" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

5 de noviembre de 2014

ES TIEMPO DE ARREPENTIMIENTO


George Davis

Sí, es tiempo de volver a la fe de nuestro Señor Jesucristo. ¡Es tiempo de volver a su ministerio! Es hora de dejar de preocuparnos por nuestros negocios, como los cambistas del templo, y de dar la bienvenida al Cristo que es revelado en los más pequeños de estos. Es tiempo de que aquellos que proclaman seguir a Jesús dejen de pensar en cosas sublimes y vuelvan a la fe del siervo Cristo, quien condescendió al hombre de baja condición (Rom. 12:16). “Mejor es humillar el espíritu con los humildes, que repartir despojos con los soberbios” (Prov. 16:19). ¡Es tiempo de que una vez más invitemos a nuestras fiestas a aquellos que no pueden devolvernos o pagarnos de vuelta! (Vea lUc. 14:12-14).

¿Practicamos esta fe; la fe de nuestro Señor Jesucristo, o pedimos al pobre que se pare en la esquina mientras damos los lugares de honor a los ricos y a la gente de influencia? ¿Qué nos hace pensar que la fe del humilde siervo Cristo, que vino como el campeón de los pobres y menesterosos, pueda ser ahora practicable por los altos y poderosos? El deshonrar esta fe tan preciosa con el oro de reyes y el atuendo eclesiástico es como poner un anillo de oro en la nariz de un cerdo. ¡Cómo osamos adornar la fe del humilde Pastor, que se arrodilló con el delantal de un siervo y lavó los pies de comunes pescadores, con el atuendo de reyes y nobles! Porque al hacer esto profanamos la fe más preciosas jamás dada a un mundo caído y deshonramos con oro y codicia el sacrificio de Aquel que vino a gastar y ser gastado por todos.

Dijo Cristo nuestro Señor: “Voy a ir y ver Cómo los hombres, mis hermanos, creen en mi”.
El no pasó de nuevo por las puertas del nacimiento Sino que se hizo conocer a los hijos de la tierra.
Entonces dijeron los principales sacerdotes, y gobernantes, y reyes:
“He aquí ahora el Dador de todas las cosas buenas; Vayan, déjenos recibirle con pompa y magnificencia
A aquel quien es el único poderoso y grande”.
Con alfombras de oro cubrieron el piso Donde sea que el Hijo del Hombre pueda pisar,
Y en salones de palacios nobles y raros Lo alojaron, y lo sirvieron con trato de rey.
Grandes órganos surgieron a través de los emotivos arcos Su júbilo fluyó en alabanzas a El;
Y en iglesia, y palacio, y cortes de juicio, El vio su imagen en alto por sobre todo.
Sin embargo, adonde seguían sus huellas, El Señor apenado inclinaba su cabeza,
Y desde bajo las pesadas piedras del cimiento, El hijo de María oyó amargos gemidos.
Y en iglesia, y palacio, y cortes de juicio, El hizo grandes fisuras que desgarraban la pared,
Y las abrió en lo ancho y aun más ancho Mientras el cimiento vivo respiraba y suspiraba.
“¿Han ustedes cimentado sus tronos y altares, entonces, Sobre los cuerpos y almas de hombres vivos?
¿Y piensan que ese edificio va a durar, El cual resguarda al noble y aplasta al pobre?”
“Con puertas de plata y barras de oro Ustedes han encerrado a mis ovejas lejos del rebaño de mi Padre;
He oído el caer de sus lágrimas En los cielos estos mil ochocientos años.”
“Oh Señor y Maestro, no fue nuestra la culpa, Nosotros edificamos como nuestros padres edificaron;
¡He aquí tus imágenes, como ellas están Soberanamente y únicas, a través de toda la tierra!
El Cristo solicitó un artesano, Un hombre de frente baja, demacrado e inválido
Y una niña sin madre, cuyos dedos finos La empujaron ligeramente a su necesidad y pecado.
A estos puso él en medio de ellos, Y mientras ellos retiraban los ruedos de sus vestimentas
Por temor a contaminarse, “¡He aquí” dijo El, “Las imágenes que habéis hecho de mí!”

Poema escrito por Russell Lowell 1819-1891

 La Población Olvidada - George Davis

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry