" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

9 de septiembre de 2011

LAS TRES FIESTAS ANUALES


Charles E. Newbold, Jr. ¿Por qué ordenó Dios que Israel celebrara las tres fiestas principales de la Pascua, Pentecostés y los Tabernáculos? ¿Y por qué hay tres atrios en el Tabernáculo de Moisés en el desierto así como en el Templo de Salomón?
  
¿Son éstos simplemente pensamientos caprichosos por parte de Dios? Ciertamente Dios tenía un plan en mente. Ciertamente tenía un propósito para éstos. Eran un patrón de algo aún por venir.
  
Las fiestas, los tres atrios, todo el mobiliario y lo utensilios en el Tabernáculo y en el Templo, los rituales—creo que todo ello habla de cosas únicas en Su Reino que se cumplieron de un modo u otro en Jesucristo.
  
Primero, Él fue el Salvador en cumplimiento de la Pascua.
  Después fue Santificador en el don del Espíritu Santo en el cumplimiento de Pentecostés.
 Finalmente, vendrá de nuevo como Glorificador en Su cuerpo glorificado con Sus glorificados a Su lado en el cumplimiento de Tabernáculos.
  
Los símbolos del Antiguo Testamento son ricos en lo que nos revelan hoy. Gracias a Dios, al acercarnos al gran y terrible día del Señor, que estas verdades están siendo reveladas a la iglesia y nos están llamando hacia delante y hacia arriba en Él al preparar a Su esposa para Su venida. La preparación de la esposa es la preparación para Su venida.
Categorías de Creyentes
Aunque hay muchas denominaciones y variedades de grupos en el Cristianismo, yo básicamente veo cinco categorías de creyentes que se extienden por todos estos grupos. Son liberales, evangélicos, pentecostales, carismáticos y un grupo emergente que yo llamaré, por falta de un término mejor, “los crucificados”.
  
En su mayoría, los liberales, los evangélicos, los pentecostales y los carismáticos permanecen siendo parte del Cristianismo institucional. Mientras que la mayoría de las denominaciones tienden a encajar en alguna de estas categorías, con frecuencia hallamos una mezcla de individuos aferrándose a estas persuasiones diferentes dentro de todas ellas. Estos individuos difieren unos de otros en términos de sus doctrinas, que los inclinan hacia intereses diferentes.
 Los liberales generalmente creen en un evangelio social y se han inclinado hacia el humanismo y la reforma social.
   Los Evangélicos han predicado la expiación por sangre de Jesucristo, la necesidad de la experiencia de re-nacimiento y se han inclinado hacia el fundamentalismo.
  Los Pentecostales han predicado la santidad, que para ellos se lograba por medio de sistemas de códigos religiosos diseñados para controlar  el comportamiento externo de sus componentes. Por tanto, se han inclinado hacia el legalismo.
 (Tanto los pentecostales como los carismáticos, han tenido en común la creencia en el bautismo en el Espíritu Santo, el hablar en lenguas desconocidas y otros dones del Espíritu. Aparte de esto, ha habido una diferencia muy vasta entre ambos grupos.)
  Los Carismáticos (entre ellos especialmente los que están  en iglesias de la “Palabra”) han predicado la fe y la prosperidad, lo que los ha inclinado hacia el egoismo y el materialismo.
  “Los crucificados” predican a Cristo y a Cristo crucificado, y se inclinan hacia la obediencia absoluta al Espíritu Santo con todo el coste para el yo. 
Creo que estos grupos diferentes son tipificados en las tres fiestas principales del año sagrado judío, así como en los tres atrios del Tabernáculo de Moisés. Estas fiestas y atrios se corresponden con otras características que tienen que ver con nuestro avance en el supremo llamamiento de Dios.
Pascua
Pentecostés
Tabernáculos
Muerte, Sepultura, Resurrección, & Ascensión
Derramamiento del Espíritu Santo
Segunda Venida de Cristo
Atrio externo
Lugar Santo
Lugar Santísimo
Evangélicos
Pentecostales/Carismáticos
“crucificados”
Jesús-Salvador
Cristo-Ungido
Señor-Rey
30%
60%
100%
Tradicional
“Lleno del Espíritu”
Dirigido por el Espíritu
Justificación
Santificación
Glorificación
Consumen a Cristo
Consumidos por Él
Consumidos con Cristo
Fuego Consumidor por Cristo
Redimidos por el Espíritu
Alma siendo renovada
Cuerpo a ser glorificado
Bautismo en agua
Bautismo en el Espíritu Santo
Bautismo de Sufrimientos
Niños
Hijos
Padres
Camino
Verdad
Vida
Ven el Reino
Entran al Reino
Heredan el Reino
Israel (Samaria)
Judá
Sión
Si aún no estás familiarizado con las fiestas del Antiguo Testamento y el diseño del Tabernáculo, lo mejor sería leer Levítico 23 y Éxodo 25-27 antes de proseguir.
  
El atrio exterior del Tabernáculo de Moisés donde se hacían los sacrificios de animales, corresponde a la Fiesta de la Pascua, que se cumplió con la muerte, sepultura, resurrección y ascensión de Jesucristo.
 El Lugar Santo, con el altar del incienso, la mesa de los panes de la proposición (los panes de la preparación) y los candelabros, que ardían continuamente con aceite de oliva, corresponde con la Fiesta de Pentecostés, que  se cumplió en el derramamiento del Espíritu Santo sobre la iglesia en el día de Pentecostés. (Hechos 2).
  
 El Lugar Santísimo, donde se encuentra el arca del Pacto con el propiciatorio, corresponde con la Fiesta de los Tabernáculos (también llamada Fiesta de las Tiendas), que todavía ha de ser cumplida completamente. Una vez al año, en el Día de la Expiación, el sumo sacerdote entraba tras el velo al Lugar Santísimo para rociar la sangre de los sacrificios de animales sobre el propiciatorio, para expiar sus pecados y los pecados del pueblo.  (Éxodo 30:10). Jesús cumplió parcialmente el día de la Expiación como nuestro Gran Sumo Sacerdote (Heb. 9:7-12).
 Tabernáculos se conoce también como la Fiesta de las reuniones (Éxodo 23:16)
  
Pienso que los diferentes grupos de Cristianos encajan en alguno de estos atrios o fiestas, dependiendo de la disponibilidad para seguir adelante en Jesucristo como Señor. Es como si algunos hubieran entrado en el Reino de Dios pero aún no hubieran heredado todo lo que les pertenece para disfrutarlo.
Los Liberales; No pretendí ser desagradable al hacerlo, pero pongo a los liberales fuera de las paredes del Tabernáculo y prescindo de cualquier discusión más amplia al respecto puesto que la mayoría de ellos rechazan la inspiración divina de las Escrituras. Consecuentemente, niegan la mayoría de las verdades fundamentales de la fe cristiana. Dejo el asunto de su salvación a Dios. (Aplaudo sus intereses humanitarios y ojalá que toda la iglesia fuera más tomada por estas obras. Pero nuestro interés aquí tiene que ver con una relación con Dios y no con obras).
  
A los Evangélicos los coloco en el atrio exterior del Tabernáculo puesto que creen en la expiación por la sangre del Cordero de Dios y en la experiencia del nuevo nacimiento que está claramente representada por la Fiesta de la Pascua. Pero por su propia confesión, es ahí a lo más lejos que llegan. En su mayoría, solo pueden llevar fruto al 30%, faltándoles el poder del Espíritu Santo. (Afirmar tener el bautismo en el Espíritu Santo sobre el fundamento de la doctrina, no los bautiza)
  
 Los Pentecostales y los Carismáticos creen en la expiación por la sangre, en la experiencia del nuevo nacimiento, y aún dan un paso más adelante. Creen en el bautismo en el Espíritu Santo y lo han recibido, lo que es tipificado por el Lugar Santo en el Tabernáculo. Pero es ahí hasta dónde llegan. Como regla, han acampado alrededor de susexperiencias Pentecostales”.
  
Fallan en reconocer que el Espíritu Santo fue dado para darles poder para entrar en el Lugar Santísimo; es decir, en un lugar de absoluto Señorío de Jesucristo. Mientras que la mayoría confiesa como los evangélicos que Jesucristo es el Señor, la realidad de ello no está en su caminar, sino sólo en su hablar.
  
Los Pentecostales y los carismáticos, habiendo recibido el poder del Espíritu Santo, tienen el potencial de llevar fruto al 60%. Sin embargo, con mucha frecuencia han visionado la experiencia Pentecostal como un fin en lugar de un medio hacia un fin: la entrega completa al Señorío de Jesucristo.
 Los Crucificados; La nueva raza de creyentes radicales, “los crucificados”, no sólo creen en la expiación por la sangre, el nuevo nacimiento, y la experiencia Pentecostal, sino que avanzan hacia el Lugar Santísimo donde la Fiesta de los Tabernáculos ha de tener su cumplimiento. El Lugar Santísimo es el lugar en el Espíritu donde no importa ninguna otra cosa que Jesucristo y Su voluntad absoluta. Están aprendiendo la implicación completa lo que significa poner la vida por causa del evangelio.
 Mientras que los Tabernáculos aún han de tener su cumplimiento, son precursores de ello. De la misma manera que Juan el Bautista fue el precursor para preparar el camino del Señor, del mismo modo son estos crucificados los precursores que preparan el camino de la segunda venida del Señor. Juan había sido previamente un hombre con la unción de Elías (Lucas 1:17). Estos precursores de los últimos tiempos son un hombre de muchos miembros con el espíritu de Elías¡profetas por naturaleza y por estilo de vida!  
Creyentes tradicionales, Creyentes “llenos del Espíritu” y Creyentes guiados por el Espíritu
Hay otra forma de hacer estas distinciones: son las Iglesias tradicionales, las así llamadas Iglesias “llenas del Espíritu”, y los Creyentes guiados por el Espíritu.
  
Digo así llamadas iglesias “llenas del Espíritu” porque son las que comenzaron siendo guiadas por el Espíritu, pero que en algún momento del camino, se establecieron en sus experiencias pasadas, las institucionalizaron y no siguieron adelante. Cuando cesas de ser guiado por el Espíritu, pronto comienzas a volverte tradicional.
  
Así que a largo plazo, hay sólo dos divisiones: tradicionalistas y guiados por el Espíritu.
 Todos los tradicionalistas terminan convirtiéndose en otra secta dentro del Cristianismo institucionalizado, mientras que los guiados por el Espíritu rara vez encuentran afinidad con un grupo organizado.
 Sabemos que el mundo acepta a la iglesia tradicional, tolera a la iglesia llena del Espíritu, pero crucificará a los creyentes guiados por el Espíritu. Incluso los tradicionalistas en el Cristianismo consideran a los creyentes guiados por el Espíritu con desprecio.
  
Si Satanás y los poderes de la oscuridad pudieran alguna vez parar al pueblo de Dios en ser guiados por el Espíritu de Dios, impedirían con éxito el poder de Dios porque el poder de Dios es liberado por la obediencia. El enemigo nunca es amenazado por los que tienen apariencia de piedad pero niegan la eficacia de ella…” (2ª Tim. 3:5).
 Sin embargo, el enemigo sí es amenazado por una compañía de vencedores hoy día que se atreven a negarse a sí mismos, y a tomar su cruz diariamente (Lucas 9:23), que se atreven a seguir al Cordero donde quiera que vaya.
  
El enemigo tiembla ante la mera aparición de esos crucificados.
 LOS CRUCIFICADOS. Por Charles E. Newbold Jr.

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry