" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

4 de noviembre de 2014

EL EQUILIBRIO MINISTERIAL Y LA AUTORIDAD BAJO AUTORIDAD


Virgilio Zaballos   
                         
Dar golpes de péndulo de un extremo a otro es común en el ser humano, sea cual fuere la labor que realice.  Los ministerios espirituales también. Podemos extremarnos hacia la “religiosidad y conservadurismo” o por el contrario, “el sectarismo y exclusivismo”. Ninguno de ellos es la voluntad de Dios. Las posiciones de autoridad son lugares de grandes riesgos. 

Muchos para evitar la responsabilidad renuncian al peligro y evitan la potestad que se les delega. Otros tienen ambiciones de poder y lo buscan con diligencia para imponerse a los demás. Sin lugar a dudas, Dios es el que mas arriesga cuando delega autoridad en el ser humano.
                            
Toda autoridad es dada por Dios y debe ser ejercida bajo el dominio supremo del Dador (Ro. 13:1). La autoridad que Dios delega a los líderes de la iglesia es para establecer el orden divino y edificar Su obra. Debemos distinguir entre:

- Ejercer autoridad (mayordomía)
- Ejercer dominio (enseñorearse)

Los hombres con ministerios espirituales deben ejercer la autoridad delegada por Dios viviendo bajo autoridad, y con el fin de edificar y ordenar Su obra. Nunca tratarán de enseñorearse de la congregación (2 Co.10:8 y. 13:10) ((Lc.7:7-10) (Tit. 1-5) “Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto; no como teniendo señorío sobre los que están a vuestro cuidado, sino siendo ejemplos de la grey. Y cuando aparezca el Príncipe de los pastores, vosotros recibiréis la corona incorruptible de gloria” (1 P.5:2-3).

 El Milagro de Una Vida Equilibrada - Virgilio Zaballos 

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry