" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

5 de diciembre de 2014

POR CAUSA DE LOS ANGELES


Davis y Clark

1 Cor. 11 es uno de los pasajes favoritos de aquellos que enseñan “cobertura” o sumisión al autoritarismo cristiano. Ahí encontramos estas palabras en particular: “…y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles”.

Si bien este pasaje se aplica a la mujer, el principio se aplica tanto al hombre como a la mujer porque Cristo es el Hombre y la iglesia es la Mujer. Pablo empieza por contarnos el propósito original o primer estado para el cual la mujer fue creada. Ella fue creada para ser ayuda idónea al hombre. Por esta causa ella debía tener el poder o la autoridad de su marido sobre su cabeza. Y no, no estamos hablando de una mujer teniendo un velo sobre su cabeza en la iglesia. Queremos traer su atención a la frase “por causa de los ángeles”. Es una advertencia y recordatorio para nosotros de lo que le pasó a Lucifer cuando él no guardó su primer estado sino que en vez de eso el vio la forma de ponerse por encima de otros.

Pablo claramente estaba dando una advertencia tanto al hombre como a la mujer de no dejar su habitación como lo hicieron los ángeles caídos. Cuando nosotros moramos en nuestra habitación, el lugar o estación donde Dios quiso que moremos, estamos seguros contra el orgullo y la ansiedad que eso trae. Si la iglesia morase allí, pondría fin a la interminable hostilidad que existe entre sus miembros.
Cristo vino a poner un fin a esta lucha. El fue criatura y Creador, Hijo de hombre e Hijo de Dios. ¡Donde falló Adán, Cristo, el postrero Adán, triunfó! ¿Cómo El hizo esto? En vez de tratar de ser como Dios, aun siendo en forma de Dios, el se despojó a sí mismo de esta prerrogativas divinas, tomando la forma de un humilde siervo. Jesús era perfecto Dios y perfecto hombre, y como un hombre perfecto, El dijo, “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mat. 11:28-30). Jesús (el último Adán) no cayó, sino que conservó su primer estado como un perfecto hombre, caminando humildemente con su Dios. Descanso que solo puede ser hallado en su mansedumbre y humildad. Qué contraste es esto con la satánica inquietud que surge del desproporcionado deseo de ser como Dios y sentarse en lugares de poder sobre el monte de la congregación. Este orgullo, el fruto de una sabiduría corrompida (Ez. 28:17), no tiene cabida en la iglesia de Cristo.

El primer Adán quiso ser como Dios, pero Jesús, quien era igualmente Dios, se hizo hombre y tomó la forma más baja de los estratos sociales. Se hizo siervo y desde allí se hizo obediente hasta la muerte. Cuando el mundo lo quiso hacer rey, él en vez de esto eligió servir y poner su vida. Como cristianos, es deshonesto para nosotros hacer lo contrario. Nada puede ser más contrario a Cristo que el buscar posiciones, porque eso viola todo lo que enseño y vivió Jesús.

Jesús practicaba lo que predicaba. El siempre tomaba el último lugar. Su vida en la tierra ejemplificó la única postura que correctamente puede ser llamada “Cristiana”. Emanuel, Dios con nosotros, no vino como un Rey, para mandar y reinar. No vino como un Juez, a pronunciar juicio. Con la excepción del anuncio angelical a los pastores, y la aparición de la estrella en los cielos del oriente a unos cuantos astrólogos babilónicos, su entrada fue silenciosa, humilde y no detectada. Solamente los que tenían un alto discernimiento reconocieron quien realmente era El. Vino a este mundo como cualquier otra persona. Nació como un bebé. Se sujetó a sí mismo a la vulnerabilidad y debilidad de la lactancia, imposibilitado de alimentarse y cuidarse a sí mismo. El lugar de su nacimiento tampoco fue grande. Era uno de los más pequeños “entre las familias de Judá” (Miq. 5:2). Nació en un establo y fue envuelto en pañales. Su cuna fue un comedero de animales. Nació en la familia pobre de un carpintero trabajador. Se sujetó al proceso natural del crecimiento y desarrollo, mientras crecía en estatura y en gracia con Dios y los hombres. “…no hay parecer en él, ni hermosura; le veremos, mas sin atractivo para que le deseemos” (Is. 53:2).
No tenía un estatus material. Nunca ni siquiera tuvo su casa propia. El rechazaba toda apariencia de grandeza. Si bien era Dios, se despojó a sí mismo de esa prerrogativa, tomando la postura y la forma de un siervo. El se escondió cuando vinieron para hacerlo rey. Se rehusó a ser levantado, excepto en la cruz del calvario. No buscó popularidad. De hecho, hizo lo opuesto al instruir a los discípulos a que no contaran a nadie que El era el Mesías. Se despojó a sí mismo (Fil. 2:7) en todo aspecto. Y finalmente, cuando fue a Jerusalén en lo que El llamaba “La entrada triunfal”, no fue sentado arrogantemente montado en un gran caballo blanco. ¡No! El vino mansa y humildemente montado sobre un burro. Y se humilló más aun, y se hizo obediente hasta la muerte, crucificado entre dos ladrones, y fue enterrado en un sepulcro prestado. Para Jesús tomar el lugar más bajo no era nada nuevo. Esta era la historia de su vida.

Allí en el lugar más bajo está el fin de la búsqueda de posiciones, el fin de todo electoralismo y posicionamiento religioso. Allí, en el servir amorosamente, nuestras almas encontraran descanso. El Espíritu del humilde Jesús todavía invita: “Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas;…”
¡Como necesitamos el descanso de Jesús! Pero no podremos conseguirlo separados de su mansedumbre y humildad. ¡Abre nuestros ojos, oh Dios, para ver cuan bajo, también nosotros, hemos caído de nuestro primer estado y restáuranos a la imagen de tu santo Siervo Jesús! ¡Padre, restaura de nuevo a la tierra esa Iglesia mansa y humilde que toma el último lugar como siervo de todos!

Yo Pues os Asigno un Reino - Davis y Clark

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry