" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

19 de febrero de 2013

EXTENSIÓN DEL YO

 

Charles E. Newbold Jr.

Nuestros lugares altos son extensiones de nosotros mismos. Nos echamos hacia atrás como un pintor artista y vemos el lienzo de nuestras obras, y suspiramos, “Ah! ¡Esto es lo que he hecho!” Nuestras identidades se rodean de nuestros logros. Queremos ser alguien, marcar nuestra señal, dejar nuestra huella dactilar en algo importante. La naturaleza de nuestro hombre viejo de la carne está atraída por la necesidad de poder, de posición, reconocimiento, posesiones y dominio.

Doblamos la rodilla ante aquellos que son ricos y famosos, y rechazamos, o por lo menos, tratamos con aire de superioridad a aquellos que son pobres o completamente desconocidos. Nosotros, como Nimrod, hemos peregrinado a nuestra tierra de Sinar, queriendo edificar una torre, una ciudad, y un nombre para nosotros. Gen. 11. Los que tienen “Ministerios”, también hacen esto.
 
El Sistema de La Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

LOS ENEMIGOS DE LA CRUZ


Davis y Clark.
 
“Porque por ahí andan muchos, de los cuales os dije muchas veces, y aun ahora lo digo llorando, que son enemigos de la cruz de Cristo; el fin de los cuales será perdición, cuyo dios es el vientre, y cuya gloria es su vergüenza; que sólo piensan en lo terrenal.” (Filipenses 3:18-19).

¿Qué es lo que convierte a alguien en enemigo de la cruz? Un enemigo es alguien o algo hostil, odioso, que supone una gran amenaza a alguien o a algo. Hoy, en la iglesia visible, tenemos muchos enemigos de la cruz. Personas que dan servicio de labios a Jesús como el Hijo de Dios y Señor de todo, pero que viven y hablan como si no lo fuera. Fíjate en las marcas de los enemigos de la cruz que mencionamos arriba:

a.    “Cuyo dios es su vientre… que solo piensan en lo terrenal.” ¿Os habéis preguntado alguna vez por qué la mayoría de los ministros de hoy tiene sobrepeso? Jesús dijo que nadie puede servir a dos señores. Amaría a uno y aborrecería a otro, o serviría a uno y negaría al otro. Cuando hay un énfasis tan grande desde los púlpitos de hoy para conseguir más dinero de la gente con el fin de construir iglesias más grandes o sueldos mayores, o para apoyar programas más importantes con el único objetivo de atraer más personas, más dinero, etc., es obvio que el dios mamón (ganancia mundana) está en control. La próxima vez que veas a alguno de los así llamados siervos de Cristo sermoneando a la congregación para que den más dinero a su iglesia, hazte la siguiente pregunta, “¿Es esto lo que hacía Jesús? ¿Pedía dinero para su ministerio a los que ministraba?

b.    “Cuya gloria es su vergüenza”. ¿Te has dado cuenta que junto a este servicio al dios mamón, hay una abierta arrogancia y orgullo manifiestos en estos hombres? ¿Y esto especialmente cuando éstos intentan enseñorearse de aquellas personas que se sujetan a ellos? Se glorían de lo que tendrían que avergonzarse, y cuanto más se exhiben con sus vestiduras de justicia, más agradan a sus seguidores. Se han cumplido las palabras del profeta, “Cosa espantosa y fea es hecha en la tierra; los profetas profetizaron mentira, y los sacerdotes dirigían por manos de ellos; y mi pueblo así lo quiso. ¿Qué, pues, haréis cuando llegue el fin?” (Jeremías 5:30-31). Cuanto más cambian las cosas, más permanecen igual.

No puedes servir a tu vientre y buscar las cosas de este mundo, y al mismo tiempo, que tu única meta sea seguir a Jesús.  La cruz te despoja de todas las cosas que están en tu corazón y que buscan las cosas de este orden mundial. Servir a mamón y a los intereses de uno mismo, y animar a otros a hacer lo mismo bien por palabra o por ejemplo, es ser un enemigo de la cruz.

 La Importancia de la Cruz - G.Davis y M.Clark.

LA POBLACIÓN OLVIDADA


George Davis.

Me gustaría empezar asegurándole que no estoy escribiendo este artículo como uno que ha alcanzado completamente sus ideales. Estoy convencido que la mayoría, si no todos nosotros, nos quedamos cortos en esta área. Escribo en el espíritu de 1 Timoteo 4:16, creyendo que, manteniéndonos en la verdad, tanto el heraldo como el oyente serán salvos. Escribo en el espíritu de Daniel 9:5: “Hemos pecado, hemos cometido iniquidad, hemos hecho impíamente, y hemos sido rebeldes, y nos hemos apartado de tus mandamientos y de tus ordenanzas”. No me veo a mí mismo como uno que ya lo haya logrado, sino como uno que prosigue en aquello para lo cual fui asido.

Es muy difícil que lo que usted está por leer se oiga alguna vez en alguna de las iglesias institucionales de hoy en día. Porque es la exposición de una mentalidad malvada que es mantenida sin vergüenza o cuestionamientos por muchas de las iglesias incautas. Si todos los creyentes se arrepintiesen por completo de este mal, la iglesia en su forma actual, se caería a pedazos y mucho de lo que es llamado ministerio sería desechado. Pero a no preocuparse, porque en el despojar de esta mentalidad ruin, que es producto de motivos malvados que sutilmente contraataca la vida y ejemplo del Señor Jesucristo, una iglesia mucho mas gloriosa va a emerger. Es en este deseo que escribo.

Santiago contrasta estos motivos malvados con la adoración a Dios pura y sin máculas.

La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo. Hermanos míos, que vuestra fe en nuestro glorioso Señor Jesucristo sea sin acepción de personas. Porque si en vuestra congregación entra un hombre con anillo de oro y con ropa espléndida, y también entra un pobre con vestido andrajoso, y miráis con agrado al que trae la ropa espléndida y le decís: Siéntate tú aquí en buen lugar; y decís al pobre: Estate tú allí en pie, o siéntate aquí bajo mi estrado; ¿no hacéis distinciones entre vosotros mismos, y venís a ser jueces con malos pensamientos? (Stg. 1:27-2:4)

NUESTROS LUGARES ALTOS


Charles E. Newbold Jr.


Nosotros, como con el Israel de antaño, tenemos nuestros ídolos. Nuestros ídolos son nuestros lugares altos. Nuestros lugares altos son esas cosas que deseamos por encima de nuestra consagración a Dios. Nosotros también hemos ido tras las fornicaciones de los dioses de nuestra propia creación. Quemamos “Incienso” a la obra de nuestras manos y a las imaginaciones de nuestras mentes, cuando nos enorgullecemos en nuestros logros.

Cosas como la ciencia, el gobierno, la bolsa, la religión, las artes, las dietas, el entretenimiento y los deportes, pueden obrar para nuestro bien, pero pueden convertirse en idolátricos cuando ponemos nuestra confianza en ellos más que en Dios. Nos hacemos a nosotros mismos Dios.

Esta fue la mentira en el jardín del Edén: si pudiéramos haber conocido como Dios conoce, nos haríamos como Dios. Así, en Adán nos llenamos de conocimiento, y el conocimiento se convirtió en una maldición para nosotros. Jugamos a Dios cuando nos gloriamos en nuestras capacidades intelectuales para figurar cosas, razonar cosas, entender cosas, inventar cosas, e imaginar incluso logros mayores. Exaltamos aquello que pensamos que sabemos por encima del conocimiento de Dios y esto nos mantiene a distancia de Dios y nos estorba para entrar en intimidad con el Padre-Dios, nuestro Creador. El conocimiento envanecido es la arrogancia del Yo, y el Yo es ese monte alto sobre el que edificamos nuestros altares.

 El Sistema de La Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

LA LEY Y LA IGLESIA 2


Michael Clark

Pablo, escribiendo a los romanos dijo:

¿Dónde, pues, está la jactancia? Queda excluida. ¿Por cuál ley? ¿Por la de las obras? No, sino por la ley de la fe. Concluimos, pues, que el hombre es justificado por fe sin las obras de la ley. ¿Es Dios solamente Dios de los judíos? ¿No es también Dios de los gentiles? Ciertamente, también de los gentiles. Porque Dios es uno, y él justificará por la fe a los de la circuncisión, y por medio de la fe a los de la incircuncisión. ¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que confirmamos la ley. (Rom. 3:27-31)

¿No ven santos? ¡A través de la fe en Jesucristo de Nazaret, usted cumple toda la ley! “…porque el fin de la ley es Cristo, para justicia a todo aquel que cree (Rom. 10:4). Jesús puso fin a todas las demandas de justicia de la ley a través de su perfecto sacrificio. ¡Rompa ese encanto de guardar la ley que lo tiene a usted cautivo!

Nuevamente en el libro de Romanos Pablo dice:

Porque lo que era imposible para la ley, por cuanto era débil por la carne, Dios, enviando a su Hijo en semejanza de carne de pecado y a causa del pecado, condenó al pecado en la carne; para que la justicia de la ley se cumpliese en nosotros, que no andamos conforme a la carne, sino conforme al Espíritu (Rom. 8:3-4).

Pero cuando vino el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley, para que redimiese a los que estaban bajo la ley, a fin de que recibiésemos la adopción de hijos. (Gál. 4:4-5)

Esta palabra redimiese es exagorazo. De acuerdo al diccionario Strong, el autor de la famosa concordancia analítica, exagorazo significa “redimir por pago de un precio, recobrar del poder de otro, rescatar, comprar todo, metafóricamente de Cristo liberando la forma electa de dominio de la Ley Mosaica y el precio de su muerte vicaria”.

La Ley y La Iglesia Michael Clark

18 de febrero de 2013

LLEVADOS CAUTIVOS


Charles E. Newbold Jr.


En la historia temprana de Israel, después del reinado de Salomón, el Reino de Israel se dividió. El reino de Israel (después llamado Samaria), consistía en las diez tribus del Norte, que se separaron del reino después de la muerte de Salomón durante el reinado de su hijo Roboam. Fue gobernada por Jeroboam. El Reino de Judá consistía en las dos tribus restantes en el sur, Judá y Benjamín.

A través del profeta Ezequiel, Dios describió a estos dos reinos como hijas de una misma madre. El dio a estas hijas los nombres Ahola y Aholiba. Ahola significa “tabernáculo de ella”, y Aholiba significa “mi tabernáculo en ella” o “el tabernáculo es de ella”. Ahola era la hija mayor, Samaria, y Aholiba era la menor, Judá (o Jerusalén). Ezequiel dice: “fornicaron en Egipto; en su juventud fornicaron; allí fueron apretados sus pechos, allí fueron estrujados sus pechos virginales”: Ezequiel 23:3.

Aunque Ahola pertenecía al Señor, fornicó y adoró a sus amantes asirios. Cometió sus fornicaciones con ellos y se corrompió. Así, Dios la desterró en brazos de sus amantes, los asirios.

Su hermana, Aholiba, vio todo lo que su hermana mayor había hecho y como había sido llevada cautiva por sus amantes asirios; aun así, ella multiplicó sus fornicaciones más que su hermana.

Dios envió a los babilonios en juicio,  para llevar cautiva a Judá. Dios dijo: “Pondré mi celo contra ti, y procederán contigo con furor”: Ezequiel 23. Por tanto, por causa de sus idolatrías y fornicaciones, Samaria fue esparcida a las naciones por los asirios. Judá (Jerusalén) fue llevada cautiva a Babilonia por los Babilonios.

Las Escrituras dejan claro que estos hechos adúlteros de idolatría eran abominaciones para Dios. Ezequiel 16:51-52 revela que Judá había cometido el doble de pecados que su hermana Samaria. Ella había multiplicado sus abominaciones.

De todos los pecados que Israel y Judá cometieron, la idolatría era el más abominable para Dios. Su idolatría era lo que la llevó a su caída. Abandonaron a Dios a cambio de los lugares altos. No somos diferentes hoy. Nosotros también tenemos lugares altos y nuestros lugares altos son igualmente un cepo para nosotros.
 

El Sistema de La Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

ESPIRITUALIZAREMOS O CARNALIZAREMOS LA PALABRA


George Warnock

Tened por seguro que si Dios, por Su Espíritu Santo, no sopla Su propio aliento y vida en la Palabra, entonces la estaremos carnalizando. La estaremos convirtiendo en la “letra que mata” en lugar del “Espíritu que da vida” (2ª Cor. 3:6).

Ahora bien, tenemos muy buenas traducciones que nos son útiles para romper las barreras que existen entre las escrituras originales y nuestras lenguas modernas. Y estamos agradecidos por esos traductores, antiguos y actuales, que están honestamente tratando de expresar el pensamiento de la Escritura conforme a la intención original de los escritores.

Pero nunca olvidemos que queda una barrera de lengua insuperable entre el Creador y la criatura; y que sólo el Espíritu Santo puede hacer un puente en ese vasto golfo. Saulo de Tarso conocía el Hebreo y el Griego a la perfección, pero con todo eso, nunca había descubierto la verdad viviente. Dios le reveló la verdad “por revelación de Jesucristo” (Gál. 1:12). Y por supuesto, descubrió en la lectura de las escrituras, que lo que Dios le había revelado estaba de acuerdo con lo que estaba escrito.

“Porque mis pensamientos no son vuestros pensamientos, ni vuestros caminos mis caminos, dijo Jehová.” (Isaías 55:8). ¿Cómo de grande es la barrera entre nuestros pensamientos y los de Dios? “Como son más altos los cielos que la tierra, así son mis caminos más altos que vuestros caminos, y mis pensamientos más que vuestros pensamientos.” (v.9).

“Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente.” (1ª Cor. 2:14).

Estamos totalmente desvalidos, hermanos, para llegar a un conocimiento de la verdad y de las Escrituras a menos que Dios no las revele por Su Espíritu.

DIOS SE DIVORCIA DE ISRAEL


Charles E. Newbold Jr.

Israel era considerada por Dios como su desposada. Jeremías 3: 14.Dios fue fiel a ella, pero ella era repetidamente infiel a Él. Intentó la fidelidad, ocasionalmente, y hubo momentos de arrepentimiento y de restauración. Los reyes buenos purgaron el templo de idolatría, pero ni siquiera completaron su obra totalmente. De forma insistente, mantuvieron sus lugares altos.

De Salomón, está escrito: “Salomón amó al Señor, andando en los estatutos de su padre David; solamente sacrificaba y quemaba incienso en los lugares altos.” 1ª Reyes 3:3.

Asa hizo lo que era bueno a los ojos del Señor. Desterró a los sodomitas de la tierra y quitó los ídolos de su padre; privó a su madre, Maca de ser reina madre, porque había hecho  un ídolo de Asera; pero “los lugares altos no se quitaron”. 1ª Reyes 15:11-14.

 “Josafat anduvo en todos los caminos de Asa su padre, haciendo lo que era recto a los ojos del Señor”, pero no quitó los lugares altos. 1ª Reyes 22:43. Joás (2ª Reyes 12:1-3), Amasías (2ª Reyes 14 :1-4), Jeroboam (2ª Reyes 15:32-34), igualmente hicieron lo que era recto a los ojos del Señor, aunque no quitaron los lugares altos.

Las Escrituras nos dicen que Ezequías y Josías fueron los únicos reyes que quitaron los lugares altos. Ezequías “hizo lo que era recto ante los ojos de Jehová, conforme a todas las cosas que había hecho David su padre. El quitó los lugares altos, quebró las imágenes y cortó los símbolos de Asera” 2ª Reyes 18:3-4a. Nos dice que Josías quitó los lugares altos “Y no hubo otro rey antes de él, que se convirtiese a Jehová de todo su corazón, de toda su alma, y de todas sus fuerzas, conforme a toda la ley de Moisés; ni después de él se levantó otro igual.” 2ª Reyes 23:25. Pero a excepción de estos dos, un rey tras otro tuvieron lo mismo en común: no quitaron los lugares altos.

Durante los años que Josías era rey, el Señor preguntó a Jeremías si había visto lo que la rebelde Israel había hecho. Dijo que había ido tras todo monte alto y debajo de todo árbol frondoso, y había fornicado, y por todas las razones por las que la Israel rebelde había cometido adulterio, Dios la había desechado y le había dado carta de divorcio. Jeremías 3:6-8.

 El Sistema de La Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

LA IGLESIA ESTA INVADIDA POR LOS DESEQUILIBRIOS MUNDANOS


Virgilio Zaballos
 
Cada uno de nosotros llega a la iglesia en un estado deplorable de desorden, indisciplina y desequilibrio en diversas áreas de nuestra vida. Si la iglesia local donde nos congregamos no está anclada en la Roca (Cristo y su Palabra), pronto hacemos de ella un campo minado de confusiones, desordenes, indisciplinas y extremismos sectarios y religiosos...Convertimos la casa de Dios en una extensión del "ruido mundanal y una "ampliación de los sistemas de este siglo. Así la sal pierde su sabor, la luz ya no puede brillar y la mezcla es de tal magnitud que se confunden los pilares fundamentales de la claridad y el orden divino (Is.5:18-23). Llegamos a Babilonia.

La iglesia, por tanto, va a necesitar ayuda para no apoyarse en brazo de carne; sino en el brazo fuerte de Jehová y la Roca eterna de los siglos (Jer. 17:5) (Is.30:1-3) (2 Cr.32:7-8) (Gn.49:24ss.). Esto que parece tan elemental para la congregación de los que han escapado de la vana manera de vivir heredada de los padres, no lo es en el tiempo en que vivimos. Hoy, mucho de la batalla que debernos librar y de la energía espiritual que necesitamos ejercer es para "violentarnos contra los extremismos sectario / religiosos, y “tirarnos” sólidamente hacia el Eje central de nuestra fe: JESUCRISO, el Ungido y Mesías.

El Unigénito Hijo de Dios y su palabra ungida son la garantía del equilibrio que necesitarnos para el hombre, el mundo y la iglesia. Sólo él ha vivido en completo equilibrio en este mundo, aunque recibió las más feroces oleadas de desestabilización que un ser humano puede enfrentar (Heb.2:18 y 4:15-16). Jesucristo es el equilibrio verdadero para la vida del hombre. Lejos de él las olas nos derribarán.

Viajando con Jesús en la barca la tormenta y los vientos se calmarán (Mr.4:35- 41). Sólo con Jesús como Guía y Eje de nuestras vidas podremos viajar hacia los diferentes puertos que Dios ha diseñado para cada uno de nosotros (Ef.2:10) (Heb. 12:2).

DIOSES DE LA CARNE


Charles E. Newbold Jr.

Los Israelitas levantaron sus propios lugares altos e hicieron altares a Baal. Esculpieron Astoret y se inclinaron a ellas. Sacrificaron a sus hijos a Moloc haciéndolos pasar por fuego.

El cronista de 1ª Reyes 14:22-23 escribió, “Y Judá hizo lo malo ante  los ojos de Jehová, y le enojaron más que todo lo que sus padres habían hecho en sus pecados que cometieron. Porque ellos también se edificaron lugares altos, estatuas  e imágenes de Asera,  en todo collado alto, y debajo de  todo árbol frondoso. “

Asaf, el salmista, se lamentó por los pecados del pueblo contra un Dios celoso, cantando, “Porque Le enojaron con sus lugares altos, y le provocaron a celo con sus imágenes de talla” Salmos 78:58.

Baal significa “amo” o “señor”, que también ha sido traducido como “marido”. Baal era el dios de la agricultura, quién creían responsable del aumento de los rebaños, las cosechas, y las familias.

La adoración de Baal, tal y como existía cuando Israel comenzó a infiltrarse en Canaán, era conducida por sacerdotes en los campos y en los “lugares altos” de los montes, donde las comunidades traían sus impuestos a su deidad favorita, en forma de vino, aceite, primeros frutos y las primicias de los rebaños. El culto incluía gozosas danzas licenciosas y comidas ritualistas” {5}

Astoret era el nombre dado a la diosa de la luna, la sexualidad, el amor sensual, y la fertilidad. Era también el nombre de las figuras de madera o postes que se levantaban para representarla. {6} Sus templos eran centros de prostitución sagrada. Astoret es mencionada unas cuarenta veces en el Antiguo Testamento.

Moloc significa “rey”.Su adoración era caracterizada por padres que sacrificaban a sus hijos empujándoles a caminar sobre o dentro de un horno de fuego. La ley hebrea prohibía estrictamente esta práctica. El señor había hablado a Moisés diciendo: Dirás asimismo a los hijos de Israel: Cualquier varón de los hijos de Israel, o de los extranjeros que moran en Israel, que ofreciere a alguno de sus hijos a Moloc, de seguro morirá; el pueblo de la tierra lo apedreará.

 Y Yo pondré mi rostro contra el tal varón y lo cortaré de entre su pueblo, por cuanto dio de sus hijos a Moloc contaminando mi santuario y profanando mi Santo Nombre”: Lev. 20:1-3.

Ezequiel hablo por Dios: Porque ofreciendo vuestras ofrendas haciendo pasar vuestros hijos por el fuego, os habéis contaminado con todos vuestros ídolos hasta hoy.” Ezequiel 20:31

Jeremías 3:9 lamenta que cometieron adulterio con piedras y árboles. Santiago 4:4 nos enseña que la amistad con el mundo es adulterio.

Dios demandaba una adoración no dividida, no adulterada, y obediencia a El. La verdadera adoración de Dios demanda que pongamos lo que El quiere de nuestra vieja naturaleza de carne y de pecado- que neguemos el Yo en total abandono a Dios.

 El Sistema de La Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

CONOZCAMOS LA HISTORIA


Douglas Weaver

Caín era un hombre religioso. Como el justo Abel, vino a adorar a Dios. Dios mostró favor sobre la ofrenda de Abel. La diferencia obvia entre su ofrenda y la de Caín era el derramamiento de sangre en el sacrificio del animal. Una diferencia menos obvia era la incapacidad de Caín de escuchar y de seguir a Dios por causa de la condición de su corazón. Caín trajo sus dones y su ofrenda a Jehová pero su sacrificio fue inaceptable porque su corazón no estaba puesto en ello. No fue tanto la naturaleza de la ofrenda de Abel lo que Dios vio como aceptable, sino el corazón con el que la hizo.

Fíjate que Dios no reprendió a Caín por el tipo de la ofrenda, sino por el estado de su corazón (Génesis 4:6,7). Que Dios mostrara favor sobre el corazón y el sacrificio de Abel llenó de tal ira a Caín que mató a su hermano. La historia está saturada de la sangre de los que son guiados por el Espíritu, cuyas vidas han sido tomadas por otros que moran en el espíritu religioso del anticristo. Dios juzgo a Caín como sigue:

“Ahora, pues, maldito seas tú de la tierra, que abrió su boca para recibir de tu mano la sangre de tu hermano. Cuando labres la tierra, no te volverá a dar su fuerza; errante y extranjero serás en la tierra.  Y dijo Caín a Jehová: Grande es mi castigo para ser soportado. He aquí me echas hoy de la tierra, y de tu presencia me esconderé, y seré errante y extranjero en la tierra; y sucederá que cualquiera que me hallare, me matará. Y le respondió Jehová: Ciertamente cualquiera que matare a Caín, siete veces será castigado. Entonces Jehová puso señal en Caín, para que no lo matase cualquiera que le hallara. Salió, pues, Caín de delante de Jehová, y habitó en tierra de Nod, al oriente de Edén. Y conoció Caín a su mujer, la cual concibió y dio a luz a Enoc; y edificó una ciudad, y llamó el nombre de la ciudad del nombre de su hijo, Enoc.” (Génesis 4:11-17).

Cuando Adán y Eva cayeron, la tierra fue maldita. Ahora esa maldición había sido puesta sobre el hombre en un grado mayor. Caín no solo era maldito sino que lo era en extremo más allá de la maldición que había sobre la tierra. Por causa del acto violento de Caín, hubo un gran cambio, una aceleración del pecado que se desconocía en la creación de Dios antes de ese tiempo.

EL DÍA DEL SEÑOR UN DIA DE VENGANZA


George Warnock

¿Venganza de qué? De Su Templo. Dios tiene una controversia con Sion. Y después de la limpieza de Sión tratará con Babilonia… ese sistema que ha cautivado a Su pueblo y le ha impedido llegar a convertirse en Su propia morada en la tierra. Dios, a través de los tiempos eternos, ha deseado una morada para Él mismo, y por eso hizo al hombre en el principio. Cualquier enseñanza, cualquier estructura, cualquier sistema (nombre o no nombre, denominacional o no denominacional) que promueva cualquier clase de mediador entre el individuo y su Dios, aparte del único Mediador, que es el Señor Jesucristo… puedes estar seguro de que lleva el sello de Babilonia. Y Dios sigue clamando, “Sal de ella, pueblo Mío…” Babilonia quiere mantener al pueblo de Dios unificado bajo algún sistema, para mantenerlos juntos, y para mantenerlos bajo su control. Babilonia quiere la unidad. Babilonia quiere hacer un nombre para ella misma.

Dios quiere un pueblo para Sí y solo para Sí. Él es un Dios celoso y no compartirá Su gloria con nadie.

Jesús dijo, “porque estos son días de venganza, para que se cumplan todas las cosas que están escritas.” (Lucas 21:22).

¿Venganza de qué? Es la venganza por Su Templo. “Huid de en medio de Babilonia,  y salve cada uno su vida. No perezcáis por su culpa, pues este es el tiempo de la venganza del SEÑOR; …Porque esta es la venganza del SEÑOR, la venganza de su templo.” (lee Jeremías 51:6,11).

Babilonia es el sistema completo del mundo, tanto religioso como político. Ella ha llevado al pueblo de Dios bajo su balanceo para que no puedan servirle a Él en Su Santo Templo por más tiempo, y para impedirles adorarle en Espíritu y en verdad, libres del gobierno de reyes… y dando al Señor Jesús el Señorío completo en sus vidas. El propósito del verdadero ministerio delante del Señor es producir esto, aumentar la libertad individual y la relación con el Señor. El Espíritu de Babilonia querría extender el señorío del HOMBRE, bajo el disfraz de orden divino.
 
Quienes Sois - George Warnock

LA VIOLACIÓN DE LA PROHIBICIÓN DE DIOS


Charles E. Newbold Jr.

Dios había dicho a Israel que no se mezclara con los habitantes de la tierra y que no fueran en pos de sus dioses, pero de cualquier forma eso es lo que hicieron. Dios sabía que lo harían. El le dijo a Moisés que después de su muerte, “este pueblo se levantará y fornicará tras los dioses de la tierra a donde va para estar en medio de ella; y me dejará e invalidará mi pacto que he concertado con él”.

“Y se encenderá mi furor contra él en aquel día; y los abandonaré, y esconderé de ellos mi rostro, y serán consumidos;  y vendrán sobre ellos muchos males y angustias, y dirán en aquel día, ¿No me han venido estos males porque no está mi Dios en medio de mi? Pero ciertamente Yo esconderé mi rostro en aquel día, por todo el mal que ellos habrán hecho, por haberse vuelto a dioses ajenos.” Deut. 31:16-18.

El fracaso de Israel  en el desierto

Los israelitas violaron la prohibición de Dios mientras estaban en el desierto. Estaban en un lugar llamado Sitim, cuando se entregaron a sus fornicaciones con las hijas de Moab. Las moabitas sedujeron a los Israelitas a hacer sacrificios y postrarse a sus dioses. Israel se unió a Baal-Peor, el dios ídolo de Moab, y la ira del Señor se encendió contra Israel.

El Señor dio instrucciones a Moisés de que tomara a todos los príncipes del pueblo que hubieran roto la prohibición, y “los ahorcara ante Jehová delante del sol, para que la ira de Jehová se apartara de Israel”. Moisés, obedeció a los jueces de Israel para matar a los hombres que se inclinaban ante Baal-peor.

Uno de los Israelitas trajo descaradamente a una mujer madianita a sus hermanos delante de Moisés y el pueblo. Finees, el hijo de Eleazar, el hijo de Aarón el sacerdote, lo vio y se levantó de entre el pueblo, y tomó una lanza en su mano.

Fue tras el hombre de Israel a la tienda y los atravesó a ambos. Esto hizo que la plaga sobre los hijos de Israel cesara ese día. Su celo por Dios apartó la ira de Dios. Veinticuatro mil personas murieron en esa plaga. Números 25:1-11.

MINISTROS DEL MERCADO


Davis y Clark

No te sorprendas si la gente que busca a mamón en las iglesias terminan siendo vuestros peores enemigos. En Hechos 17:5, leemos: “Entonces los judíos que no creían, teniendo celos, tomaron consigo a algunos ociosos, hombres malos, y juntando una turba, alborotaron la ciudad; y asaltando la casa de Jasón, procuraban sacarlos al pueblo.” Theyers define ociosos y malos (agoraios) como sigue:

1) Perteneciente al mercado

2) Frecuentando el mercado

3) Buhoneros, Traficantes mezquinos, comerciantes de baratijas

4) Hombres holgazanes, ociosos, vulgares, bajos, ordinarios

5) Generalmente, gente del montón, adecuada a un lenguaje forense (legal), transacciones de negocios.

Fueron precisamente holgazanes, mercaderes y comerciantes involucrados en transacciones de negocio los que persiguieron a Pablo. Esto debería mostrarnos cuánto de anticristo tiene este espíritu de mamón. Fueron los plateros que vendían estatuas de Diana en Éfeso los que causaron el tumulto que casi mata a Pablo y a los que con él estaban. Una de las últimas excusas para perseguir las riquezas de este mundo en el nombre de Cristo, es “Yo soy un ministro del mercado”.”.

Pablo lo dejó muy claro en su carta a Timoteo: “Tú, pues, sufre penalidades como buen soldado de Jesucristo. Ninguno que milita se enreda en los negocios de la vida, a fin de agradar a aquel que lo tomó por soldado.” (2ª Tim. 2:1-4).

La marca que distinguía las vidas de estos hombres NO era la educación, ni la riqueza, ni el prestigio o el poder mundano. Lo que hacia que la gente los notara era la fragancia de Jesús en sus vidas. Predicaron el reino con poder, no la sabiduría de los hombres. ¿Qué es lo que se dice de ti o de mí? ¿Los que son testigos de nuestra confesión, pueden decir que hemos estado con Jesús?

LA PROHIBICIÓN


Charles E. Newbold Jr.

 
Dios sabía que la única forma de asegurar que los Israelitas permanecieran fieles a El, era prohibirles mezclarse con los paganos de la tierra. El hizo un pacto con ellos mientras estaban en el desierto. El les dijo que haría maravillas entre ellos expulsando al amorreo, al Cananeo, al Heteo, al ferezeo, al Heveo, al Jebuseo de delante de ellos cuando entraran en Canaán.

No obstante, Dios les advirtió que tuvieran cuidado de no hacer un pacto con los habitantes de la tierra hacia la que se dirigían. Dejar de destruir los altares idolátricos de los paganos, romper sus imágenes, y destruir sus lugares de adoración de ídolos, sería una trampa en medio de ellos. Los Israelitas “tomarían a sus hijas para sus hijos, y sus hijas fornicarían en pos de sus dioses, y harían a sus hijos fornicar tras sus dioses”: Éxodo 34:10-17.

La adoración de otros dioses es idolatría, y la idolatría es cometer fornicación, en lo que respecta a Dios.  Dios también lo llama fornicación y adulterio. La versión King James de la Biblia en inglés lo traduce “fornicación”. Este lenguaje radical describe el corazón de Dios en el asunto de la idolatría. Debería hacernos caer sobre nuestros rostros, arrepentirnos rápidamente de nuestras idolatrías, y volvernos a Él con un corazón puro no adúltero.

 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

 

LA VIDA EN EL ESPÍRITU



Clayton Sonmore
 
No podemos escapar a la necesidad que tenemos de un nuevo encuentro con «aquel Jesús coronado de gloria y de honra, que es hecho un poco menor que los ángeles por pasión de muerte, para que por la gracia de Dios gustase la muerte por todos.» «Porque convenía que aquel por amor del cual son todas las cosas, y por el cual son todas las cosas, habiendo de traer en su gloria a muchos hijos, perfeccionase por aflicciones al autor de la salud de ellos.» «El que santifica y los que son santificados, de uno son todos; por lo cual no se avergüenza de llamarlos hermanos... hasta que todos lleguemos a la unidad de la fe y del conocimiento del Hijo de Dios, a un varón perfecto, a la medida de la estatura de la plenitud de Cristo.»

El hombre y la maquinaria del hombre ya no pueden controlar lo que está ocurriendo en la hora presente. Dios está soplando sobre un número creciente de los que están inhalando el hálito fresco de la vida en el Espíritu. Regados por todas partes hay personas y pequeños grupos, provenientes de diversos estratos, que están entrando en la confraternidad del camino viviente. Ellos están descubriendo el glorioso secreto de una unión vital con el Señor. Una vez ellos vivieron de sus experiencias pasadas, pero ahora conocen el júbilo de la comunión diaria con El. ¡Qué diferencia la que ha producido esto en la perspectiva y en el ministerio de aquellos que entran en las profundidades de La Vida del Fluir en el Espíritu.

Hay un indecible gemido dentro de mi corazón por compartir con aquellos que acaban de entrar en esta dimensión. Siento que apenas estoy empezando a entrar en esto, y que apenas estoy empezando a darme cuenta de lo que veo ciertamente, de lo que veo como si lo hiciera a través de un vidrio oscuro. Pero, ¡LO SE, LO SE por la fe, que pronto veré «cara a cara» lo que «ahora conozco en parte; mas entonces conoceré como soy conocido.»! Muchos están encon­trando este camino viviente, y están disfrutando de una clase de vida y de una perspectiva completamente nuevas.

Ellos están empezando a ser llevados a la plenitud de Dios. Están empezando a ser llevados a la gloria por la Cabeza Eterna, y están empezando a encontrar algo de lo que la Iglesia ha carecido durante tanto tiempo: un lugar para andar en el Espíritu, un lugar para andar en la luz, un lugar exento de las propias ambiciones y de los propios deseos.

Este es un lugar donde ellos pueden decir verdaderamente: «No se haga mi voluntad, oh Dios mío, sino la tuya.» Ellos están empezando a darse cuenta de que no pueden vivir de las bendicio­nes de ayer, porque las bendiciones de ayer pertenecen ahora al orden viejo. Ni tampoco pueden vivir anticipadamente de las bendiciones de mañana, porque el camino del Espíritu excluye el pasado o el futuro, y nos lleva Ahora a lo Eterno.

ISRAEL: ESCOGIDO POR UN PROPÓSITO


Charles E. Newbold Jr.


Israel fue escogido por Dios para que pudiera tener un pueblo que fuera llamado por su Nombre. Deut. 28:10; 2ª Cron. 7:14; Dan. 9:19; Hechos 15:14. Habían de ser un pueblo a través del cual Dios haría un Nombre para Sí mismo. 2ª Sam. 7:23; 1ª Cron. 17:21. Serían para El un pueblo, un nombre, una alabanza, y una gloria. Jer. 13:11.

Israel había de ser una nación (separada) de personas para el Señor. Después de tres meses de salir de Egipto  y de haber acampado en el desierto del Sinaí, Moisés subió al monte a hablar con Dios. Dios le dijo a Moisés que dijera al pueblo: “Vosotros visteis lo que hice a los egipcios, y como os tomé sobre alas de águila, y os he traído a mi. Ahora, pues, si diereis oído a mi voz, y guardareis mi pacto, vosotros seréis mi especial tesoro sobre todos los pueblos; porque mía es la tierra: Y vosotros  me seréis un reino de sacerdotes y gente santa.” Éxodo 19:4-6.

Los seguidores de Cristo, sean judíos o gentiles, son el cumplimento de la expectativa divina. Pedro escribió respecto de los que creerían en Jesús: “Mas vosotros sois linaje escogido,  real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido de Dios para que anunciéis las virtudes de Aquel que os llamó de las tinieblas a su luz admirable”: 1ª Ped. 2:9.

El Señor había de ser su Dios y ellos habían de ser Su pueblo. No debían tener otros dioses delante de ellos. No debían invocar el nombre de cualquier otro dios y darle a ese dios la gloria por las cosas que Dios había hecho a favor de ellos. Eso sería un gran insulto a Dios, a su Nombre, y a aquellos que eran llamados por Su nombre. Dios esta celosamente celoso de todas aquellas cosas en las que ponemos más confianza, consuelo y placer que en Él mismo.

El Sistema de La Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

EL DIA DEL SEÑOR


Davis y Clark

Con frecuencia recibimos cartas de gente preocupada por saber cual es el verdadero día del Señor. El hombre con un espíritu religioso presta mucha atención a la adoración en un día particular de la semana. Yo, Michael, recuerdo haber leído un cartel de iglesia que decía, “Un día de siete te llevará al cielo”. Pero las palabras de una vieja canción de rock se acercan a la verdad, “ser santo una vez a la semana será la apuesta seis a uno de que vayas al cielo”.

Unos dicen que el sabbath de Dios es el sábado.  Otros dicen que es el domingo u otro día de la semana. El verdadero reposo de Dios del que habla el Antiguo Testamento no es en realidad un día concreto de la semana, en absoluto, sino un lugar en SU creación en el que Él mora continuamente, un lugar al que Él nos invita a venir y a reposar con Él en Su amor paternal. ¿Es posible que todos los que luchan por guardar alguna clase de ley sabática fracasen también en entrar en Su reposo?

El hombre religioso no puede distinguir los árboles del bosque. En su gran celo por guardar la ley perfectamente, pierde de vista aquello que la ley le dio para enseñarlo. En Hebreos leemos: “Porque la ley, teniendo la sombra de los bienes venideros, no la imagen misma de las cosas, nunca puede, por los mismos sacrificios que se ofrecen continuamente cada año, hacer perfectos a los que se acercan.” (Hebreos 10:1). La advertencia del capítulo cuatro está clara. Nosotros también podemos fracasar en entrar en Su reposo por el mismo ejemplo de incredulidad que nos dan los que se esfuerzan por guardar la ley.

Así que si no se trata de cuando adoramos, lo siguiente con lo que lucha la mente religiosa que no conoce el reposo de Dios, es, ¿dónde? La mujer en el pozo de Sicar planteó la misma pregunta a Jesús.

UN DIOS CELOSO

 

Charles E. Newbold Jr.
 
Dios nos creó para Él. El quiere una relación íntima con nosotros. Él quiere que le conozcamos, le amemos, confiemos en Él, dependamos de Él y le obedezcamos. Es un Padre amoroso y fiel para nosotros los que creemos, y demanda de nosotros que le demos nuestro amor y fidelidad a Él. Él es profundamente celoso de cualquier cosa que levantemos entre Él y nosotros. Deja sentir el desprecio apasionado de Dios hacia nuestra idolatría, al leer detenidamente el texto que aparece debajo. Los que amáis sinceramente al Señor, deberíais ser impactados para siempre con las citas de la Escritura.

Dios habló a través de Moisés a los hijos de Israel diciendo: “Yo soy Jehová tu Dios, que te sacó de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre. No tendrás dioses ajenos delante de mí. No te harás imagen de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra“. “No te inclinarás a ellas, ni las honrarás.” Éxodo 20:1-5, Deut. 5:1-10.

Jesús contestó al fariseo diciendo: “Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este el primero y grande mandamiento.” Mateo 22:37-38. Esta clase de amor es ágape, que tiene que ver con la entrega de tu vida para el bienestar de otros. En este caso, tiene que ver con querer sólo lo que Dios quiere, no querer nada para el Yo.

La idolatría rompe el corazón de Dios, que quiere celosamente un amor no dividido, adoración y fidelidad.  Dios tiene celo por nuestros ídolos. El está celoso cuando nos jactamos en nosotros mismos y en nuestros logros, en lugar de reconocer que toda buena dádiva, y todo don perfecto procede de lo alto, del Padre de las luces” Santiago 1:17. Dios dijo, “No te has de inclinar a ningún otro dios (otros dioses), pues Jehová cuyo nombre es Celoso, Dios celoso es”. Éxodo 34:14.

Moisés ordenó al pueblo que guardara las ordenanzas de Dios y les advirtió que no cometiesen idolatría diciendo: “Porque Jehová tu Dios es fuego consumidor, Dios celoso.” Deut. 4:24. Josué reafirmó al pueblo que Dios es un “El es Dios santo y Dios celoso”. Josué 24:19

12 de febrero de 2013

LA CRUZ Y EL LIDERAZGO


 
Davis y Clark.

“Así que, todos los que somos perfectos, esto mismo sintamos; y si otra cosa sentís, esto también os lo revelará Dios. Pero en aquello a que hemos llegado, sigamos una misma regla, sintamos una misma cosa. Hermanos, sed imitadores de mí, y mirad a los que así se conducen según el ejemplo que tenéis en nosotros.” Filipenses 3:15-17)

La verdadera unidad se encuentra en todos los que son perfectos, los que tienen una misma mente. Así, Pablo declara audazmente, “Y si otra cosa sentís, eso también os lo revelará Dios”. Con otras palabras, como cristianos que tienen la mente de Cristo por causa del Espíritu de Dios morando el ellos, solo hay una forma correcta de pensar. Todos han de andar “por una misma regla, sintiendo una misma cosa”, y esa actitud de pensamiento ya había sido establecida en las escrituras anteriores. Pablo había exhortado a los creyentes filipenses a ser imitadores de él, y a mirar a los hermanos que andaban de esa forma, considerando su ejemplo. ¿Cuál fue su ejemplo? El ejemplo del siervo sufriente, Cristo a quien Pablo seguía.

 “El cual, siendo igual a Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrase, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres. Y siendo en forma de hombre, se humilló a si mismo, haciéndose obediente hasta la muerte y muerte de cruz” (Filipenses 2:7-8).

Tenemos que mirar a los que andan de esta forma. Solo los que andan según esta norma están siguiendo a Cristo. Solo los que tienen esta mentalidad son líderes.

 La Cruz y el Liderazgo - G.Davis y M.Clark.

REEMPLAZANDOLO POR EL IRREMPLAZABLE JESUS

 
Davis y Clark.

Remplazandolo por el Irremplazable Jesus.                                                             
 
Si bien es incapaz de crear nada original, Satanás es un experto en falsificaciones. El es el archi-imitador, y tiene virtualmente su propia y sucia copia de todo lo que Dios ha creado. Así como la creación lleva la imagen y semejanza de Dios, de igual manera lo que Satanás crea – o debo decir falsifica – lleva su semejanza y naturaleza. Por ejemplo, la copia de Satanás del Hijo de Dios, es el “Hijo de Perdición”. (2 Tes. 2:3)

Satanás carece de fuerza para atacar a Dios frontalmente. El ya ha probado esto y fracasó. Por eso, sus ataques al cielo necesariamente deben estar encubiertos de una forma astuta e ilusoria. El viene como un angel de luz, pretendiendo ser un mensajero de Dios. El ama el hacerse pasar por Dios. Nunca ha quitado sus codiciosos ojos del trono de Dios. Careciendo el poder de destruir los propósitos de Dios, él se ha propuesto engañar al hombre, la creación más preciosa de Dios. Su objetivo: pasar sus falsificaciones como originales de Dios. La diferencia primaria es que él está sutilmente inserto y camuflado en esta versión pervertida. Va a poseer su carácter, su espíritu, y va a manifestar sus propósitos.

El Cristianismo no es una religión. Satanás ama la religión, porque carece de poder, y de ninguna manera es una amenaza para él. De hecho, yo creo que la religión es el contraataque de Satanás contra la Cristiandad. Debido a que solo hay “una fe”, ¿qué entonces son todas estas otras religiones? Claramente la religión es una creación de Satanás, debido a que efectivamente posee su carácter. El nombre en sí mismo habla de la atadura del infierno. Así es como Robert Brinsmead define la religión:

¿Qué es religión? “Re’ significa “de nuevo”; “ligare” significa “unir”. La obra de la religión es unir al hombre con Dios. Como Pablo discernía, el sistema de leyes (religión) sirvió para un propósito importante (Gá. 3, 4). Con la venida de Cristo, sin embargo, Dios obró tanto para cumplir como para terminar este orden. El cumplió la meta de la religión uniendo (religionando) a Dios con el hombre en la encarnación de Su persona.

11 de febrero de 2013

LA LEY Y LA IGLESIA


Michael Clark

Cada vez que usted entra en una discusión acerca de las leyes del Antiguo Testamento, como cristiano usted primeramente debe responder una pregunta y solo una: “¿Cumplió Jesús la ley y los profetas o no?” O déjeme ponerlo de esta forma: “¿Fue su sacrificio perfecto para nosotros o no?” Dejemos que el Hijo de Dios nos diga la respuesta. Jesús dijo: “No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir” (Mt. 5:17).

La palabra griega kataluo en este versículo fue traducida abrogar. Quiere decir disolver, desunir, destruir, demoler, metafóricamente: derrocar, es decir, hacerla vana, quitarle el éxito, traerla a nada, subvertir.
 
La palabra cumplir fue traducida del pleroo. Quiere decir hacerlo completo, llenar, es decir, llenarlo hasta el tope para hacerlo abundante, proveer liberalmente, dejarlo completo: para que nada más sea necesario, medida completa, lleno hasta el borde, hacer completo algo particular, hacerlo perfecto, llevar algo hasta el final, cumplir lo que se dice, sean promesas o profecías hasta que se cumplan, se ratifiquen, o se logren. Jesús dijo que su vida y sacrificio en la cruz completó totalmente, y logró las demandas de la ley y los profetas. Por esto es que él pudo decir con su último aliento de moribundo: “CONSUMADO ES”.

La Ley y La Iglesia - Michael Clark
"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry