" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

31 de marzo de 2013

LA CRUZ NUNCA FUE UN SIMBOLO DEL CRISTIANISMO BIBLICO


 Por Jack Fleming                                                                                   
En todos los registros arqueológicos que se han encontrado correspondientes a la época del cristianismo primitivo, incluyendo todos los dibujos que se han hallado en las catacumbas donde se reunían los cristianos en los primeros siglos, jamás aparece ninguno que haga alusión a una cruz.

En la Biblia toda mención que se hace a la cruz, es para describirla como objeto de maldición, de ningún modo como objeto de culto o adoración. Gal. 3:13 “porque está escrito: Maldito todo el que es colgado en un madero”.
Es más, la Palabra de Dios condena enfáticamente todo aquello que sea confeccionado por el hombre como objeto de culto, porque Dios es Espíritu y no puede ser representado por elementos materiales.

El Señor reprende duramente en muchos pasajes de la Biblia, la necedad del corazón idolátrico del hombre de querer hacerse objetos de culto y adoración de diferentes materiales, solamente citaré uno como ejemplo: Is. 44:10-20
“¿Quién formó un dios, o quién fundió una imagen que para nada es de provecho? He aquí que todos los suyos serán avergonzados, porque los artífices mismos son hombres. Todos ellos se juntarán, se presentarán, se asombrarán, y serán avergonzados a una.

El herrero toma la tenaza, trabaja en las ascuas, le da forma con los martillos, y trabaja en ello con la fuerza de su brazo; luego tiene hambre, y le faltan las fuerzas; no bebe agua, y se desmaya. El carpintero tiende la regla, lo señala con almagre, lo labra con los cepillos, le da figura con el compás, lo hace en forma de varón, a semejanza de hombre hermoso, para tenerlo en casa. Corta cedros, y toma ciprés y encina, que crecen entre los árboles del bosque; planta pino, que se críe con la lluvia.

De él se sirve luego el hombre para quemar, y toma de ellos para calentarse; enciende también el horno, y cuece panes; hace además un dios, y lo adora; fabrica un ídolo, y se arrodilla delante de él. Parte del leño quema en el fuego; con parte de él come carne, prepara un asado, y se sacia; después se calienta, y dice: ¡Oh! me he calentado, he visto el fuego; y hace del sobrante un dios, un ídolo suyo; se postra delante de él, lo adora, y le ruega diciendo: Líbrame, porque mi Dios eres tú.

30 de marzo de 2013

ETAPAS DETERMINANTES (Lucas 1 y 2)



Virgilio Zaballos
                    
La niñez, adolescencia y juventud son etapas de la vida que determinan gran parte de la totalidad del proyecto humano. En estas tres etapas tenemos el proceso que incluye: Bases, transición y orientación. En la niñez se colocan LAS BASES fundamentales de la personalidad. La adolescencia Llega como una TRANSICION de la niñez al despertamiento de las pasiones y deseos. Es un periodo de descubrimientos de uno mismo. Y la etapa juvenil prepara la ORIENTACION del rumbo y el propósito en la vida. Las tres fases están marcadas por todo tipo de convulsiones internas y externas que afectan al desarrollo equilibrado. Podemos decir que todas ellas componen el primer tercio de la vida del ser humano.

Los otros dos serán la edad madura y la vejez (o tercera edad). En este tiempo somos muy afectados por las influencias externas: Familia, colegio, amigos, iglesia, televisión, etc. También es una época de grandes desequilibrios y altibajos que irán formando una personalidad estable y equilibrada, en el mejor de los casos; o por el contrario, dejarán secuelas y deformaciones que afectarán el resto de la vida. Por lo tanto, este primer tercio de la existencia se convierte en clave para cada uno de nosotros. Para Jesucristo Hombre significó lo mismo. Él atravesó estas tres etapas con sobresaliente y es poderoso, hoy, para ayudarnos a pasarlas con buena nota. Por su parte el crecimiento de la vida espiritual recorre un proceso similar...                                                      
El Milagro de una Vida Equilibrada - Virgilio Zaballos

LOS HIJOS DE DIOS Y LAS HIJAS DE LOS HOMBRES


 
Douglas Weaver

Con Abel muerto y Caín lejos de la presencia de Dios para establecerse y edificar sus propias ciudades, llegamos al nacimiento de Set. El nombre de Set significa escogido. Eva le dio ese nombre porque “Dios ha escogido otra simiente para mí en lugar de Abel, a quién Caín mató.” Set también tuvo un hijo, y le llamó Enós (Griego Enos. “Entonces los hombres comenzaron a invocar el nombre del SEÑOR”. (Génesis 4:25-26)

La lectura marginal del versículo dice, “Entonces comenzaron los hombres a llamarse con el nombre del Señor”. Pensamos que ésta es la traducción correcta. En los tiempos de Enós, los verdaderos seguidores de Dios comenzaron a llamarse a sí mismos “los hijos de Dios”. La otra rama de la familia de Adán, los hedonistas descendientes de Caín, fueron los hijos de los hombres. Dios más tarde se referiría a ellos como carne.

“Y dijo Jehová: No contenderá mi espíritu con el hombre para siempre, porque ciertamente él es carne; mas serán sus días ciento veinte años.” (Génesis 6:3)

Como indica Adam Clark:

¡Qué carácter tan horrible da Dios a los habitantes del mundo antediluviano! Eran carne (v. 3), completamente sensuales, los deseos de la mente inundados y perdidos en los deseos de la carne, sus almas sin discernir ya más su alto destino, siempre preocupados con cosas terrenales, sensuales, brutales y convertidos en carne; encarnados para no retener a Dios en su conocimiento, y viviendo solo en busca de la obtención de su parte en esta vida.” 3

La corrupción final de la raza pre-diluviana ocurrió cuando el linaje de Set (los hijos de Dios) comenzó a casarse con las hijas de los hombres (el linaje de Caín). Edersheim amplía esta corrupción abierta del hombre cuando escribió:

“La corrupción de la humanidad alcanzó su punto álgido cuando incluso la diferencia entre los setitas y los cainitas fue eliminada por los casamientos entre ambas partes, y eso, por motivos sensuales. Leemos que los hijos de Dios vieron a las hijas de los hombres, que eran buenas; y tomaron esposas de entre ellas, según su elección”. En ese momento, la tierra debía estar muy poblada, y su estado es descrito de la siguiente manera, “Y vio Dios que la maldad del hombre era grande en la tierra y que toda la imaginación del pensamiento de su corazón era continuamente el mal.”

Génesis capítulo seis nos describe como esta mezcolanza produjo un conflicto y una violencia aún mayores entre las razas. Tan profunda era la corrupción que Dios se lamentó de haber creado al hombre.

Como resultado, Dios se propuso comenzar de nuevo. Trajo juicio a la tierra en forma de un gran diluvio, salvando al único justo y a su familia. El nombre de esta persona era Noé. Su nombre habla de su llamamiento y destino; porque significa reposo. Casi todos los niños conocen la historia de cómo Dios juzgó al mundo por agua. El arco iris representa la promesa de Dios de nunca volver a juzgar la tierra por agua.

Dios comenzó a preservar la pureza mediante la separación. Llamando a un pueblo hacia Si mismo, preservó a un remanente. El llamado fuera o éxodo de un remanente de la influencia corrupta del mundo es la forma que Dios tiene para avanzar Sus propósitos redentores.

 El Nuevo Exodo - Douglas Weaver

LA FARSA DE LA "SEMANA SANTA"



Charles E. Newbold Jr.

La Semana Santa es igualmente idolátrica y escalofriante. Muchos cristianos usan el término Semana Santa con cariño, y en asociación con la preciosa resurrección de nuestro Señor Jesucristo, sin considerar el hecho de que Semana Santa (“Easter” en Inglés) es la palabra Inglesa para la diosa Ishtar (también llamada Astarte y Eostre en otras culturas paganas). Ishtar se celebraba como la reina del cielo. Mucho de lo que hacemos en Semana Santa tiene su origen en el paganismo. La fecha de la celebración de la Semana Santa no coincide regularmente con la resurrección de Jesucristo, que ocurrió tres días después de la Pascua. La Cuaresma, los cultos al amanecer, la decoración de los huevos, los conejitos, son todos ellos abominaciones no sujetas a la Escritura, para Dios.

Entonces, ¿Cómo llegamos a practicar todas estas cosas? Alexander Hislop escribe, “para conciliar los paganos con el Cristianismo nominal, Roma, siguiendo su política normal, tomó medidas para amalgamar los festivales paganos y cristianos, y mediante un ajuste muy complicado pero ingenioso del calendario, no resultó ser una tarea difícil en general, conseguir que el Paganismo y el Cristianismo-- este último ya muy hundido en la idolatría—se dieran la mano”.

Dennis Loewen hace la siguiente observación, “La ramera no tiene cuidado de estas cosas. Se acostará con cualquier cosa siempre que sea otro Jesús. Su razonamiento es el siguiente: “¿Para qué molestarse con estos detalles?”. Por otro lado, a Dios si le importa. ¿Cómo puede alguien leer las Escrituras y verle de otra forma?
 
 Los Crucificados - Misioncampamento42

RECONSIDERANDO EL DIEZMO 7



 Orlinda Marques                                                                                   
Abram dio a Mequisedec, sacerdote del Dios Altísimo, el diezmo de todo el botín obtenido al derrotar a los cuatro reyes invasores (Gn. 14:17-20). Parece ser un acto voluntario.
En Bet-el Jacob prometió diezmar todo lo que Jehová le diera en su viaje a Harán (Gn. 28:20-22). Parece ser un acto voluntario, para persuadir a Jehová a cuidarlo y bendecirlo.

El diezmo según la ley de Moisés.

Los israelitas eran obligados a dar:
a- Un diezmo de la tierra y del ganado a Jehová (Lv. 27:30-33). Este diezmo era para el sostén de los levitas (Nm. 18:21).
b-Un diezmo se debería gastar en fiestas en el santuario cada año (Dt. 14:22-23, 26).
c-Un tercer diezmo, debería darse cada tres años, guardarse en las ciudades y repartirse a los pobres (Dt. 14:28-29).

El diezmo se menciona pocas veces más en el Antiguo Testamento:
1. Amós criticó a los israelitas porque diezmaban creyendo que así agradaban a Dios, a la vez que cometían injusticias contra los pobres e indefensos (Amós 4:4).
2. En la reforma de Ezequiel los israelitas llevaron el diezmo de la tierra del ganado al templo y lo depositaron allí, (2 Crónicas 31:5-6). Se trata del diezmo para los levitas (v. 4).
3. En la reforma de Esdras, los judíos prometieron dar el diezmo de la tierra para el sostén de los levitas (Ne. 10:37),   cosa que hicieron por un tiempo (12:47, 13:10, 12).
4. Malaquías acusó a los judíos de robar a Dios en sus diezmos, les instó a traer el diezmo completo al templo de Jerusalén (el único templo de los judíos) y les prometió gran bendición (Malaquías 3:8-10).  Se trata del diezmo para los levitas.

5. En tiempos neotestamentarios los escritos rabínicos indican que los judíos daban importancia a por lo menos los primeros dos diezmos (Lc. 18:12, la oración del fariseo). Jesús reconoció que por lo menos algunos escribas y fariseos diezmaban de todo, y que lo deberían hacer, pero les criticó por creer que eso agradaría a Dios aun cuando dejaban la justicia, la misericordia y la fe (Mt. 23:23; Lc. 11:42).


6. No hay ningún pasaje neotestamentario que inste a diezmar después de la muerte de Cristo.  Las únicas referencias al diezmo se hallan en He. 7:2, 4, 5, 6, 8, 9; no instan a diezmar, sino que argumentan que el sacerdocio de Melquisedec fue superior al sacerdocio levítico, pues Melquisedec recibió diezmos de Abraham y, por lo tanto, también de Leví. El v. 5 indica que los diezmos eran parte de la Ley para Israel.

 Orlinda Marques - Misioncampamento42   

FORTALEZAS DE LA MENTE



Charles E. Newbold Jr.


Estas idolatrías del Yo son fortalezas de la mente. Una fortaleza espiritual es la preocupación por un objeto, una persona, o una institución, con ira o temor; con un fetiche, una adicción o un pecado. Una fortaleza espiritual es cualquier cosa que nos fascine, domine nuestras mentes, y nos haga comportarnos obsesiva y compulsivamente. Estas son cosas que gobiernan sobre nosotros. Aparentamos no tener ninguna fuerza para hacer algo con respecto de las mismas. Y sin embargo, no podemos negar que estas cosas son dañinas a nosotros o a otros.

Una fortaleza espiritual puede también ser la parrilla de salida por la que vemos cosas. La iglesia es una de tales fortalezas de la mente.  Nos han lavado el cerebro para llegar a creer que la iglesia, tal y como la conocemos y practicamos, es lo que deberíamos hacer. Jamás hemos conocido otra cosa que la iglesia tal y como la practicamos. Así que cuando digo que la  iglesia es un ídolo y una fortaleza en tu mente, puede que te sea muy difícil creerlo.

No puedes verlo. Incluso si lo vieras, te cuesta trabajo aceptarlo por causa de tu mente o forma de pensar. Sin embargo, una vez que ves el engaño, recibes la verdad y comienzas a caminar en la luz, comienzas a notar como cambia tu mente. La fortaleza está siendo derribada.

Sacar a la novia de Cristo de la iglesia no es una tarea fácil porque la iglesia es una fortaleza en su mente.  Dios tiene que sacar a la iglesia de nosotros, y también tiene que sacarnos a nosotros de ella. Lenguaje extraño, ¿cierto? Porque a la par que Dios trata de sacarnos de la iglesia, nosotros estamos tratando de meter gente en ella. Si tratamos de abandonar la fortaleza de la iglesia antes de que haya sido sacada de nosotros, simplemente regresaremos a ella.

25 de marzo de 2013

NUESTRA IDOLATRÍA ES PROSTITUCIÓN ESPIRITUAL


 Charles E. Newbold Jr.
 
Cuando la novia se prostituye, se convierte en una junto con la ramera, y distinguir a la novia de sus prostituciones se hace difícil. Si te prostituyes, te conviertes en ramera. El apóstol Pablo escribió: “¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne Pero el que se une al Señor, un espíritu es con Él. “ 1ª Cor. 6:15-17.

Pablo estaba escribiendo a los creyentes corintios, que eran, junto con todos los santos en todos los lugares y en todos los tiempos, la novia de Cristo. Una novia es femenina en género. Una ramera es femenina en género. No pretendo ningún menosprecio hacia alguien que esté sexualmente roto, pero cuando la novia de Cristo se une a la prostitución del Yo, opera en el espíritu perverso del lesbianismo espiritual y en la práctica del sexo con el yo. Nos llenamos de “ambición con nosotros mismos” más que con nuestra relación sacrificial con nuestro novio, el Señor Jesucristo. Él está celoso de eso.

 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

22 de marzo de 2013

LA BATALLA ES DEL SEÑOR


George Warnock

En este gran conflicto que se levanta entre las fuerzas del bien y del mal, debemos entender el patrón de guerra tan simple que Dios ha enviado en Su Palabra para el triunfo final del pueblo de Dios. Y debemos estar seguros de que la “batalla es del SEÑOR” y no nuestra. Dejar de ver y de entender algunos de estos principios simples solo podrá llevar a una frustración y perplejidad prolongadas al buscar frenar la inundación de iniquidad que se ha desatado sobre el pueblo de Dios.

La iglesia de Jesucristo ha estado demasiado tiempo a la defensiva. De hecho, la victoria para el pueblo de Dios generalmente se ha visto desde un punto de vista negativo, incluso a los pensadores positivos de la Iglesia. Simplemente que sepas como ahuyentar el ataque del Enemigo… simplemente que sepas guardar lo tuyo… descubre como ser sanado de alguna enfermedad física o recuperarte de algún revés espiritual. Muy bien. Pero llega la hora en que Dios va a movilizar a Su ejército para una arremetida final y decisiva sobre las puertas del infierno, para que Su Iglesia pueda levantarse en la batalla con una victoria y triunfo totales.

Deberíamos decir... que la batalla venidera es la final, porque la batalla decisiva ya ha sido batallada y vencida. Cuando Jesús murió en la Cruz, ahí y en ese momento “Él despojó a los principados y a las potestades, los exhibió públicamente, triunfando sobre ellos en la cruz.” (Col. 2:15). Era allí en la Cruz donde Cristo, “por su muerte”, destruiría a aquel que “tenía el poder de la muerte, es decir, al diablo” (Heb. 2:14).

Pero la batalla de que hablamos es la batalla final… el día y la hora en que Dios ejecutará la sentencia que fue aprobada en la Cruz, y aplastará a las huestes de maldad bajo nuestros pies:

“El Dios de paz aplastará pronto a Satanás debajo de vuestros pies.” (Rom. 16:20).

 Quienes Sois? - George Warnock

ANALOGÍA DEL DIEZMO - ANTES DE LA LEY


 
  Martin Stendal                                                                                                                

Abraham y Lot también son ejemplos y sombras de lo que se representa espiritualmente por las primicias “y los “Diezmos”. (Ver Génesis 14: 19). Después de la separación de Abraham y Lot, cuando Abraham escogió las tierras altas, y Lot escogió las tierras del bajo y fértil valle de las ciudades de Sodoma y Gomorra (Génesis 13: 10 – 13), Lot (junto con los pueblos de Sodoma y Gomorra) fue tomado cautivo por los cuatro reyes.
 
Abraham, con sus 318 siervos vino a rescatar y a salvar a Lot y al pueblo de Sodoma y Gomorra, recobrando todos los bienes (Génesis 14:14,16). Después, el rey de Sodoma salió al encuentro, aparece en escena Melquisedec para bendecir a Abraham (en ese tiempo, Abraham se llamaba Abram) luego (después de recibir la bendición) Abraham “le dio (a Melquisedec)  los diezmos de todo” (Génesis 14: 20).

- Obsérvese aquí que la bendición vino antes de que se dieran los diezmos.

- Obsérvese también que  los diezmos no se “pagaron”  sino que se “dieron“(manifestando así la libre voluntad o  gracia, en lugar de la ley).

- Obsérvese igualmente que los diezmos eran del despojos de la batalla, y que eran en realidad los bienes de Lot y del       pueblo de  Sodoma y Gomorra.

El resultado final de todo esto fue que Lot y los habitantes de Sodoma y Gomorra fueron “salvados” por Dios por medio de Abraham (ver Génesis 14: 19,20) y los diezmos de todos los bienes de Lot y del pueblo de Sodoma y Gomorra se “dieron” voluntariamente por Abraham a Melquisedec (que es el Señor Jesús según Hebreos 7) después de que Abraham recibiera la bendición.

La “salvación” que Dios ministró para el pueblo de Sodoma y Gomorra (que es el símbolo religioso) por medio de Abraham  no duro mucho tiempo ,porque ellos fallaron al no saber vivir en El; pues sólo Lot se sintió mal en su corazón justo cuando fue testigo del pecado y de la perversión de ellos.

Sodoma, el hogar de Lot, se equipara en la simbología con la Jerusalén religiosa: “la gran ciudad, que espiritualmente es llamada Sodoma y Egipto; donde también nuestro Señor fue crucificado “. (Apocalipsis 11:8

18 de marzo de 2013

ACERCA DEL RAPTO


Martin Stendal
A través de la historia los teólogos han inventado miles de maneras de cómo podemos entrar en la vida de Dios sin antes morir a nosotros mismos por medio de la cruz, dicen que va a llegar el día final y que va a haber un arrebatamiento y los que hicieron la “oración del pecador” todos se van para allá donde está el Señor y todos van a ser como el Señor, mientras que hay tribulación aquí en la tierra.
Pero eso no es lo que dice la escritura, la palabra arrebatamiento viene de desgarrar una presa, de romperla en pedazos, nace cuando el león toma su presa y la arrebata. Si existe un arrebatamiento, pero es cuándo el Señor nos arrebata de ésta vida y nos mete en la vida de Él y eso cuesta la vida de nosotros; y va a haber también otro arrebatamiento cuando el Señor arranque a los impíos de entre los justos y ellos no sobrevivirán ese arrebatamiento.

El evangelio dice ¿Dónde Señor?  Y lo han traducido; que donde están las águilas allá estará el cuerpo y la verdadera traducción es donde están los buitres allá estará el cadáver muerto, por que el  Señor dice que ese día va a haber comida para todos los buitres, que el señor va a hacer algo donde a los impíos no les va a quedar ni, raíz ni rama.
Malaquías Cap. 3:18 – 4:3, lo dice muy claro  ¿pero quienes van a sobrevivir? Los que confían en la vida de Él y no en la vida propia, los que están dispuestos a seguir el camino de la cruz, hasta la conclusión lógica de la cruz, que es acabar con la vida del que la carga, y si hemos sufrido y muerto con Él, también vamos a resucitar y a reinar con Él.

Malaquías Cap. 3:18 – 4:3; El advenimiento del día de Jehová. 

3:18 Entonces os volveréis, y discerniréis la diferencia entre el justo y el malo, entre el que sirve a Dios y el que no le sirve.  4:1 Porque he aquí, viene el día ardiente como un horno, y todos los soberbios y todos los que hacen maldad serán estopa; aquel día que vendrá los abrasará, ha dicho Jehová de los ejércitos, y no les dejará ni raíz ni rama. 

4:2 Mas a vosotros los que teméis mi nombre, nacerá el Sol de justicia, y en sus alas traerá salvación; y saldréis, y saltaréis como becerros de la manada.  4:3 Hollaréis a los malos, los cuales serán ceniza bajo las plantas de vuestros pies, en el día en que yo actúe, ha dicho Jehová de los ejércitos.

Si vamos a entrar en la plenitud de la herencia de Él, esto no es posible si antes no hemos muerto con Él, otro mensaje que no sea éste (el arrebatamiento) es engaño del enemigo. Pues no es salvo aquel que simplemente ha hecho la “oración del pecador”, como lo afirman  los pseudopastores del día de hoy  y los feligreses que tragan entero lo que estos les dicen (los santos de Berea masticaban muy bien), sino que es salvo aquel que ha muerto y resucitado con Cristo a través de un bautismo en fuego en el camino de la cruz.

Note que en ese día son los justos los que van a hollar a los malos, no es que va a ser como por una obra fantasiosa (el arrebatamiento); sí va a ser por obra y milagro del Señor, pero Él va a actuar EN y ATRAVÉS de un pueblo. Él llega a la fiesta (de tabernáculos) como encubierto, Él llega a la fiesta disfrazado entre SU pueblo, viviendo en su verdadero CUERPO y se va manifestando poco a poco, hasta que queda visible ante todos.

Las Fiestas de Israel:  (Pascua = 1.500 años)   (Pentecostés = 2.000 años)   (Tabernáculos = 1.000 años con Cristo)

Nota:
Es imposible que el señor después de “arrebatar a los Buenos” deje la tierra en manos y propiedad de los impíos, pues ésta enseñanza contradice su Palabra. Esta falsa enseñanza tiene sus raíces en las mentes torcidas de los falsos cristos que buscan engañar al pueblo incauto y adormecerlos en el letargo de la ignorancia. Amén.

Autor: Martin Stendall – Fuerza de paz
Adaptación: Luis Meza - Misión  Campamento42 

EL LUGAR ALTO DE LA IGLESIA


Charles E. Newbold Jr.

Sustituir a Jesús por la iglesia es idolatría en enormes proporciones. No hemos de levantar la iglesia y convertirla en el camino de la salvación. Solamente Jesús es nuestra salvación. Cuando la gente acusó a Dios y a Moisés de sacarles de Egipto para morir en el desierto, el Señor envió serpientes voraces entre ellos, y las serpientes mordieron a la gente por causa de su murmuración. Muchos israelitas murieron. El pueblo se arrepintió y Dios cedió. Dios le dijo a Moisés que hiciera una serpiente y la pusiera sobre un poste. Todos lo que hubieran sido mordidos, podían vivir tan solo mirando a la serpiente.  Num. 21:4-9.

Ese debía haber sido el final de la historia. ¡Pero lee 2ª Reyes 18:4! Ezequías había sido hecho Rey de Judá, y la Biblia dice que el hizo lo que era recto a los ojos del Señor. “Quitó los lugares altos, quebró las imágenes y cortó los símbolos de Asera e hizo pedazos la serpiente de bronce que había hecho Moisés: porque hasta entonces, le quemaban incienso los hijos de Israel.” Tomaron una obra de Dios, y la convirtieron en un ídolo. En este mismo espíritu de idolatría, la gente ha convertido el mover de Dios en las denominaciones que ha terminado adorando mas tarde.

Lo que hoy llamamos la iglesia es un sistema idolátrico de tradiciones de hombres que es prostitución espiritual. La iglesia es lo que hacemos en adición a lo que Cristo nos ha hecho ser en Él. Si lo que llamamos iglesia puede ser legalizado, unido, nombrado y referido como  “esa”, y nos puede ser quitado, entonces no es lo real. La verdadera ekklesia es un cuerpo colectivo de personas que han nacido en ella. Solo han tomado el nombre de Jesús porque están en relación con Él. Esa relación no les puede ser quitada.

Si la iglesia no es la cosa real, entonces es algo falsificado. El problema con las falsificaciones es que aparentan ser muy semejantes a lo real. La iglesia, como algo falsificado, se presenta y se percibe como lo real. Y aunque sea extraño, sin embargo no se asemeja remotamente a lo real. No obstante, hemos sido engañados en creer que lo es.

¿BUEYES TRILLANDO EL GRANO?


 
Davis y Clark
Cuando advertimos a los hermanos del peligro de buscar ganancias deshonestas en nombre del ministerio, con frecuencia nos citan el siguiente pasaje en su propia defensa. “No pondrás bozal al buey que trilla” (1ª Tim. 5:18). Ahora miremos de cerca la analogía que dio Pablo.

Imagínate que eres un buey atado a su yugo, es decir, a una viga de madera, y forzado a trazar círculos todo el día, empujando una piedra de molino que va aplastando el grano. ¿Es consciente el buey del almacenamiento del grano que él mismo hace por su esfuerzo? ¿Almacena todo el grano que puede por sí mismo? ¿O simplemente come lo suficiente para seguir sirviendo a su amo, sin ninguna otra clase de ganancia? Si vemos las vidas que vivieron Jesús, Pablo y los otros apóstoles—vidas consagradas en servicio desinteresado a Dios—el ejemplo del buey comienza a entrar en su perspectiva correcta.

Cuando Jesús dijo que Su reino no era de este mundo, eso es exactamente lo que quería decir. Cuando Él y los apóstoles murieron dejando atrás este mundo, el único legado que dejaron fue un legado de riquezas almacenadas en el Cielo, y no aquí en la tierra.

Vivieron para servir al Padre. Fueron verdaderos bueyes espirituales, trillando un trigo precioso y almacenándolo para Él, no para la ganancia de ellos, sino para el beneficio de los santos y del Reino del Padre. Si tuviéramos que aplicar la analogía de Pablo a los líderes de la Iglesia de hoy, el buey tendría que comer todo el grano o almacenarlo en su propio granero, ¡convirtiéndose él mismo en el principal beneficiario del trillado!
Haran Mercadería de Vosotros - G.Davis y M.Clark

17 de marzo de 2013

LA NOVIA PROSTITUIDA


Charles E. Newbold Jr

Bill Shipman la vio de este modo. “Fue casi como una visión”, explicó.

Yo estaba en las habitaciones y en las calles con ellos. Vi a Jesús esperando en la habitación del novio.  La novia estaba en otra habitación. Él estaba Preparándose para ir a verla. Al retrasarse, ella se asomó a la ventana y se interesó en las actividades de la calle. La atracción de la calle arrastró a su corazón de ramera hasta que salió ella misma a la calle.

Pronto, después de caminar por las calles, fue violada. Su vergüenza la llevó a creer que no tenía otra opción que convertirse en una prostituta, y eso es lo que hizo. Estaba en un burdel, encerrada tras puertas medievales enormes, de roble sólido. Parecían formidables. Estaban cerradas con pestillos, con una clase de pasamanería de cobre, y diferentes tipos de herrajes.

Jesús salió en su búsqueda. Sabía donde estaba. Al acercarse a las puertas, los demonios le aullaban y le siseaban e intentaban meterle prisa, aunque tenían una actitud cobarde hacia Él. Abrió las puertas y entró. Ella estaba echa un desastre y Él intentaba convencerla para que se fuera con Él. En su culpa y en su vergüenza, ella rehusó, y de esa forma, Él se marchó.

Esperó un tiempo y la visitó de nuevo. Todavía no le miraba al rostro. Una vez más, Él la dejó. Estando esperando en su habitación, fuegos de pasión e ira repentinamente se encendieron en sus ojos. Salió furioso de su habitación y a pasos largos por la calle, se acercó a la casa donde vivía su novia prostituida.

Todo el mundo Le vio llegar. Huyeron delante de Él. Los demonios le vieron y corrieron delante de Él para cerrar las puertas, con la esperanza de evitar que entrara. Sin duda ni pausa, en su andar, golpeó las puertas con las palmas de sus manos. ¡BOOM! Explotaron. Las astillas salieron volando por todas partes.

Entró y la descubrió seca por su vergüenza. Su rostro estaba escondido en sus manos. Esta vez era distinto. Esta vez Él no le pidió que se fuera con Él. Esta vez Él agarró su mano y la llevó a la habitación de la novia, aunque estaba con su vestido sucio, manchado de semen.

Pude ver la pasión y el amor que Él tenía hacia ella en sus ojos. Jesús la veía sólo de una manera. La veía como una virgen. Sin embargo, ella no le miraba. Él la alcanzaba, la tocaba con ternura, y levantaba su rostro hacia el Suyo. Con muchas dudas, ella lentamente levantó sus ojos para mirar a los suyos. La vio más allá de su vergüenza y la levantó más allá de su vergüenza. En el instante en que sus ojos coincidieron con los Suyos, fueron llenos de la misma pasión que El había tenido para ella.

Yo estaba ahí mismo con ellos. Casi podía ver en sus rostros. Me eché hacia atrás y vi que ella había cambiado. Era hermosa. Tenía el mismo brillo que Jesús. Eran uno. No había atracción o anhelo para nadie más que el uno para el otro. Ella solo tenía ojos para Él. Ella se parecía a ÉL, y Él a ella.  Estaban en pie en una misma luz. Él no había disminuido en absoluto, más bien ella había crecido en Él. Aunque ella se parecía a Él y tenía el mismo fuego en sus ojos como el que tenía Él en los suyos, ella estaba todavía bajo Sus pies, bajo Su autoridad. Eso es lo que lo hacía tan hermoso como era.

Creo que la visión de Bill es del Señor y revela perfectamente como Él ve a su novia en su prostitución, y como Él trata de venir a nosotros. De hecho, incluso siendo Su novia, nos hemos prostituido con nuestros sustitutos de Jesús. Quizás, incluso ahora sentimos las ondas expansivas de sus pisadas acercándose a nosotros para librarnos de nuestra vergüenza y vestirnos con mantos de justicia.


 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

LA UNION CON EL PADRE


Clayton Sonmore
Es imperativo que comprendamos el concepto de Dios en cuanto a la plena estatura, y sólo podemos comprender esto cuando nos movemos hasta Su punto de vista, porque es únicamente entonces cuando podemos comprender la gloria de Su herencia en aquellos santos que alcanzan esta posición. Cuando atendemos a la sabiduría y al entendimiento y al poder en los cuales se movió la iglesia primitiva, ellos tenían algo que nosotros hemos perdido, porque aquellos hombres «trastornaron el mundo» sin ninguna de las miles de herramientas que hoy tenemos.
Los apóstoles Pedro y Juan vivieron ambos en el punto de vista de Dios, y compartieron el deseo del corazón del Padre de mover a Su pueblo de la niñez a la edad viril de la juventud y, finalmente, a la paternidad.
En esta condición de padre espiritual, oímos a Juan cuando exhorta en el capítulo segundo de su primera epístola: «Os escribo a vosotros, hijitos;» más adelante dice: «Os escribo a vosotros, jóvenes;» y, posteriormente: «Os escribo a vosotros, padres.» Juan vio a los creyentes en estos diferentes grados de madurez, y supo que el Padre eterno sólo podría estar satisfecho cuando ellos fueran llevados a la estatura de la paternidad espiritual, como copartícipes con El de Su Vida, de Su Naturaleza, de Su Propósito y de Su Visión.
El también vio que el solo transcurrir del tiempo o la adquisición de mayor conocimiento y experiencia no eran garantía de desarrollo espiritual. Debía haber un cambio en las actitudes y en los conceptos. Así, Juan escribe para explicar que los hijitos están conscientes principalmente de que Dios es su Padre, y de que sus pecados les son perdonados. En este primer grado del crecimiento, es bastante natural regocijarse con lo que se ha recibido y con lo que se espera de un Padre amoroso.
En su actitud, en su propósito y en su concepto, los hijitos se concentran en torno a la bendición y a la salvación, buscando mover a Dios en una órbita alrededor de su pequeño centro. ¡Cuan lejos están ellos de la plena estatura del Padre!
Cuando Juan escribe para aquellos que han madurado hasta alcan¬zar la virilidad de la juventud, y en cuyo grado de crecimiento predominan dos cosas: «que la palabra de Dios mora en vosotros, y que habéis vencido al maligno.» Este es un avance significativo, pues ya no son bebés que necesitan de la leche, ahora son jóvenes que requieren de la carne de la Palabra. Por experiencia, ellos han pasado de la defensiva a la ofensiva; en lugar de salir corriendo, ahora están venciendo - parcialmente - al maligno. Sin embargo, siendo jóvenes, es muy fácil que se ocupen en HACER, en lugar de SER.

15 de marzo de 2013

SANTIFICANDO AL SEÑOR


Davis y Clark.                                                              
 
Hay una advertencia solemne dada a la iglesia en el Nuevo Testamento que necesita ser tomada muy en serio. En el libro de los Hebreos, el autor se refiere a los israelitas que cayeron en el desierto y nunca vieron la Tierra Prometida. Ahí leemos:
“Temamos, pues, no sea que permaneciendo aún la promesa de entrar en su reposo, alguno de vosotros parezca no haberlo alcanzado. Porque también a nosotros se nos ha anunciado la buena nueva como a ellos; pero no les aprovechó el oír la palabra, por no ir acompañada de fe en los que la oyeron. Pero los que hemos creído entramos en el reposo, de la manera que dijo: Por tanto, juré en mi ira, No entrarán en mi reposo; aunque las obras suyas estaban acabadas desde la fundación del mundo.” (Hebreos 4:1-3)
 
Aquí leemos de un pueblo escogido que falló en alcanzar aquello para lo que habían sido alcanzados. Aunque habían sido llamados a grandes cosas, por causa de su incredulidad fracasaron en entrar en el cumplimiento de las mismas. El autor nos exhorta a “temer, no sea que algunos parezcan no haberlo alcanzado”. Quieres decir que NOSOTROS podríamos estar en peligro de perder aquello por lo que fuimos sacados del mundo y por lo que morimos, como el mismo Israel, sin ni siquiera ser conscientes de la Tierra Prometida de Dios? ¿Cómo es posible? Pablo escribió una advertencia semejante a los corintios,
 
“Porque no quiero, hermanos, que ignoréis que nuestros padres todos estuvieron bajo la nube, y todos pasaron el mar; y todos en Moisés fueron bautizados en la nube y en el mar, y todos comieron el mismo alimento espiritual, y todos bebieron la misma bebida espiritual; porque bebían de la roca espiritual que los seguía, y la roca era Cristo. Pero de los más de ellos no se agradó Dios; por lo cual quedaron postrados en el desierto.  Mas estas cosas sucedieron como ejemplos para nosotros, para que no codiciemos cosas malas, como ellos codiciaron... Y estas cosas les acontecieron como ejemplo, y están escritas para amonestarnos a nosotros, a quienes han alcanzado los fines de los siglos.” (1ª Cor. 10:1-11)
 
¡Si, esta solemne advertencia es para nosotros! Nosotros que hemos participado de Cristo, que hemos sido bautizados en Él y que hemos sido separados del mundo (Egipto), que hemos caminado bajo la nube de la cobertura protectora del Padre, que hemos comulgado juntos, nosotros también podemos fallar en cruzar el Jordán y entrar en el Sion de Dios. El autor de Hebreos nos exhorta, a que “procuremos, pues, entrar en aquel reposo, para que ninguno caiga en semejante ejemplo de desobediencia.” (Hebreos 4:11).

IGLESIA COMO UNA EXTENSIÓN DEL YO


Charles E. Newbold Jr.
Esta cosa que llamamos iglesia puede ser una forma tal de extensión de nosotros mismos. Es una de esas cosas que perseguimos en nuestros corazones porque la amamos tanto. Esto es lo mismo que decir que amamos las obras de nuestras manos y las imaginaciones de nuestros corazones, que se expresan en esa Cosa que llamamos iglesia. Estamos en la iglesia porque la iglesia está en nosotros. Es una extensión de nosotros. Por tanto, nos estamos sirviendo a nosotros mismos cuando la servimos.
“¡Venga ya!”, Dices. “No puede ser que hables en serio. ¿No estás siendo muy duro y crítico con la iglesia? Amo a mi iglesia. Tengo relaciones de toda la vida en mi iglesia. Tenemos un coro, buenas predicaciones, las almas se salvan, el Espíritu Santo se mueve con frecuencia en nuestros cultos. Los rituales y los símbolos me hacen sentir cerca de Dios. ¿Cómo puedes entonces justificar el hecho de que Dios se manifieste en la iglesia? ¿Cómo puedes llamar a la iglesia, mala?”.

Los buenos cristianos van a la iglesia. De hecho, cuanto mas fuertes son en su fe, es más probable que asistan a la iglesia. Identifican la “asistencia a la iglesia” con su fe. Su fidelidad a la iglesia es con frecuencia el criterio de medida de su fidelidad a Cristo. Después de todo, las iglesias incluso pertenecen a los cristianos, al menos en nombre y percepción. La presencia de Dios es manifiesta en algunas de estas iglesias en ocasiones, pero eso no significa que estas Cosas que llamamos iglesia hayan nacido del Espíritu. Siguen siendo extensiones idolátricas del Yo.

Dios a menudo ha bendecido y prosperado a Su pueblo en cautiverio. Dios bendijo a Israel en numerosas ocasiones incluso aunque ella se hallaba comprometida con la idolatría. Incluso cuando Él exilió a Judá a Babilonia, El ordenó que se construyeran casas, que se plantaran jardines, que comieran del fruto de ellos y que hubiera crecimiento en las familias. Jer. 29:4-6. Dios incluso pronunció un severo juicio contra aquellos judíos idólatras que trataban de permanecer en Judá. Jer. 29:16-18. “Después de que se hayan cumplido setenta años en Babilonia”, prometió el Señor a Judá, “te visitaré y obraré mi buena obra hacia vosotros, haciéndoos regresar a esta lugar” Jer. 29:10. Dios tenía que visitar al pueblo en Babilonia para librarlos de Babilonia.

El Espíritu Santo se ha movido con frecuencia sobre su pueblo para salvar, sanar, y librarles a través de la historia del sistema de la iglesia institucionalizada. La reforma protestante, el gran despertar de 1800, y el avivamiento pentecostal de principios de 1900, son muestras históricas de cómo Dios buscaba liberar a su pueblo de un viejo orden, para llevarle a uno nuevo.

Unas pocas iglesias han experimentado lo que ellas llaman renovación. Dios está llenando las lámparas de aquellos dispuestos a estar preparados con suficiente aceite para atravesar la distancia hasta que suene la última trompeta. Sería un error trágico, sin embargo, tomar la unción de Dios sobre su pueblo como una aprobación de sus ídolos. Si el Espíritu Santo se está moviendo en tu iglesia, no está presente para bendecir tus idolatrías, sino para preparar a un pueblo para Él mismo. Dios cuida a su pueblo, que resulta estar en cautiverio a la iglesia.

El esta preparando a su esposa. El tiene que entrar a esos lugares ilegítimos que llamamos la iglesia para prepararla de forma que El pueda sacarla de ahí.

 El Sistema de La Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

¿JESUS ERA RICO Y JUDAS SU TESORERO?


Por Jack Fleming                                                                                     

PREGUNTA
En mi iglesia el pastor enseña que Judas fue en quién más confió Jesús, por eso lo nombró tesorero, y eso prueba que Jesús era muy rico, porque necesitaba de un tesorero. Pero cuando Judas robó de ese dinero, entonces se condenó, igual pasa con todos los que le roban a Dios y no pagan sus diezmos ¿Puede eso ser verdad?
RESPUESTA

Con justa razón el Señor describe la iglesia de los últimos tiempos, como una iglesia que le produce nauseas (Ap.3: 16). Pero tampoco puedo dejar de repetir algo que he aprendido y visto con los años que el Señor me ha concedido en Su ministerio: Cada creyente sigue al líder que se merece, y en forma conjunta, también cada iglesia tiene el pastor que se merece. Jer.17:5 “Maldito el hombre que confía en el hombre”.
Ud. no puede buscar la verdad en lo que yo diga u otro pastor afirme, la verdad está solamente en la Palabra de Dios. Jesús dijo: “Tu palabra es verdad” y él personalmente aseguró que es “el Camino y la verdad” (Jn.14:6). Si honestamente desea conocer si eso u otra enseñanza es verdad, tiene necesariamente que consultar con la Biblia.

Satanás ha logrado introducir tantos “ministros” que están disfrazados como ministros de justicia y son obreros fraudulentos (2Cor.11:13-15), porque el pueblo de Dios ha dejado el estudio de la Palabra y están siguiendo ciegamente a hombres. En medio de tanto “raquitismo” espiritual, no es de extrañar que muchos se gocen únicamente en las orgías emocionales que estos hombres han introducido en las iglesias para poder seguir el camino de Baal, y hacer riquezas con las cosas del Señor.
El resultado ha sido una cristiandad que produce nauseas al Señor. Y allí los tiene, saltando, danzando y gritando frenéticamente como los baales (1Ry.18: 27-29) “Y aconteció al mediodía, que Elías se burlaba de ellos, diciendo: Gritad en alta voz, porque dios es; quizás está meditando, o tiene algún trabajo, o va de camino; tal vez duerme y hay que despertarle. Y ellos clamaban a grandes voces. Pasó el mediodía, y ellos siguieron gritando frenéticamente”.

Han dejado el mandamiento del Señor de (Jn.5:39) “Escudriñad las Escrituras”. (Col.2:16) “La palabra de Cristo more en abundancia en vosotros”. Y han cambiado la palabra de Cristo, por la palabra de los hombres que entregan alimento contaminado y sin nutrición a través de “experiencias” y sueños, para mantener la condición de raquitismo espiritual. De esta manera, a la orden de cualquier “soplador” estos débiles en la fe, caen al suelo con un simple soplido como parte del show.

5 de marzo de 2013

RECONSIDERANDO EL DIEZMO 5



John MacArthur

Mucho se dice y se enseña sobre el tema del diezmo y en ese sentido existen defensores y opositores del mismo. Los opositores expresan con una especie de “rabia” que aquellos que lo instituyen como parte de la vida cristiana normal, son aprovechadores y ladrones. Por otro lado, están los que entienden que el diezmo sí es parte de la vida de un cristiano y expresan que es la forma de honrar a Dios y que todo cristiano debe diezmar para poder recibir bendiciones de Dios.

Estos dos tipos de “enseñanzas extremas” son muy peligrosas ya que afirman categóricamente que así es como debe ser entendido el diezmo; pero pasan por alto que la Palabra de Dios está por encima de cualquier precepto o creencia humana. No hay duda entonces que la enseñanza bíblica no respalda estas dos “posiciones” que son las más comunes en el mundo cristiano evangélico.
Sin embargo, como he aprendido a ver las cosas de Dios, si estudiamos esta enseñanza sin ningún lente “doctrinal heredado” no hay duda que podremos encontrar la verdad enseñada sobre el diezmo en la misma Palabra de Dios (La Biblia). Así mismo, cada vez que se trata el tema del diezmo; he podido notar, que la mayoría de veces; la pregunta sobre si se debe o no diezmar, es realizada mayormente por personas que creen que darle a Dios el 10% de todos sus ingresos económicos es demasiado. Pero también existen personas que objetan el diezmo porque dicen ellas, que solo se trata de una forma de aprovecharse de las personas “ingenuas”. Necesitamos recordar que estas dos formas de pensar también están erradas y son rechazadas por la Biblia.

De modo que para empezar a entender todo lo relacionado con el diezmo necesitamos ver en la misma Biblia cuándo y de qué forma es utilizada dicha palabra. En ese sentido, la primera vez que vemos la palabra diezmo en la Biblia, la vemos sin lugar a dudas en la historia de Abraham (En el libro del Génesis); quien vivió muchísimos años antes que Moisés (él cual si recibió la LEY de “manos de Dios” donde se aprecia que el diezmo fue instituido para la nación Judía) favor de leer Génesis capítulo 14, donde claramente se nos narra la historia de cómo en el rescate del sobrino de Abraham, al final del combate Abraham le dio los diezmos de todo a Melquisedec quien cual era sacerdote del Dios altísimo.
"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry