" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

19 de febrero de 2012

LA JUSTICIA PERTENECE AL SEÑOR


Davis y Clarck

La naturaleza humana niega la idea misma de que cualquier cosa está más allá de su poder de ejecución. Un sabio de la modernidad se ha jactado de que “lo que la mente humana puede concebir, también lo puede conseguir”. Se puede esperar del mundo una confianza arrogante tal en el potencial humano, pero tristemente está muy claro también que este espíritu de poder-hacer está igualmente presente y es bienvenido en lo que hoy se conoce como “iglesia cristiana”.

Nada atrae más al hombre caído que la idea de recuperar la justicia y salvar la brecha entre él mismo y Dios por medio de su esfuerzo moral. Quiere ser justo por sus propios méritos y forzar su idea de la justicia en los demás. ¿Suena familiar? Debería, porque esto caracteriza a la mayoría de las actividades del hombre religioso a lo largo de los últimos seis mil años. Desde que la serpiente engañó a Eva con la promesa de que podría ser “como Dios” si desobedecía a Dios y tomaba las cosas en sus propias manos, cada acción del hombre es una prueba de que no conoce que la verdadera justicia pertenece al Señor, como tampoco sabe que debe ser así. En la búsqueda de su propia justicia, el hombre religioso es ciego a la verdadera justicia que viene solo como un don y que nunca se derivaría de ninguna bondad inherente en él. Debe recibirla como un don inmerecido procedente de Aquel que solo Él es justo (lee Romanos 5:17).

No nos volvemos justos por nuestros propios méritos. La justicia procede de una fuente totalmente distinta al hombre. Lo más difícil de sacrificar para él es su mentalidad prevaleciente de que obrar en justicia es lo mismo que la justicia, porque todo su pensamiento, sus motivos y sus prácticas se basan en eso. No hay nada que bloquee con más efectividad el fluir de la gracia de Dios.

Antes de poder venir a Dios en verdadero arrepentimiento primero tienes que aceptar Su juicio sobre toda carne. El pronunciamiento de Dios sobre cada uno es, “No hay justo, ni aún uno solo”. Si nos aferramos a la creencia errónea de que hay algo bueno en nosotros que nos hace meritorios ante Dios,  entramos en fuerte discrepancia con Él.  Toda nuestra vida se convierte en una mentira. Cualquiera que no haya aceptado el juicio de Dios no se ha arrepentido verdaderamente y su vida se convierte en un constante esfuerzo para demostrar que Dios está equivocado.

En su sentido más verdadero, el arrepentimiento es llegar a un acuerdo con Dios. Juan escribió, “si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad” (1ª Juan 1:9). La palabra compuesta en griego para confesar en este pasaje es homologeo. Homo significa uno y lo mismo, y logeo, decir. Juntas, cobran el significado de decir con. Confesar algo es decir lo mismo que otro dice, estando totalmente de acuerdo con su declaración. Este fue el juicio de Dios contra Israel cuando Él habló por medio de Amós y dijo: “¿Cómo podrían dos andar juntos si no estuvieran de acuerdo?”

Esta es la fricción. Antes de que el hombre pueda arrepentirse verdaderamente, primero tiene que decir con. Es mucho más fácil para el hombre admitir un hecho ocasional de pecado de lo que es reconocer su extrema pecaminosidad. Admitir que has hecho algo malo es menos humillante que admitir que eres retorcidamente malo en tu mismo ser. El hombre no es pecador porque peque, peca porque es un pecador. No puede hacer otra cosa que vivir su verdadera condición interna. Dios quiere poner el hacha en la raíz, no golpear las hojas. Tratar con esto externamente resistiendo actos externos de pecado es como pelear contra la mítica hidra. Le cortas la cabeza y entonces salen dos en su lugar. Es una batalla perdida. Pablo dejó claro que esta justicia de “no toques, no pruebes, no manejes” no sirve de provecho cuando se trata de restringir las pasiones pecaminosas (lee Colosenses 2). Se necesita más. Esta clase de adoración de la voluntad puede que te convierta en un mojigato, pero no podrá hacerte un santo.

Creer que tienes que obrar justamente para hacerte justo es como creer que puedes convertir metales básicos en oro por medio de la alquimia. El hombre es corrupto en extremo. La Escritura da testimonio de esto de modo concluyente. No hay nadie bueno. ¿Qué encuentras cuando haces un ensayo con la carne del hombre? ¡CARNE! ¿No dijo Jesús a sus discípulos, “La carne para nada aprovecha”? ¿Para nada? El diccionario Oxford define nada como el estado de no tener ninguna perspectiva de éxito o de acuerdo”. Nada eterno o espiritual puede salir de naturalezas caídas. Lo que es nacido de la carne es carne. No hay nada de bueno en ninguna parte del hombre. El filántropo y el hedonista, ambos tienen la misma base. El libertinaje del hombre y su bondad vienen de la misma fuente, su carne. Isaías profetizo muy bien: “Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapo de inmundicia; y caímos todos nosotros como la hoja, y nuestras maldades nos llevaron como viento.” (Isaías 64:6). El primer orden de Dios en su empresa de redención del hombre es disipar el mito de la bondad de éste.

De la Ley al Reposo - G.Davis y M.Clarck 

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry