" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

5 de junio de 2012

EL GOBIERNO DE DIOS


Javier Vargas

En el momento que escribo estas líneas, Colombia vive un estado de confusión demasiado grande, al cual, no se puede llegar sino después de haber nacido y vivido por años con la misma mentira: políticos e instituciones corruptas, alzados en armas y narcotráfico; 40 años de guerra interna (toda una generación que solo conoce el estado de guerra); el gobierno, las ramas del poder público y sus opositores se dan dedo entre ellos mismos cual trifulca callejera; los presupuestos están desfalcados y los potenciales responsables tienen la conciencia dizque limpia y esperan el pronunciamiento de la justicia, ya que son muy devotos a las instituciones; la iglesia Romana, bastante culpable de lo que sucede, es dizque llamada a mediar en el conflicto, y para ello, usa un lenguaje parecido al de los manzanillos; gran parte de la iglesia evangélica está más preocupada por los bienes terrenales que por hacer lo que le corresponde; el sistema judicial es una cloaca de impunidad, los más grandes delincuentes posan en cárceles de máxima comodidad; el ejercito y la policía tienen asegurada su presa en este maravilloso ajiaco; la radio, en muy buena parte, está dominada por los hechiceros; la televisión, es un medio donde lo que se observa, es la línea que tienen los dueños, todo ello, en medio de una aglomeración de telenovelas, noticieros, realitys y frivolidad convertida en programas; el sistema financiero, enriqueciéndose brutalmente, factura hasta el más mínimo derecho que tiene un cliente, como por ejemplo, pedir información de su saldo; las empresas de servicios públicos atropellan a los usuarios con tarifas excesivas, y se han convertido además, en vendedores y cobradores de electrodomésticos (eso si, estén tranquilos, que estamos vigilados con la superintendencia de servicios públicos); y las multinacionales, que colocan palo en la rueda, solo saben descremar y re-descremar en un mercado sin límite.  

Sabemos que la olla es más putrefacta que lo aquí descrito, pero no vale la pena mirar el fondo ya que lo más triste de todo este panorama de confusión, es ver cómo el poder logró contagiar y llevar a un clímax de delirio a las grandes masas, quienes buscan refugio en las fauces de una minoría que gobierna y se corona sobre un pueblo al que solo busca y escucha en elecciones.

Con este desconsolador panorama, todos abogan por una nueva ley, un nuevo gobernante o una nueva reforma, cuando a lo único que realmente le cabe reforma es al interior del individuo, y de individuo por individuo, no importa cuál sea su condición social o económica: así usted haya sido el más crápula de los políticos, o el más asesino y enconado narcotraficante, o si está con las FARC o con los Paras ya que Dios no mira nuestro pasado (o presente); le quiero decir amigo que usted tiene alma y necesita acercarse a quien le dio existencia, y lo puede hacer en este mismo instante, no deje para otro día lo que realmente es importante, busque a Jesús que Él nos puede dar entrada a un gobierno en el que jamás habrá corrupción.

El resultado del gobierno humano se puede observar claramente, a diferencia el gobierno de Dios, que si bien ha venido como encubiertamente al corazón de algunos hombres por medio de Jesús, se manifestará visiblemente para dar cabal cumplimiento a la oración del Padre nuestro.

Mateo 6 9-13 “Vosotros pues, oraréis así: Padre nuestro que estás en los cielos, santificado sea tu Nombre. Venga tu Reino (un día esto tendrá su cumplimiento visible y material). Sea hecha tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra (hasta este día ha tenido cumplimiento la voluntad del hombre sobre la tierra). Danos hoy nuestro pan cotidiano. Y suéltanos nuestras deudas, como también nosotros soltamos a nuestros deudores. Y no nos metas en tentación, mas líbranos del mal; porque tuyo es el Reino, y la potencia, y la gloria, por todos los siglos. Amén.”

El primer momento del reino de Dios se parece mucho a una semilla que está bajo tierra (no se ve por estar en el corazón del hombre), pero en esa semilla está toda la potencia del reino, y nadie mas que usted sabrá que está sembrada en su corazón.

Lucas 17:20-21 “Y preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el Reino de Dios, les respondió y dijo: El Reino de Dios no vendrá con observación; ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el Reino de Dios entre vosotros está.”

Y Preguntado por los fariseos (los que se autoproclaman representantes del Rey que en la realidad no conocen), cuando había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo:

El reino de Dios no vendrá con advertencia (casi nadie se dará cuenta en el momento de su venida), ni dirán: Helo aquí o helo allí; porque he aquí el reino de Dios esta entre (dentro de) vosotros.

Esta semilla como todas las semillas que nacen, se levanta de la tierra para ser visible a todos los hombres, y es cuando llega un segundo momento, que es el reino material y literal de Jesucristo en la tierra, el pueblo que ha seguido a Jesucristo como Señor y Salvador será calificado para gobernar con El; y no sobra señalar que no existirá democracia, comunismo, protestas, emergencias económicas, catástrofes, enseñadores de doctrinas, revoluciones, racismo, etc.

El comunismo falló, el socialismo falló, el capitalismo falló, la democracia falló, o más bien podríamos decir que: toda forma de gobierno inventada por el hombre falló, simple y llanamente, por que estas no son más que diversas expresiones de hombres que no hemos entendido lo vil que entraña la condición humana. La política moderna es el más amargo fruto del cinismo, y su almendra es el ateísmo. Creo que Nicolás Gómez Dávila lo expresó de mejor forma cuando dijo:

la democracia es una religión antropoteista… su doctrina es una teología del hombre-dios.”9

Apocalipsis 11:15

“Y el séptimo ángel tocó la trompeta. Y fueron hechas grandes voces en el cielo, que decían:

Los reinos de este mundo son reducidos a nuestro Señor y a su Cristo; y reinará para siempre jamás.”

La escritura es clara en manifestar que el Señor va a desmantelar por completo las estructuras de gobierno humano, para dar paso a una dimensión de gobierno que va a traer Paz definitiva y real a las naciones, pues desde antes existía el propósito en Dios de arrebatar la tierra a las malditas y codiciosas garras de este mundo, que hizo de la creación un infierno para la mayoría de los hombres. Todo esto será el cumplimiento definitivo de lo que vio Juan en la isla de Patmos.

Apocalipsis 6 15-16

“Y los reyes de la tierra, y los príncipes, y los ricos, y los capitanes, y los fuertes, y todo siervo y todo libre, se escondieron en las cuevas y entre las piedras de los montes; y decían a los montes y a las piedras: Caed sobre nosotros, y escondednos de la cara de aquel que está sentado sobre el trono, y de la ira del Cordero…”

Apocalipsis 21: 2-4 “Y yo Juan vi la santa Ciudad, Jerusalén la nueva, que descendía del cielo, aderezada de Dios, como la esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo será con ellos y será su Dios. Y limpiará Dios toda lágrima de los ojos de ellos; y la muerte no será más; y no habrá más llanto, ni clamor, ni dolor, porque las primeras cosas son pasadas.”

9 Dávila, N. TEXTOS I. Editorial Villegas Editores.

Dios hará que la tierra no gima más, que el hombre viva quieta y pacíficamente atendiendo la dirección divina, colocará su ley por dentro del hombre para que las naciones puedan llegar al conocimiento de lo que es la justicia; somos muy inclinados a creer que los hombres salvos van para el cielo eternamente, pero la realidad es que Dios hizo el hombre para la tierra, con un gobierno como el del cielo, donde se hace la Voluntad del único que sabe como gobernar; en la democracia los hombres eligen sus reyes, en el gobierno de Dios, el Rey escoge sus súbditos, otra de las características de esta nueva tierra que se avecina, es que Dios dotará al hombre de una salud física que hasta el día de hoy la ciencia humana ni siquiera la imagina, de igual forma el hombre gozará de larga vida.

Isaías 65:20,22

“No habrá más allí niño que muera de pocos días, ni viejo que sus días no cumpla; porque el niño morirá de cien años…porque según los días de los árboles serán los días de mi pueblo.”

Lo que está diciendo el libro de Isaías, es que si una persona muere de 100 años, se dirá que murió un niño.

Isaías 2:2-5 Y acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el Monte de la Casa del SEÑOR por cabeza de los montes; y será ensalzado sobre los collados; y correrán a él todos los gentiles; y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al Monte del SEÑOR, a la Casa del Dios de Jacob; y nos enseñará en sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del SEÑOR. Y juzgará entre los gentiles, y reprenderá a muchos pueblos; y volverán sus espadas en rejas de arado, y sus lanzas en hoces; no alzará espada gente contra gente, ni se ensayarán más para la guerra. Venid, oh casa de Jacob, y caminemos a la luz del SEÑOR.”

Debemos entender que en el gobierno de Dios no va a existir fuerza armada, ni sistemas de seguridad, ni entes que controlen la función pública, pues las escrituras son claras en señalar que en este gobierno no habrá corrupción, lo que implica que la tierra se convierte en un paraíso, donde el hombre va a disfrutar de la creación sin que se manifieste los estados de miseria que tristemente consumen buena parte del mundo entero.

No habrá lugar más para políticas elaboradas por burócratas y tecnócratas que se consideran una secta de elegidos que van a purgar al resto de la humanidad de su estado pueril; este lugar será ocupado por un pueblo que no le va a enseñar a Dios a hacer las cosas.

Levítico 26: 3-6 “Si anduviereis en mis decretos, y guardareis mis mandamientos, y los pusiereis por obra; yo daré vuestra lluvia en su tiempo, y la tierra dará su aumento, y el árbol del campo dará su fruto; y la trilla alcanzará a la vendimia, y la vendimia alcanzará a la sementera, y comeréis vuestro pan hasta saciaros y habitaréis seguros en vuestra tierra. Porque yo daré paz en la tierra, y dormiréis, y no habrá quien os espante; y haré quitar las malas bestias de vuestra tierra, y por vuestra tierra no pasará cuchillo.”

Los amigos del campo veremos como la tierra en su generosidad, hará multiplicar su producto, y no clamará más por la sangre que injustamente cae sobre ella, siendo esta, pilar fundamental de cualquier economía limpia, donde no se trafica con papeles que contienen ficciones económicas y jurídicas que están al servicio de unos pocos. El texto es claro en afirmar que la productividad, la seguridad y la paz son algo que Dios puede imponer sobre la tierra sin que el hombre intervenga, pues el mismo Dios puede quitar las malas bestias (los malos hombres) de sobre la tierra.

Este gobierno que se avecina implica la restauración completa del reino de Dios en la tierra para beneficio de los hombres, ya que vendrá de nuevo el Señor Jesús en carne a hacerse cargo de todo y dar instrucción de cómo gobernar, por supuesto que todo esto que parece irreal, sólo se puede entender desde los pensamientos de El, que son más grandes que nuestra limitada manera de razonar. Cuando el hombre se vuelve a darle gloria a Dios, el efecto es paz en la tierra, las religiones hasta ahora han vendido la idea de sacar el hombre para el cielo, cuando la realidad es que Dios está preparando una generación para aprender a vivir en la tierra.

Sofonías 3:9 “Porque entonces volveré yo a los pueblos el lenguaje puro, para que todos invoquen el nombre del SEÑOR, para que de un solo consentimiento le sirvan.”

En el nuevo gobierno no habrá lugar para el relativismo y para todo este lenguaje democrático (demagógico y acomodado) que trae tanta confusión, pues, El será el único Rey soberano que gobernará las naciones bajo su sabiduría benéfica para los pueblos. Hay algunos aspectos que son difíciles de precisar, pero lo que si es evidente es que el resurgimiento de la verdad dará los frutos de la justicia, por lo tanto, flagelos como la miseria, el hambre, las revoluciones y el terrorismo desaparecerán en absoluto; no van a existir varios idiomas, pues no existirá babel, será completamente removida esta causa de división y en una sola lengua se entenderán los hombres.

Así como la influencia del pecado alcanzó al reino animal, de la misma manera las consecuencias de la justicia alcanzarán a los animales, pues cuando los hombres se vuelven a su Dios, el resto de la creación se pone en orden y el hombre vuelve a recobrar la autoridad sobre toda la tierra.

Parecen muy nobles los esfuerzos de los ambientalistas y conservacionistas por salvar el planeta, pero sucede que la mayoría de estos no conocen cómo piensa quien creó esta tierra. La escritura, en el libro de Oseas, muestra el evidente pleito que Dios entabló sobre la tierra, pues sus derechos fueron desconocidos.

En el capítulo 4 versículo 1-3 se ve un pequeño corto de lo que sucede; “porque no hay verdad, ni misericordia, ni conocimiento de Dios en la tierra. Perjurar, mentir, cometer homicidio, hurtar y adulterar prevalecieron, y sangre se toco con sangre. Por lo cual se enlutara la tierra, y será talado todo morador de ella, con las bestias del campo y las aves del cielo…”. El orden que Dios creó, es que primero sea restaurado el hombre, para que los animales y el resto de la creación vuelva a lo que debe ser, y aun con una gloria que jamás a conocido el hombre.

Isaías 65:25. “El lobo y el cordero serán apacentados juntos, y el león comerá paja como el buey; y a la serpiente el polvo será su comida; no afligirán, ni harán mal en todo mi santo monte, dijo el SEÑOR”

El himno nacional colombiano parece profético, pues en una de sus estrofas dice: “la humanidad entre cadenas gime” (1 de Samuel 8 termina diciendo que las gentes clamarán por los gobiernos humanos que eligieron, porque colocaron una carga impositiva difícil de llevar y terminaron quedándose con todo); y comprende las palabras, del que murió en la cruz.

Por su puesto que la última parte hasta hoy, es letra muerta que cobrará vida:

Habacuc 2:14: “porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria del Señor, como las aguas cubren el mar”.

Este pleno conocimiento en las gentes impedirá que los religiosos puedan manipular y tapar con ritos, lo que es esencial para vivir pacíficamente: una relación personal con Dios. Y por supuesto, no habrá rastro de lo que es la actual política mundial con sus guerras religiosas e intereses por debajo de la mesa: “porque la nación o el reino que no te sirviere perecerá, y del todo será asolado.” Tendremos los cielos visitando plenamente la tierra.

Es preciso anotar que la transición de los gobiernos humanos al gobierno de Dios, se realizará en medio de 2 situaciones:

Existirá un líder mundial que embriagará con su carisma y gran oratoria, seducirá a las masas delirantes ya que hará grandes hazañas políticas, militares y religiosas. De esta manera traerá un pequeño período de aparente paz en medio de un mundo globalizado, y después vendrá una espeluznante persecución que la describe en estos términos el profeta Daniel: “…tal tribulación que no ha habido ni volverá a haber.”. Cuándo desaparecen de la sociedad los fundamentos supremos de la vida, no es una sorpresa ver el origen de una cultura frívola que es testigo de cómo hasta la filosofía abandonó sus metas de libertad, que por supuesto, eran inalcanzables por esta vía, pues el intelecto con el cual Dios dotó al hombre, pretendió soberbiamente incluso conocer al propio Dios; el propio Creador no rechaza al hombre con sus ideas, pero si resiste a los ciegos que pretenden hacer de sus conceptos verdades eternas, y que no contentos con su ceguera, pretenden enseñar y guiar a los demás.

A diferencia, Dios ofrece al hombre la entrada a un reino o gobierno que erradicará definitivamente este "orden" de cosas, cuyo fundamento es la Justicia y para esto, El preparó una guerra diferente a la de los hombres llamada: ARMAGEDON, donde no habrá muertes por “fuego amigo” y donde serán destruidos quienes se oponen al justo orden de Dios; una vez terminada esta guerra, vendrá una reconstrucción general por parte de los sobrevivientes, que tendrán plena conciencia de que se inició una nueva manera de hacer las cosas bajo la dirección de Cristo; es decir, una “Cristocracia”, que terminará definitivamente con las ruinas que dejaron los sistemas legitimados por el hombre y los maestros del engaño.

Jesús como rey y sabio gobernante, acabará con el hambre, la carga impositiva, inflación, filosofías, doctrinas, armas, desempleo, mentira, guerras, comercio superfluo, falsos positivos, comisiones de notables, nóveles, congresistas, prelados, fariseos, etcétera. Será tal la prosperidad y la paz de esta nueva sociedad, que se entablarán unas nuevas relaciones sociales, y por lo tanto, económicas. Todo esto implica nuevos cielos y nueva tierra, porque de lo anterior no existirá más memoria.

Salmo 92: 5,6,7. “¡Cuán grandes son tus obras, oh SEÑOR! Muy profundos son tus pensamientos. El hombre necio no sabe, y el loco no entiende esto: Florezcan los impíos como la hierba, y reverdezcan todos los que obran iniquidad, para ser destruidos para siempre.”

 Isaías 65:17 “Porque he aquí, que yo creo nuevos cielos y nueva tierra. De lo primero no habrá memoria, ni más vendrá al pensamiento.”

Isaías 66:22 “Porque como los cielos nuevos y la nueva tierra que yo hago, permanecen delante de mí, dice el SEÑOR, así permanecerá vuestra simiente y vuestro nombre.”

El día que logremos inmolar la rebelión hacia Quien todo lo creó, será como colocar la primera piedra en el altar desde donde se predicará que la verdadera inteligencia humana consiste en dejarse enseñar y guiar, que nuestra derrota constituye el florecimiento de nuestra victoria y que la humildad es el camino a la grandeza, de la misma manera como la muerte carnal de Jesús fue el camino a la verdadera vida.

A menos que seamos imbéciles, nosotros los hombres, no creemos ese trivial cuento de que el hombre vino aquí solo a nacer, crecer, reproducirse y morir. Creo que la mayoría guardamos la esperanza de que vamos a encontrar el camino que justifique el fin de nuestra existencia.

Jeremías 16:19 “Oh Jehová…a ti vendrán naciones desde los extremos de la tierra, y dirán: Ciertamente mentira poseyeron nuestros padres, vanidad, y no hay en ellos provecho”   

Pasajes como este nos muestran que bajo el Gobierno de Dios existirá conciencia en las naciones de que la era que terminó, estaba fundada en la mentira y en la vanidad, y que las naciones correrán hacia Jesús como Rey de reyes a recibir de El instrucción. Sé lo difícil que es creer en un estado ideal como el aquí descrito, ya que esto parece más bien el producto de las ilusiones de un hombre desarraigado de la “realidad”, muy poco pragmático para ocuparse de estos asuntos, pero recuerde que lo real, no es lo que se ve, y que el mismo Dios tuvo que reconvenir a Juan para que escribiera lo que estaba viendo, no con los ojos naturales, si no con los del Espíritu, fue la propia religión la que nos impidió ver que Dios tenia una vida mejor para el hombre.

2 corintios 4:18 “…no mirando nosotros a lo que se ve, sino a lo que no se ve; porque lo que se ve, temporal es; mas lo que no se ve, eterno.”

Apocalipsis 21: 5,6 Y el que estaba sentado en el trono dijo: He aquí, yo hago nuevas todas las cosas. Y me dijo: Escribe; porque estas palabras son fieles y verdaderas. Y me dijo: Hecho es. YO SOY el Alfa y la Omega, el principio y el fin. Al que tuviere sed (venga amigo lector y beba y sacie la sed de justicia que Dios naturalmente colocó, pero que por alguna razón estos sistemas no dejan sentir), yo le daré de la fuente del agua de vida gratuitamente.”

Es como si Dios mismo respaldara esto con su propia vida (¿dudaría usted de un garante de esta naturaleza?) que se propuso sacar de una generación moribunda, confundida y ególatra, una nueva generación triunfante que comprenderá que la verdadera fuerza no descansa en el hombre, sino en los asuntos del Espíritu.

La última esperanza que nos aguarda es acogernos al ofrecimiento que Dios nos hace a través de Jesús. De esta forma debemos partir del sometimiento a la VERDAD, y en materia de gobierno, abandonar nuestros pensamientos para acoger la revelación, materia disponible para quien la anhele y la solicite a Dios. Algunos piensan que lo único que necesitamos es amarnos los unos a los otros, cuando no le conocemos realmente como Él es, entonces no podemos salir de los ámbitos de un amor humanista desprovisto de la caridad (Amor de Dios) y que termina originando división y odio. El maravilloso futuro que le espera a la nueva humanidad no es un objetivo considerado en si mismo, sino es la consecuencia de que los hombres recibirán a Dios como fuente de conocimiento, de la misma manera que desde el comienzo aceptarán sus juicios para comprender lo que es la justicia, a este respecto relatan los salmos así:

Salmos 2:6-12 “Ahora, pues, oh reyes, sed prudentes; admitid amonestación, jueces de la tierra. Servid a Jehová con temor, y alegraos con temblor. Honrad al Hijo, para que no se enoje, y perezcáis en el camino; pues se inflama de pronto su ira”

Dios dice que él va a completar un número de personas y que cuando esto se de, Él va a intervenir para cambiar de forma definitiva el rumbo de la historia; está llegando el día en el cual la creación será completamente liberada y renovada, será tal la prosperidad general que el mundo hasta ahora no ha conocido, que los pueblos realmente se maravillaran y verán la gloria de Dios de mar a mar, aun para muchos cristianos todo esto parece una utopía, pues se les vendió la idea que “si son buenos, van para el cielo”, pero lo que desconocen es que los cielos vendrán a la tierra.

La corrupción tuvo un origen espiritual, por lo tanto, su solución no puede ser de carácter político, sino de la misma forma Espiritual, el hombre del futuro no va a ser un orangután con toga que descubrirá todos los secretos, será más bien un ser verdaderamente libre que encuentra de nuevo su dignidad en el hecho de ser creado a imagen y semejanza de Dios. Jesús no va a sacar de la manga las mejores políticas para acabar la injusticia, la pobreza, el hambre, la guerra y todo lo caído, Él va a tratar directamente con la naturaleza interna del hombre, que es de donde salen todos esos males.

El esplendor del reino de Cristo se puede describir como una edad de oro, donde el delito es castigado de manera inmediata, y el conocimiento del Señor será universal, no habrá porque observar más tradiciones de hombres, la tierra física será completamente generosa, la paz no tendrá limite y sobrepasará todo entendimiento, y será este el escenario en el cual se darán los más importantes progresos económicos y sociales que hasta ahora el hombre no ha conocido.

Considero que la característica fundamental del gobierno de Dios, que se inicia con una era de mil años en cabeza de Jesús, se describe como un gobierno con vara de hierro:

Apocalipsis 2:27 “y los regirá con vara de hierro, y serán quebrantados como vaso de alfarero, como también yo la he recibido de mi Padre;”

Lo que muestra un gobierno de autoridad inflexible y firme como el hierro, con leyes que no se doblan ni se inclinan a conveniencia de los hombres, esto producirá acatamiento, sometimiento, reverencia y sumisión; y considero que en quienes tenemos la oportunidad de diferenciar la manera de cómo gobierna el hombre y cómo gobierna Dios, todo esto producirá admiración y gozo hacia un Rey que no gobierna como ejerciendo señorío, sino como quien cuida a una manada. La vara es utilizada por el pastor para señalar el camino a la manada, pero a la vez, es también un arma contundente a la hora de castigar a las fieras y de ejercer buen juicio. Será el gobierno como de un Padre, quien guía sus hijos a través de su Hijo.

Esto implica ausencia de impunidad, y por lo tanto, un gobierno fundamentado en la majestad de la justicia, que es Cristo, es por esta razón que el Señor dice que busquemos el reino de Dios y su justicia, a diferencia de lo que sucede en el gobierno humano, donde los hombres lo que piden es obras, y los gobernantes, siempre se miden por las obras que se ejecutan en su mandato; de la misma manera las religiones piden obras a sus fieles, pero Dios dice que si buscamos el reino suyo, que implica su justicia, entonces todo lo demás será añadido.

Podríamos decir que así como los proverbios señalan que el amor al dinero es la raíz de todos los males, de igual manera podríamos componer un proverbio que dijera algo así: “el amor a la JUSTICIA, es raíz de todos los bienes”. Pero recordemos que para Dios la justicia comienza por creerle a El, la primera vez que en la escritura se nombra la palabra Justicia fue cuando Dios dijo de Abram:

y creyó al SEÑOR, y se lo contó por Justicia”.

Cuando he tenido la oportunidad de compartir sobre este tema del reino literal de Jesús, casi todas las personas se hacen esta pregunta: ¿Cuándo serán todas estas cosas? Y la respuesta ha sido la misma que dio el Señor: Es pronto, y si meditamos sobre esta respuesta, la realidad es que para cada uno de nosotros realmente es pronto, por cuanto nuestras existencias son cortas, y me viene a la mente en este momento, que si para Dios un día es como mil años, para nosotros termina siendo lo mismo, pues en el día de la resurrección cuando se levante alguien de la antigüedad como Noé, y nos levantemos nosotros, estaremos en la misma condición del tiempo, pues en la muerte no hay conciencia de este.

En este día que está amaneciendo se va a definir el destino de todo hijo de Adán, y un concejo al cual debo estar atento lo señaló Salomón así:

Teme a Dios, y guarda sus mandamientos; porque esto es toda la felicidad del hombre. Porque Dios traerá toda obra a juicio, el cual se hará sobre toda cosa oculta, buena o mala.”  

Este material puede ser reproducido e impreso libremente y su distribución es gratuita.

Agradecemos a todos aquellos quienes aportan con algunos de sus comentarios a este mensaje, el cual no tiene ningún fin de lucro económico. Para cualquier guía, duda o pregunta o para conseguir este material, puede dirigirse a: e-mail: javiervargas7@terra.com.co

Escrituras utilizadas: Las Sagradas Escrituras Versión Antigua 1998, Biblia Reina Valera 1960, Bogotá, Colombia. 2009

La Democracia contra Cristo - Javier Vargas 

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry