" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

2 de febrero de 2012

EL PAPADO Y EL PAPA


Javier Vargas
La palabra “papa” viene del griego “padre”, la cual, según la doctrina romana, significa: Pedro, Apóstol, Pontífice, Augusto. Es conocido por muchos títulos, entre ellos, Romano Pontífice, que significa: "puente", es decir, el mediador entre Dios y los hombres.
Mateo 23:8-11 “Mas vosotros no queráis ser llamados Rabí; porque uno es vuestro maestro, el Cristo; y todos vosotros sois hermanos. Y vuestro padre no llaméis a nadie en la tierra; porque uno es vuestro Padre, el cual esta en los cielos”.
No se entiende cómo los líderes religiosos se hacen llamar padres, cuando el mismo Cristo prohibió llamar padre a alguien que tuviera liderazgo espiritual. El catolicismo romano se apoya en el texto de Mateo 16:13-18, para reclamar este título creado por la religión:

Mateo 16: 13-18 “Viniendo Jesús a la región de Cesárea de Filipo, preguntó a sus discípulos, diciendo: ¿Quién dicen los hombres que es el Hijo del Hombre? Ellos dijeron: Unos, Juan el Bautista; otros, Elías; y otros, Jeremías, o alguno de los profetas. El les dijo: Y vosotros, ¿quién decís que soy yo? Respondiendo Simón Pedro, dijo: Tú eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente. Entonces le respondió Jesús: Bienaventurado eres, Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos. Y yo también te digo, que tú eres Pedro, y sobre esta roca edificaré mi iglesia; y las puertas del Hades no prevalecerán contra ella.”  

La doctrina romana enseña que en este pasaje, el Señor edificó la iglesia sobre la persona de Pedro, y que a partir de ese momento seria considerado la cabeza máxima y visible de toda la iglesia. Mientras no exista otra cosa que no sea apasionamiento religioso, no es difícil ver, como se han interpretado amañadamente estos versículos. Cuando se va al griego, idioma original del nuevo testamento, se entiende claramente que en este asunto, lo importante no fue la persona de Pedro, sino la declaración que hizo Pedro.

Jesús le dice a Simón: "Tu eres Pedro (petros) y sobre esta roca (petra) edificaré mí iglesia”. Jesús no dijo: "tu eres Pedro (petros) y sobre esta roca (petros) edificaré mí iglesia”. El término que el Señor escoge para roca (petra) se refiere a una piedra fundamental o a una roca que no puede ser removida (Cristo), y no a una piedra suelta, que se refiere a pedro (petros) La pregunta que le hace el Señor a pedro, no es, “¿quién dicen los hombres que es Pedro?” sino, “¿quién dicen los hombres que es el hijo del hombre?” Cuando Pedro contesta por revelación, "tu eres el Cristo, el Hijo del Dios viviente", el Señor recalca: "bienaventurado eres Simón, hijo de Jonás, porque no te lo reveló ni carne ni sangre, sino mi Padre que está en los cielos”.

La roca (petra) es pues, la declaración revelada a Pedro y el contenido de ella misma (Cristo, el Hijo del Dios viviente, es la piedra). En otros términos, Jesús el Señor es revelado como "el Cristo, el Hijo del Dios viviente" el cual viene a constituirse, por voluntad del Padre, en el fundamento único (Piedra Angular) e insustituible de la iglesia cristiana (iglesia no religión); de no ser así, tendríamos una iglesia "pedriana" y no cristiana.

De una lectura sistemática, aparece que siempre la roca estaba atribuida a Dios, y sólo, a manera de ejemplo citamos éstos pasajes:
Salmo 18:31 “Porque ¿que Dios hay fuera del SEÑOR? ¿y que roca fuera de nuestro Dios?” 36  El mismo Pedro se refirió de Cristo como la roca (petra):

1 Pedro 2:6-8 ”Por lo cual también contiene la Escritura: He aquí, pongo en Sion la principal piedra del ángulo, escogida, preciosa; Y el que creyere en él, no será avergonzado. Para vosotros, pues, los que creéis, él es precioso; pero para los que no creen, La piedra que los edificadores desecharon, Ha venido a ser la cabeza del ángulo; y Piedra de tropiezo, y roca que hace caer, porque tropiezan en la palabra, siendo desobedientes; a lo cual fueron también destinados”.
Juan 21:16 “Le vuelve a decir la segunda vez: Simón, hijo de Jonás, ¿me amas? Le responde: Sí, Señor; tú sabes que te amo. Le dice: Apacienta mis ovejas.”

La iglesia católico romana dice que en este versículo anterior Cristo le entregó la suprema autoridad a Pedro para gobernar y pastorear su iglesia.
Sin embargo, esta interpretación no resiste un juicioso análisis en su contexto, debido a que el término "pastorear" invitaba a Pedro a tener cuidado pastoral por los que se convertían a la doctrina de Cristo, y no existe ningún elemento para creer que Dios le estaba trasfiriendo vitalicia y sucesoralmente un cargo de autoridad soberana, mas aún, cuando en la Biblia no existe prueba de que Pedro gobernara a los apóstoles, y que estos se sujetaran a él, ni mucho menos que este ejerciera autoridad sobre la iglesia primitiva.   

Pedro mismo escribió lo siguiente, lo cual deja sin piso ésta auto-exaltación que hace el papado de la autoridad política y religiosa del estado vaticano.
1 Pedro 5 1-4 “Ruego a los ancianos que están entre vosotros, (yo anciano también con ellos, y testigo de las aflicciones del Cristo, que soy también participante de la gloria que ha de ser revelada): apacentad la manada de Dios que esta entre vosotros, teniendo cuidado de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia vergonzosa; sino con ánimo pronto; y no como teniendo señorío de las heredades del señor, sino de tal manera que seáis ejemplos de la manada. Y cuando apareciere el gran príncipe de los pastores, vosotros Recibiréis la corona incorruptible de gloria.”

Lo que si es contradictorio, es que Dios se hace hombre en la persona de Jesús para salvar a los hombres, y que ahora el hombre (el papado) se quiere hacer "dios" para confundir a los hombres, ya que nadie podrá negar que el papa, aunque se vista como ángel de luz y asuma gestos y palabras que denotan aparente humildad, se auto-abroga atributos inherentes al Creador, como lo es la infalibilidad y el erigirse como único representante de Dios en la tierra, con una característica a través de la historia:
cambiar a su antojo la ley de Dios y llevar a los altares a muchos hombres y mujeres evidenciando una abierta rebelión a la instrucción divina, y por tanto, la figura del papa, es la más responsable de esta idolatría en su manifestación más primitiva.

El oficio que parece estar representando hoy la iglesia romana, con la autoridad de Pedro a la manera romana, nos la enseña el mismo Señor al hacer conocer a los apóstoles que pronto iba a morir, Pedro lo lleva aparte y tratando de engañar al mismo Señor le dice:   

Mateo 16:21-23 “Señor, ten compasión de ti; en ninguna manera esto te acontezca. Jesús recrimina a Pedro diciendo: "¡Quítate de delante de mi, Satanás!; me eres tropiezo, porque no pones la mira en las cosas de Dios, sino en la de los hombres.”
La figura moderna que hoy tenemos del papado se debate entonces entre dos autoridades, la de Cristo o la de Satanás. Usted escoge si se coloca de parte de Dios o de los hombres, y a todas luces, es evidente que no tuvo un buen origen la figura del supuesto primer papa (según la religión romana), que al ponerse de parte de los
hombres, el mismo Dios lo llamó Satanás.    

La Democracia contra Cristo - Javier Vargas

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry