" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

5 de noviembre de 2014

EL ALFOLI (Cámaras o depósitos del tesoro del Templo - A la Iglesia)


Michael Clark

Considere esto. ¿Ha oído usted la enseñanza de que se supone que “traigamos todos nuestros diezmos al Alfolí” (Mal. 3:10)? Bien. ¿Dónde estaba este Alfolí en el Viejo Testamento adonde se tenía que llevar el diezmo? En Nehemías 10:38 dice que el Alfolí para el diezmo era la casa de Dios. ¡Genial! Así que la iglesia ha sido enseñada que sus miembros se supone que deben tomar el 10 por ciento de sus ingresos y poner en los platillos de recolección los domingos, ¿verdad? El único problema con este tipo de pensamiento es este: ¿dónde está el templo de Dios de acuerdo al Nuevo Pacto?

Fu este mismo argumento que hizo que los líderes judíos dieran muerte a Esteban. El les golpeó exactamente donde duele… ¡en la chequera!

Si bien el Altísimo no habita en templos hechos de mano, como el profeta dice: El cielo es mi trono, y la tierra el estrado de mis pies. ¿Qué casa me edificaréis?, Dice el Señor; ¿o cuál es el lugar de mi reposo? (Hch. 7:48-50)

¿Si el templo de Dios no esta hecho de manos de hombres, entonces dónde está Su casa? La respuesta se encuentra en Efesios 2:19-22.

Así que ya no sois extranjeros ni advenedizos, sino conciudadanos de los santos, y miembros de la familia de Dios, edificados sobre el fundamento de los apóstoles y profetas, siendo la principal piedra del ángulo Jesucristo mismo, en quien todo el edificio, bien coordinado, va creciendo para ser un templo santo en el Señor; en quien vosotros también sois juntamente edificados para morada de Dios en el Espíritu.

¡Sí! Eso es correcto. ¡Somos el templo de Dios!

Usted dirá: “Bien, si eso es cierto, ¿se supone que debemos darnos el diezmos a nosotros mismos?” Nuestro dar se supone debe ir donde es mas necesario en el cuerpo de Cristo. Santiago lo puso de esta forma: “La religión pura y sin mácula delante de Dios el Padre es esta: Visitar a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones, y guardarse sin mancha del mundo” (Stg. 1:27). Esto es exactamente lo que Esteban estaba haciendo antes que fuese asesinado por el sistema religioso de sus días. El estaba cuidando de las necesidades de las viudas como uno de los siervos de la Iglesia (En griego Diakoneo - Un Diácono).
La iglesia primitiva “diezmaba” de esta forma:

Así que no había entre ellos ningún necesitado; porque todos los que poseían heredades o casas, las vendían, y traían el precio de lo vendido, y lo ponían a los pies de los apóstoles; y se repartía a cada uno según su necesidad. (Hch. 4:34-35)

Verá usted, la ofrenda se ponía a los pies de los apóstoles. Estos líderes no lo recogían y lo llevaban al Banco para tenerlo fuera del alcance de la congregación. Se quedaba allí para ser redistribuido para cualquiera que estuviese en necesidad. Considere el versículo seis más abajo.

Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración. Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo. Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna. Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos. Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo. Mas Pedro dijo: No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy; en el nombre de Jesucristo de Nazaret, levántate y anda. (Hch. 3:1-6)

Cuando se trataba de Mamón (dinero), estos dos muchachos estaban en quiebra, pero cuando se trataba de las riquezas de Cristo, ¡ellos eran ricos!
 Cuando se trata de las necesidades de nuestros hermanos y hermanas, Santiago lo puso de esta forma:

Y si un hermano o una hermana están desnudos, y tienen necesidad del mantenimiento de cada día, y alguno de vosotros les dice: Id en paz, calentaos y saciaos, pero no les dais las cosas que son necesarias para el cuerpo, ¿de qué aprovecha? Así también la fe, si no tiene obras, es muerta en sí misma. (Stg. 2:15-16)
La mayoría de nosotros en la iglesia de estos días, ponemos la responsabilidad para el cuidado de los necesitados sobre el gobierno de la iglesia o sobre “los fondos de benevolencia”, que generalmente son muy escasos. Y en realidad n hacemos nada acerca de nuestros hermanos y hermanas en necesidad. Los líderes judíos tenían el mismo pecado. Jesús dijo en Marcos 7:10-13:

Porque Moisés dijo: Honra a tu padre y a tu madre; y: El que maldiga al padre o a la madre, muera irremisiblemente. Pero vosotros decís: Basta que diga un hombre al padre o a la madre: Es Corbán (que quiere decir, mi ofrenda a Dios) todo aquello con que pudiera ayudarte, y no le dejáis hacer más por su padre o por su madre, invalidando la palabra de Dios con vuestra tradición que habéis transmitido. Y muchas cosas hacéis semejantes a estas.

Verá, nosotros somos el templo, y el amor de Jesús le mostrará donde usted debe dar su apoyo. Me aventuraré a adivinar que no va a ser a un gran banquero (Dios odia la usura, es decir, tomar interés sobre un préstamo) para pagar la hipoteca de algún edificio con Su nombre - o el de algún otro hombre - en el edificio.

Sí, el Nuevo Testamento dice que el obrero es digno de su salario, y que no debemos poner bozal al buey que trilla. Tenemos la obligación de mantener a un hermano o hermana que está dando todo su tiempo para la obra del ministerio, para que estén libres de continuar su obra sin tener que mantenerse a ellos mismos. Pero cuando la iglesia moderna deletrea “obrero” deletrea P-A-S-T-O-R. Pablo escribió:

Los ancianos [de más edad - plural, ¡no solo el pastor!] que gobiernan bien, sean tenidos por dignos de doble honor, mayormente los que trabajan en predicar y enseñar. (1 Tim. 5:17)

Yo creo que todos los ancianos que sirven a la Iglesia bien deben ser tenidos dignos de doble honor, los apóstoles, los profetas, los evangelistas, los maestros, en vez de una simple casta privilegiada llamada “pastor”. Aun en el mantenimiento de estos, el dar va a los miembros (Alfolí) del cuerpo de Cristo.

¿Me pregunto cuantos hombres más con el llamado de Dios en sus vidas estarían afuera haciendo la obra si todos esos preciosos recursos no fuesen malgastados en edificios, su mobiliario, y el salario de un hombre de cada iglesia local cuyo ingreso es igual al de muchos Presidentes de empresas del mundo? ¡Perdón, fue sin querer! ¡Es que en ese asunto de los altos salarios tenemos otra de las vacas sagradas!
La Ley  la Iglesia -  Michael Clark

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry