifixión y de humildad, y le exigirá tal obediencia que usted no podrá imitar a los demás cristianos, pues en muchos sentidos el no permitirá que usted haga lo mismo que hacen los otros. Otros, que aparentemente son muy religiosos y fervientes, pueden tenerse a sí mismos en alta estima, buscar influencias y proyectar la realización de sus planes, pero usted no debe hacer nada de eso, pues si intenta hacerlo, fracasará de tal modo y merecerá tal reprobación por parte del señor, que usted se convertirá en un penitente lastimado.

Otros podrán hacer alarde de su trabajo, de sus éxitos, de sus escritos, pero el Espíritu Santo no le permitirá a usted ninguna de estas cosas. Si usted empieza a proceder de esta forma. Él lo sumirá en una mortificación tan profunda que usted se despreciará a sí mismo al igual que a todas sus buenas obras. A otros les será permitido conseguir grandes sumas de dinero y darse lujos superfluos, pero Dios solo le proporcionará a usted el sustento diario, porque quiere que usted tenga algo que es mucho más valioso que el oro: una absoluta dependencia de Él y de Su invisible tesoro.

El señor permitirá que los demás reciban honores y se destaquen, mientras que a usted lo mantiene oculto en la sombra, porque Él quiere producir un fruto selecto y fragante para Su gloria venidera, y eso solo puede producirse en la sombra. Dios puede permitir que los demás sean grandes, pero usted debe seguir siendo pequeño; Dios permitirá que otros trabajen para El y ganen la fama, pero hará que usted trabaje y se fortifique sin que sepa siquiera cuanto está haciendo.

Luego, para que su trabajo sea aún más valioso, permitirá que otros reciban el crédito por los que usted hace, con el fin de enseñarle el mensaje de la cruz: la humildad, y algo de lo que significa participar de Su naturaleza. El Espíritu Santo mantendrá sobre usted una estricta vigilancia y, con celoso amor, le reprochara por sus palabras, o por sus sentimientos indiferentes, o por malgastar su tiempo, cosas estas que parecen no preocupar a los demás cristianos.

Por eso, hágase a la idea de que Dios es un Soberano absoluto que tiene el derecho de hacer los que le plazca con los que le pertenecen, y que no puede explicarle la infinidad de cosas que podrían confundir su mente por el modo como El procede con usted. Dios le tomara la palabra; y si usted se vende para ser Su esclavo sin reservas, Él lo envolverá en una amor celoso que permitirá que otros hagan muchas cosas que a usted no le están permitidas. Sépalo de una vez por todas: Usted tiene que entendérselas directamente con el Espíritu Santo, y el tendrá el privilegio de atar su lengua, o de encadenar sus manos o de cerrar sus ojos para aquello que le está permitido a los demás. Sin embargo, usted conocerá el secreto del Reino.

Cuando este poseído por el Dios Viviente de tal manera que se sienta feliz y contento en lo íntimo de su corazón con esta peculiar, personal, privada y celosa tutoría y con este gobierno del Espíritu Santo sobre su vida, entonces habrá encontrado la entrada a los cielos, el llamado alto de Dios.

Nadie se atreve a llamarlo engaño   Anónimo

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry