" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

2 de junio de 2012

LOS QUE HABÉIS SIDO BAUTIZADOS EN CRISTO, DE CRISTO ESTÁIS VESTIDOS


 Anónimo
El bautismo significa sumergir, en este caso ser sumergidos en Cristo, en Su naturaleza; no se trata de un rito para seguir en nuestra propia voluntad. Juan el bautista dijo:
Mat 3:11 Yo a la verdad os bautizo en agua para arrepentimiento; mas el que viene tras de mí, más poderoso es que yo; los zapatos del cual yo no soy digno de llevar. Él os bautizará en Espíritu Santo y fuego.
Es Cristo mismo quien nos concede el verdadero bautismo en Su Espíritu y en fuego. En Su Espíritu, para ser controlados por él, y en fuego, para quitar toda escoria e impureza de nosotros.
Notemos como si somos participantes del bautismo en Cristo, estamos entonces vestidos de él. Y el vestido nos habla de cubierta, de tapar nuestra desnudez.
Es decir, la única forma de estar verdaderamente cubiertos, es participando del bautismo en Cristo.
Luc 12:50 Pero de un bautismo me es necesario ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que sea cumplido!
Recordemos la petición de la madre de los hijos de Zebedeo al Señor: Que uno de sus hijos se sentará a Su derecha y el otro a Su izquierda en Su reino. ¿Que respondió Cristo? ¿Podéis beber el vaso que yo he de beber, y ser bautizados del bautismo con que yo soy bautizado?
De nuevo se nos enseña que para participar de Su reino debemos participar de Su bautismo. Miremos lo que nos dice el libro de los Romanos:
Rom 6:3 ¿O no sabéis que todos los que somos bautizados en el Cristo Jesús, somos bautizados en su muerte?
Rom 6:4 Porque somos sepultados juntamente con él a muerte por el bautismo; para que como el Cristo resucitó de los muertos a gloria del Padre, así también nosotros andemos en novedad de vida.
Rom 6:5 Porque si fuimos plantados juntamente en él a la semejanza de su muerte, también lo seremos a la de su resurrección;
Rom 6:6 convencidos que nuestro viejo hombre juntamente fue colgado en el madero con él, para que el cuerpo del pecado sea deshecho, a fin de que no sirvamos más al pecado.



El verdadero bautismo en Cristo, es el bautismo en Su muerte, la muerte a su propia voluntad, para vivir para el Padre. Solamente si somos sepultados juntamente con él a muerte, andaremos en novedad de vida para gloria del Padre. Solamente si somos plantados juntamente en él a semejanza de Su muerte, participaremos de Su resurrección y no serviremos más al pecado (a nuestra propia voluntad).
Si observamos con cuidado el pasaje del libro de los Gálatas donde se nos dice que todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis vestidos; vemos que la escritura viene hablando de no procurar perfeccionarnos por las obras de la carne, de que la justicia es por la fe, de que Cristo nos redimió de la maldición de la ley, de que la promesa de la herencia es para los creyentes por la fe de Jesús, el Cristo.
El vestido de Cristo, la verdadera cubierta, no es por guardar ritos, no es tratando de perfeccionarnos por la carne, no es por mandamientos y ceremonias de hombres; es por participar de Su muerte, de la muerte de nosotros mismos; sino permaneceremos desnudos con todas nuestras vergüenzas descubiertas por más ritos que cumplamos o mas diezmos que demos.
Escuchemos lo que nos dice el primer libro a los Corintios:
1Co 15:53 Porque es necesario que esto corruptible sea vestido de incorrupción, y esto mortal sea vestido de inmortalidad.
1Co 15:54 Y cuando esto corruptible fuere vestido de incorrupción, y esto mortal fuere vestido de inmortalidad, entonces será cumplida la palabra que está escrita: Sorbida es la muerte con victoria.
1Co 15:55 ¿Dónde está, oh muerte, tu aguijón? ¿Dónde, oh sepulcro, tu victoria?
1Co 15:56 Ya que el aguijón de la muerte es el pecado, y la potencia del pecado, la ley.
1Co 15:57 Mas a Dios gracias, que nos dio la victoria por el Señor nuestro Jesús, el Cristo.
Sino participamos de Su muerte, lo corruptible no será vestido de incorrupción, lo mortal no será vestido de inmortalidad, la muerte no será sorbida en victoria.
La victoria está en la participación de Su bautismo y de Su muerte, está en Cristo. Que el señor nos conceda entender que la ley (las obras propias para tratar de cubrir nuestra desnudez) es la potencia del pecado y este es el aguijón de la muerte.
Señor, concédenos el bautismo en Tu Espíritu y en Fuego, la participación de Tu muerte, de la muerte a nuestra propia voluntad, para que Tu vida se manifieste en nosotros para Tu gloria y deleite.
Perdónanos ya que hemos sido duros de corazón y rebeldes, resistiendo tu Santo Espíritu y queriendo hacer nuestra propia voluntad, por amor de Tu Nombre, lávanos en tu preciosa sangre y quita de nosotros el pecado conforme a tu buena, agradable y perfecta voluntad.
Bendito Tu por los siglos de los siglos que te entregaste a ti mismo para deshacer nuestro pecados y librarnos del presente siglo malo.

 Mensajes de paz - Anónimo

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry