" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

11 de agosto de 2018

LA ORACION CONSTANTE


Virgilio Zaballos, 

Gozosos en la esperanza; sufridos en la tribulación; constantes en la oración (Rom.12:12). Perseverad en la oración, velando en ella con acción de gracias”  (Col.4:2). Jesús enseñó a sus discípulos la importancia de esta dinámica. Vamos a meditar varios pasajes del evangelio de Lucas que nos muestran esta verdad: Lucas, 11:1-13 y Lucas, 18:1-14).

El milagro de una vida Equilibrada - Virgilio Zaballos

CÓMO PODEMOS ESTABLECER LA CONSTANCIA EN LOS PRINCIPIOS DEL REINO?


Virgilio Zaballos

1. Estableciendo el orden correcto de prioridades. (Ver el capítulo titulado: “El orden de Dios en las prioridades fundamentales de la vida). (Mt.6:33-34).

2. Por crear hábitos y costumbres sanas y equilibradas. Veamos algunos ejemplos.
·         Zacarías recibió el mensaje del ángel al realizar “la costumbre del sacerdocio” (Lc.1:9)
·         José y Maria subían a la fiesta de la Pascua “conforme a la costumbre” (Lc.2:42)
·         Jesús el día de reposo entró en la sinagoga “conforme a su costumbre” (Lc.4:16)
·         Hay malas conversaciones que corrompen “las buenas costumbres” (1Co.15:33)
·         Daniel mantuvo su constancia devocional de orar tres veces al día a pesar del cambio de leyes (Dn.6:7-16)

3. Por conocer el plan de Dios para nuestras vidas (Ef.2:10). Saber lo que quiero y debo hacer. Saber a donde voy y como conseguirlo. Tener el sentido o proyecto de la vida.

4. Por ver los resultados. Tener visión y sueños de Dios. Ver (en el interior) los resultados del esfuerzo constante en los tiempos áridos y secos. Pasearse por las metas como si ya estuviéramos allí. No se trata de salir de la realidad y entrar a la fantasía irreal; si no de anticipar los resultados de la vida de fe en Dios. Este ejercicio espiritual será de gran ayuda en los momentos cuando estamos tentados a abandonar y soltar la confianza en Dios y Su palabra. Cuando nos parece que rendirnos a la presión será nuestro alivio y descanso.

Las Escrituras nos dan muchos ejemplos para no ceder. Medita: (Is.53:11 con Heb.12:2) (Hch.2:25-31 con Sal.16:8-11). Nota la importancia de lo que está delante de nuestros ojos para mantener el rumbo y alcanzar las metas que tenemos por delante sin caer en la inconstancia. Como todas las cosas buenas, la constancia puede también derivar en desequilibrios y ataduras. ¿Cuándo ocurre esto? Cuando pasamos del Espíritu a la carne.

EL milagro de una Vida Equilibrada - Virgilio Zaballos, 

PARA MANTENERSE EN EQUILIBRIO


Virgilio Zaballos, 

En el capitulo anterior vimos cuatro verdades esenciales que deben emanar de nuestros corazones para mantenernos en equilibrio. Ahora veremos una verdad mas que nos traerá un equilibrio sostenido: La oración constante. Jesús vivió y enseño la necesidad de mantener una vida constante de oración. Él es nuestro Modelo en todas las cosas y la vida de oración es una parte fundamental en el llamamiento al discipulado. Esta verdad dará respuesta a muchos de los azotes que enfrentamos en nuestro diario vivir. Pero antes de aplicarle constancia a la oración, veamos algunos aspectos fundamentales sobre la constancia misma, unos principios generales.

 El milagro de una vida Equilibrada - Virgilio Zaballos, 

LOS DIAS DEL LOT


Virgilio Zaballos, 

Muchos años después de Noé, en los días de Lot, contemporáneo de Abrahám, los esquemas mundanos se habían formado bajo el mismo estilo de vida. La sociedad se ocupaba en comer, beber, comprar, vender, plantar y edificar; es decir, hábitos consumistas. ¡Que curioso, parece que estamos hablando de costumbres muy parecidas a las del hombre de hoy!.

El sistema de la Iglesia - Virgilio Zaballos, 

LOS DIAS DE NOE


Virgilio Zaballos

La inmensa mayoría de la gente estaba ocupada en comer, beber, casarse y darse en casamiento. El sistema mundano que predominaba era el consumismo y materialismo. Exactamente lo que prevalece en nuestra sociedad actual; aunque en nuestros días hemos ido un paso mas allá aún y va ganado terreno de forma alarmante lo que se conoce como “parejas de hecho”.

El milagro de una Vida Equilibrada - Virgilio Zaballos

LA GRATITUD


Virgilio Zaballos

Yendo Jesús a Jerusalén, pasaba entre Samaria y Galilea. Y al entrar en una aldea, le salieron al encuentro diez hombres leprosos, los cuales se pararon de lejos  y alzaron la voz, diciendo: ¡Jesús, Maestro, ten misericordia de nosotros! Cuando él los vio, les dijo: Id, mostraos a los sacerdotes. Y aconteció que mientras iban, fueron limpiados.
Entonces uno de ellos, viendo que había sido sanado, volvió, glorificando a Dios a gran voz, y se postró rostro en tierra a sus pies, dándole gracias; y éste era samaritano. Respondiendo Jesús, dijo: ¿No son diez los que fueron limpiados? Y los nueve, ¿dónde están? ¿No hubo quien volviese y diese gloria a Dios sino este extranjero? Y le dijo: Levántate, vete; tu fe te ha salvado”  (Lucas, 17:11-19).

Este texto nos muestra la proporción de gratitud que existe en las personas que reciben los beneficios de Dios: Uno de cada diez muestra gratitud. Osea, el diez por ciento es agradecido. Los nueve restantes solo buscan el don y el beneficio no al Dador. Buscan a Dios por lo que DA, no por lo que ES. (Meditar en Juan 6:26 y 60 al 69). Por supuesto que no hablamos de una estadística matemática, aunque seguramente los tiempos que corren son de una mayor ingratitud todavía. Pablo escribió que en los últimos tiempos “habrá hombres... ingratos” (2 Tim.3:2). El hombre nuevo, en Cristo, ha recibido todo lo que es y tiene, por gracia (1Co.4:7); por lo tanto, el equilibrio consiste aquí en reconocer ese hecho y mostrar la debida gratitud. Ser agradecidos nos hace bendecir a Dios y alabarle por todos los beneficios.

LA PARABOLA DEL SIERVO


Virgilio Zaballos

Jesús enseña esta parábola para mostrarnos el cometido de la fe; y también como respuesta a la pregunta de los apóstoles: “Auméntanos la fe”. Examinemos brevemente la parábola.
“Teniendo un siervo” (17:7-8). La fe es presentada como un siervo que trabaja para nosotros como resultado de tener fe y hablar en fe; osea, dar órdenes: “Ara. . . apacienta el ganado... prepara la cena... sírveme hasta que...” Usamos la fe como un siervo que trabaja para nosotros obteniendo lo que ordenamos. En este caso se trata de trabajo y comida.  “Todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis y os vendrá” (Mr. 11:24). Esta es la oración de autoridad. ¡Ojo! No le pedimos a la fe, sino que hablamos en fe. No es darle órdenes a Dios, sino a las circunstancias o montañas que queremos mover. Por ejemplo: “Si tuvierais fe como un grano de mostaza podríais decir a este sicómoro: Desarráigate...” (Lc.17:6). “Cualquiera que dijere a este monte: Quítate...” (Mr. 11:2.3).

“Acaso da gracias al siervo” (Lc.17:9-10). Nuestra gratitud no es para la fe misma, Sino para el Señor que nos da la fe que usamos. No se trata de glorificar la fe, sino de glorificar a Dios. Tampoco de adorar al siervo (la fe), sino al Dador de la fe. La fe actúa por una orden emitida desde el corazón y una vez realizada su acción termina su cometido. Esta es la fe para obtener cosas. Por eso no puede ocupar el lugar de Dios, sino de siervo.

 La fe no es Dios, aunque procede de Él. De igual manera, ser un creyente que vive por fe no es nada excepcional, sino lo normal en el Reino de Dios. Vivir en fe y actuar en fe es sencillamente lo básico en el hijo de Dios. No tiene nada de extraordinario. “Pues lo que debíamos hacer hicimos” (Lc.17:10). “Porque en el evangelio la justicia de Dios se revela por fe y para fe, como está escrito: Mas el justo por la fe vivirá” (Ro.1:17). (Porque por fe andamos, no por vista)” (2Co.5:7). Vivir una vida de fe es vivir una vida equilibrada según la voluntad de Dios.

El Milagro de una Vida Equilibrada - Virgilio Zaballos, 

EL PROCESO DE DAR ORDENES


Virgilio Zaballos, 

"Si tuvierais fe... podríais decir... Y os obedecería”. Esta es la fe del corazón, -Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho”-, que está unido a Dios y es de donde emana la vida. Fe viva, palabras vivas y resultados de vida.

El milagro de una Vida Equilibrada - Virgilio Zaballos

LA FE Y DEBER DE SERVIRNOS


Virgilio Zaballos

Dijeron los apóstoles al Señor: Auméntanos la fe. Entonces el Señor dijo: Si tuvierais fe como un grano de mostaza, podríais decir a este sicómoro: Desarráigate, y plántate en el mar; y os obedecería. ¿Quién de vosotros, teniendo un siervo que ara o apacienta ganado, al volver él del campo, luego le dice: Pasa, siéntate a la mesa? ¿No le dice más bien: Prepárame la cena, cíñete, y sírveme hasta que haya comido y bebido; y después de esto, come y bebe tú? ¿Acaso da gracias al siervo porque hizo lo que se le había mandado? Pienso que no.  Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos” (Lc.17:5-10)

La fe bíblica es fe del corazón y la hemos recibido para que nos sirva. La fe no es un fin en sí misma. Es un medio de gracia para alcanzar los beneficios y las promesas de Dios Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios” (Ef.2:8). Existen muchos desequilibrios en lo que podemos llamar el campo de la fe. Es un terreno propicio para confusiones, excesos y otros desórdenes. Uno de los desequilibrios que existen actualmente y: que está operando a gran escala en las iglesias es, lo que podíamos llamar, “tener fe en la fe”.

Parece como si la fe usurpara el lugar que corresponde a Dios. En este sentido, hasta el deseo de tener una gran fe se puede convertir en un ídolo. Nuestra fe es fe en Dios y su palabra. La fe es un medio para obtener un fin. La fe es como un siervo que tiene el deber de servirnos en todas nuestras necesidades si la usamos correctamente. Veamos mas de cerca el pasaje que tenemos como base de lo que estamos diciendo.

El milagro de una vida Equilibrada - Virgilio Zaballos

MIRAD POR VOSOTROS MISMOS


Virgilio Zaballos

Es una manera de decir: No permitáis que los tropiezos que os pongan contaminen vuestros corazones y seáis corrompidos. ¡Cuida tu corazón! (Pr.4:23).

PERDÓNALE (Lc.17:3-4).
Perdona al que te haya puesto un tropiezo y escaparás de su efecto mortífero. La persona que no perdona acumula ira  y amargura que terminarán destruyendo la vida que mana de su corazón. Mirad bien, no sea que alguno deje de alcanzar la gracia de Dios; que brotando alguna raíz de amargura, os estorbe, y por ella muchos sean contaminados” (Heb.12:15). Perdona y sé libre. Perdona y pondrás en libertad al que te ofendió. Perdona y Dios te perdonará a ti.  

El milagro de Una Vida Equilibrada - Virgilio Zaballos

SALE EL SEMBRADOR


George Warnock

“He aquí, el sembrador salió a sembrar...” (Mat. 13:3)

La herencia de Dios es Huerto y Edificio, y hay mucho escrito en la Palabra respecto de ambos aspectos de la obra de Dios en Su pueblo. “Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.” (1ª Cor. 3:9). Dios esta edificando un Templo para Su gloria; y parece que el ministerio ha enfatizado de forma generalizada el “programa de construcción” de Dios en lugar de la “siembra” de la buena semilla y el fruto que procede de ello. Tenemos que ver ambas caras del cuadro. Si lo que hacemos no es por la unción y la dirección de Su Espíritu, trabajamos en vano. “Porque nosotros somos colaboradores de (junto con) Dios”, no “para Dios” (v. 9). No hemos de perder de vista el hecho de que sólo mediante una unión permanente con Cristo vamos a producir el “buen fruto” que Él está buscando. Cualquier tipo de edificio que construyamos, si no es de acuerdo con la Ley del Espíritu de Vida en Cristo Jesús... se convertirá en humo en el Día del Juicio, como “madera, heno, hojarasca” (v. 13). En todo lo que hagamos, debemos saber que ningún hombre es nada excepto lo que Dios le hace ser por su gracia soberana. Todavía nos inclinamos a preferir una planta del Huerto de Dios por encima de otra, un ministerio por encima de otro, y esto es totalmente carnal. Dios no ve a ningún hombre ante de Él... a excepción de lo que Él le hace ser por su propia gracia redentora y misericordia.

LA PREPARACION DE LA TIERRA


George Warnock

Cuando llegamos a conocer al Señor un poco más, miramos atrás y nos asombramos de la forma en que Él nos ha guiado y preparado nuestro camino, incluso antes de que Le conociéramos o Le buscáramos. Mirando más adelante en la vida, nos damos cuenta que ha habido tantas cosas incidentales o accidentales que nos han sucedido y que el Señor estableció como una preparación necesaria para la gracia que Él revelaría en días por venir. Con frecuencia, muchas cosas que simplemente sucedieron, han probado ser totalmente providenciales. Cuando nuestros corazones se vuelven hacia Él, sólo Dios en Su gracia  y en Su misericordia sabe como tomar nuestras faltas y correrías del pasado y hacer que se conviertan en los escalones hacia la gloria. Debe haber sufrimiento por cada acto de desobediencia y de rebelión; pero cuando Él vuelve nuestros corazones completamente hacia Él, descubrimos que él ha estado preparando y disciplinando a Sus hijos para que Él pueda tener un Huerto fructífero para su propio deleite.

Remover los terrones puede ser una clase de trabajo inútil y sin objetivo aparente. Pero el Labrador debe hacerlo si la tierra ha de recibir la semilla y la lluvia que la haga germinar. ¿Por qué tenía que pasarme esto a mí? No lo sé, pero sí sé que la tierra del corazón debe estar rota. Sólo el corazón contrito y humillado puede recibir la semilla de verdad que germinará y echará raíz  y florecerá. ¡Oh, si! Yo podría recibir la verdad con un gozo fugaz cuando llegue a mi corazón intacto. ¡Pero Jesús nos advierte que la tierra pedregosa recibe de hecho la palabra con gozo! Pero sólo por un tiempo. Cuando las pruebas de la vida llegan, esa clase de gozo se seca rápidamente... dejando con frecuencia al corazón seco y estéril. Tenemos todas las razones para cuestionar cuánto realmente bueno se cumple con muchos de nuestros programas de iglesia hoy día. Puede haber muchas “bendiciones”, y mucho “gozo” artificial, pero no estamos hablando de eso. ¿Está Dios penetrando en los corazones de Su pueblo? ¿Estamos satisfechos con el placer de sentirnos bien, y todo el tiempo preocupándonos menos de que el Señor quite la amargura, los sentimientos de endurecimiento contra Dios y nuestro hermano, y todas esas operaciones de la mente carnal?

LA EXPLOSION DE LA PRIMAVERA


George Warnock

Ven a mi Jardín cuando irrumpa la primavera sobre nosotros. Ya no hay más lamentación por el frío sufrido. Ya no hay más condenación sobre otros por haber causado un invierno tan duro y tan frío. Ni siquiera seguimos sintiéndonos mal por nosotros mismos... sólo por haber entendido mal a Dios por las horas de la crudeza invernal. Ahora podemos afirmar con el apóstol, “la tribulación produce paciencia, y la paciencia, prueba y la prueba, esperanza, y la esperanza no avergüenza, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo que nos fue dado.” (Rom. 5:3-5). Ahora podemos decir con el corazón contrito de José, “no os entristezcáis ni os pese por haberme vendido aquí; pues para preservar vidas me envió Dios delante de vosotros.” (Gén. 45:5). Ahora podemos decir con Job, “He sabido de ti sólo de oídas,  pero ahora mis ojos te ven. Por eso me retracto y me arrepiento en polvo y ceniza.” (Job 42:5-6). Antes de su prueba tenía cierto conocimiento de Dios... un concepto teológico de Dios, pero todo esto pasa en la manifestación de Su presencia. No era fácil ver el sol al estar bajo la nieve, helado y frío, inmóvil e indiferente.  Pero estaba en todo eso, brillando tan brillantemente como siempre y tan caliente como siempre también.

La misma palabra de Dios que trajo el invierno, igualmente trajo la hora de la primavera. La misma palabra que vino a José en sueños y revelaciones, igualmente le llevó a Egipto, y le probó con barras de bronce... y más tarde le liberó para traer vida y bendición a Egipto y a Canaán y a otras naciones que habían experimentado el hambre. “Hasta que su palabra (predicción) se cumplió; la palabra del SEÑOR lo puso a prueba.”(Salmos 105:19). Dios no nos ama menos cuando yacemos helados bajo el suelo, ni más cuando comenzamos a germinar y a brotar ante el calor de la primavera. Lo único es que sentimos más Su amor en el tiempo de la primavera. Pero ambas condiciones son necesarias para la operación de Sus propósitos especiales propios. La prueba del verdadero amor no es lo bien que se aprecia. Más bien--¿Estamos andando en obediencia al Señor? “El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que ama.” (Juan 14:21). Este es el termómetro que prueba nuestro amor...

El huerto de Dios - George Warnock

PRIMAVERA, DESPERTANDO EN LA NUEVA VIDA


George Warnock

“Envía su palabra y los derrite; hace soplar su viento y el agua corre.” (Salmos 147:18)

El invierno no es una tragedia... Es una promesa de la venida de la primavera. Las tristezas de Sus amados se transforman por Su amor y por Su gracia en gozos de triunfo. Es el propósito de Dios y nuestro reconocimiento del mismo lo que convierte a la tragedia en una promesa, al oscuro nubarrón en un rayo de esperaza. Dije “nuestro reconocimiento de lo mismo”, y no nuestro entendimiento de ello. Porque la fe está ahí para cada hora de necesidad,  para sobrepasar a nuestro entendimiento y así, impartir el gozo y la seguridad que nunca podría traer el conocimiento absoluto y completo de la situación. “Sabemos que Dios dispone todas las cosas para el bien de quienes lo aman, los que han sido llamados de acuerdo con su propósito.” (Rom. 8:28). Fíjate de nuevo que es “de acuerdo con Su propósito”. Y el propósito del invierno es preparar la tierra para la primavera. La nieve y el hielo se apilan sobre los montes y colinas para que cuando llegue la primavera, pueda haber una poderosa corriente de agua que bendiga la tierra. Hay “tesoros de la nieve” (Job 38:22). Y la tierra descubrirá en el tiempo de la primavera... como se derrite la nieve y los ríos se llenan de agua, y fluyen por toda la tierra.

¿Pero qué es lo que marca la diferencia entre el invierno y la primavera? ¿Qué marca la diferencia entre en viento del norte y el austro? Sólo el ciclo del propósito de Dios. El sol es tan brillante en invierno como en verano. Es la estación que responde a cada clima diferente. Sentimos el frío del viento del norte; pero cuando completa el ciclo, se convierte en el viento del sur, el austro. Cuando viene del norte, es malo y helado, pero además invalida y es devastador. Los campos verdes se congelan para desolación... los ríos y los arroyos detienen su curso... la naturaleza parece entrar en una completa paralización. Dale tiempo, y cuando el viento del norte haya cumplido su propósito, Dios enviará el austro. Romperá el hielo que cubría la tierra y las aguas, y derretirá la nieve que había traído previamente. Viene la primavera y “envía su palabra y los derrite; hace soplar su viento y el agua corre.” (Salmos 147:18).

GOZO... INCLUSO EN LA NIEVE


George Warnock

“Alabad al SEÑOR desde la tierra... fuego y granizo, nieve y bruma;
Viento tempestuoso que cumple su palabra.” (Salmos 148:7-8).

Las hermanas llorosas dijeron, “Señor, Si hubieras estado aquí mi hermano no habría muerto.” Pero Jesús ya había dicho a Sus discípulos que era para la gloria de Dios que Él no hubiera estado allí. ¡El viento  tempestuoso cumple Su Palabra!

¿Qué discusiones son estas que tenéis entre vosotros mientras vais andando?” Y ellos se detuvieron, con semblante triste. ¿Eres tú el único visitante en Jerusalén que no sabe las cosas que en ella han acontecido en estos días?” ¿Qué cosas?” Y ellos le dijeron: “Las referentes a Jesús el Nazareno, que fue un profeta poderoso en obra y en palabra delante de Dios y de todo el pueblo. Estábamos seguros de que Él era el Mesías, pero Le crucificaron hace tres días. Hay rumores de que ha resucitado, ¡Pero es difícil creerlo!” ¡Vientos tempestuosos cumpliendo Su Palabra!

María Magdalena se quedó llorando junto al sepulcro y sus ojos se llenaron de tantas lágrimas que no podía discernir el rostro de Aquel a quien ella amaba, a su lado. ¡Vientos tempestuosos cumpliendo Su Palabra!

Escucha el triste lamento de Jacob: “José no parece y Simeón tampoco; y a Benjamín le llevaréis; ¡contra mí son todas estas cosas!” Si sólo supiera... Todas estas cosas estaban obrando para bien y para la gloria de Dios, que había sacado a José de la prisión y lo había sentado sobre príncipes. ¡Vientos tempestuosos cumpliendo Su palabra!”

“No me llaméis Noemí, sino llamadme Mara”,  dijo Noemí a sus amigos y familiares en Israel cuando regresaba de la tierra de Moab. “Porque el Todopoderoso me ha afligido”. ¡Qué poco podía ella imaginar que Dios estaba obrando en su vida el secreto de Su propia voluntad, y preparando el camino para el nacimiento de David, y del Hijo de David y el Señor en los siglos por venir! ¡Vientos tempestuosos cumpliendo Su palabra!

En el huerto de Dios - George Warnock

4 de agosto de 2018

EL ESPIRITU DE BABIONIA


Charles E. Newbold Jr

La Babilona espiritual toma forma tangible en esta Cosa que llamamos iglesia. La iglesia es idólatra. En la Biblia, los demonios se asocian con la idolatría. El Señor habló a Moisés en Levítico 17:7 en referencia a los israelitas, diciendo, “Nunca mas sacrificarán sus sacrificios a los demonios, tras de los cuales han fornicado.” Así pues, esta Cosa que llamamos iglesia está poseída de demonios—todos los demonios de la Babilonia espiritual.

Creo que el más destacado de los demonios de la Babilonia espiritual, es el espíritu de Babilonia mismo. (En los tiempos de gobierno Persa sobre Babilonia, Daniel identificó al príncipe del Reino de Persia. Daniel 10:13. Este “príncipe”, se entiende por el contexto de las Escrituras, es una fortaleza demoníaca sobre Persia). No puedo decir si hay un espíritu de Babilonia en general, o si hay multitudes. Si puedo decir que es una presencia muy real en las iglesias.

El espíritu de Babilonia obra en concierto con el espíritu de brujería y es monstruoso en naturaleza y tamaño. Yo nací y crecí en la Babilonia espiritual como muchos otros en la iglesia. Era lo único que conocía. Estaba en mí y yo estaba en ello. Como ministro en ese sistema, encontré identidad, significado, validez, poder, apoyo y esperanza. Era una fortaleza importante en mi vida.

LOS DEMONIOS DE LA BRUJERIA


Charles E. Newbold Jr

Milton Green notó con acierto que en cada situación, o bien hay un ambiente de Espíritu Santo, o un ambiente demoníaco.

Dondequiera que haya una de estas cosas que llamamos iglesia, hay una obra de la carne. Si es de la carne, entonces es idolátrica. Si es idolátrica, está infestada de demonios. Si está infestada de demonios, va a ser motivada por la manipulación y el control, que es en sí la práctica de la brujería en la más amplia y sutil definición del término.
 Si es la práctica de la brujería, entonces los demonios de brujería van a estar pululando. Aunque vengan en grados distintos de fuerza—lo más probable es que cada una de estas Cosas tenga algún poder o principado asignado para gobernar sobre ella. Este hedor de carne atrae a los demonios de brujería.

El sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

EL LEGALISMO ES UNA MALDICION


Charles E. Newbold Jr

Las personas legalistas sujetan al resto a la maldición de la ley. Pablo dijo, “Porque todos los que dependen de las obras de la ley están bajo maldición, pues escrito está, Maldito todo aquel que no permaneciere en todas las cosas escritas en el libro de la ley, para hacerlas.” Gál. 3:10. La ley fue dada para mostrarnos la perfecta voluntad de Dios. Se requiere de nosotros que guardemos toda la ley de Dios si vamos a ser justos delante de Dios. Puesto que es imposible para nosotros guardar toda la ley, se vuelve una maldición para nosotros. En lugar de darnos vida, nos mata. Rom. 7:7. Pablo afirma que cuánto más intentamos obedecer la ley externamente, más tendemos a hacer eso que precisamente no deseamos hacer. Rom. 7:21.

A lo sumo, las leyes que son puestas sobre nosotros por los religiosos en los sistemas de iglesia, pueden ser obedecidas externamente. Ningún cambio de naturaleza tiene lugar. Por tanto, cualquier requisito de adherirnos a un sistema de creencias, unirnos a él y asistir a la iglesia, vestir de una cierta forma, obrar ciertos rituales, o cumplir ciertas leyes, normas y reglas, nos coloca bajo una maldición. Nos hallaremos a nosotros mismos tratando de hacernos justos  por medio de leyes que no podemos obedecer en nuestros corazones.

Los que imponen la ley sobre los demás no solo los ponen bajo maldición, sino que son malditos ellos mismos. Pablo advirtió a los Gálatas que si “aún nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.” Gál. 1:8. Iba en serio y por eso lo repitió otra vez: “Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.” Gál. 1:9.

 Gracias a Dios que “Cristo nos redimió de la maldición de la ley, hecho por nosotros maldición (porque está escrito: Maldito todo el que es colgado de un madero.” Gál 3:13. La gracia bendice.

El sistema de la iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

EL LEGALISMO DIVIDE


Charles E. Newbold Jr

Las personas legalistas tienden a ser divisorias. Puede que no pretendan serlo, pero sus caminos legalistas causan división. Cuanto más legalistas son, más tienden a separarse por causa de cosas pequeñas, no esenciales.
Me contaron la historia de dos grupos cristianos sectarios, que vivían en comunidades muy distantes una de la otra, y que desarrollaron un plan para que sus jóvenes se casaran fuera de su comunidad local. Los líderes de estos dos grupos no pudieron llegar a un acuerdo con tal plan por causa de un asunto religioso. Un grupo creía que los hombres tenían que llevar cinco broches en sus abrigos, y el otro creía que tenían que llevar solo cuatro.

Había dos iglesias de Cristo en un pequeño pueblo de Tennessee, donde, conforme a su propia doctrina, una sola debía existir. Un grupo creía que estaba bien tener una cocina en el edificio de la iglesia, mientras que el otro creía que no. Esa fue la causa de su división.

Con mucha frecuencia, normas tontas e insignificantes causan divisiones y profundas heridas que a veces llevan al rechazo de individuos por sus propias familias. Iglesias de todo tipo se han dividido por asuntos no esenciales. Las iglesias, por su propia naturaleza, están programadas para la separación.

EL LEGALISMO ES HACER LAS COSAS EXTERNAMENTE


Charles E. Newbold Jr

La gente legalista son los que se concentran en hacer cosas externamente para obtener el favor de Dios. Cualquier intento por ganar  nuestra salvación se denomina obras-justicia. Sin embargo, Pablo escribió a los creyentes romanos afirmando que ninguna carne puede ser justificada por hechos (obras) de la ley. En lugar de ellos, somos justificados libremente por la gracia de Jesucristo a través de la redención que hay en Él. Por tanto, Pablo llegó a la conclusión de que el hombre es justificado por la fe sin las obras de la ley. Rom. 3:20,24,28.

El legalismo se basa en la actuación. Implica que somos recompensados por lo que hacemos y que somos castigados por lo que no hacemos. Se basa en las obras. Esta es precisamente la razón por la que las iglesias están muertas. Pablo escribió. “De Cristo os desligasteis, los que por la ley os justificáis, de la gracia habéis caído.” Gál 5:4. Cuando regresamos a la ley, tanto si es la ley del Antiguo Testamento, o la ley de la iglesia moderna, caemos de la gracia.

La ley es hacer. La gracia es ser. La ley tiene que ver con lo que “deberíamos” hacer, pero no podemos. La gracia tiene que ver con lo que Dios ya ha hecho por nosotros. (Llamamos a la gente a ser como María, sentarse a los pies de Jesús, pero amamos tener a nuestro alrededor a las Martas. La mayor parte de las actividades en las iglesias depende de las Martas). Lucas 10:38-42).

Si yo trato de legislar lo que debes hacer para actuar como un buen cristiano, entonces estoy bajo la ley y poniéndote bajo la ley. Por otro lado, si te presento a Jesús, que es la ley perfecta de Dios, y Él legisla su ley desde dentro, cambiando tu naturaleza, entonces te estoy llevando a la gracia de Dios La gracia es el poder de Dios obrando en ti para cumplir Su palabra en ti. La fe persigue activamente a la gracia de Dios. La fe nunca seguirá a la ley.
El escritor de Hebreos describió por qué los israelitas no entraron el reposo que Dios había prometido. Si Dios lo prometió, entonces tiene que haber un pueblo que sí entre. Su reposo prometido es un reposo de obras muertas. “Porque el que ha entrado en Su reposo, también ha reposado de sus obras, como Dios de las suyas.” Heb. 4:10.

El sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr
"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry