" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

29 de septiembre de 2012

EL DIA DEL SEÑOR, UN DIA DE HAMBRE

 
George Warnock

“He aquí vienen días, dice Jehová el Señor, en los cuales enviaré hambre a la tierra, no hambre de pan, ni sed de agua, sino de oír la palabra de Jehová” (Amós 8:11).

Dios dijo que quitaría “todo sustento de pan y todo socorro de agua; el valiente y el hombre de guerra, el juez y el profeta, el adivino y el anciano; el capitán de cincuenta y el hombre de respeto, el consejero, el artífice excelente y el hábil orador”(Isaías 3:1-3).

Los seminarios teológicos y las escuelas de entrenamientos religioso estarán vacías. El ministerio no será por más tiempo la aspiración de nuestros jóvenes. Los profetas y los visionarios se avergonzarán de ser llamados uno de los ministros de Dios, o un líder para el pueblo. Se excusarán diciendo, “No tomaré ese cuidado; porque en mi casa ni hay pan, ni qué vestir; no me hagáis príncipe del pueblo” (Is. 3:7). Está confesando, “lo siento, pero no puedo ayudarte.” ¿Y la razón para esta clase de hambruna? “Porque la lengua de ellos y sus obras han sido contra Jehová para irritar los ojos de su majestad.” (v.8).

“Por tanto, de la profecía se os hará noche, y oscuridad del adivinar; y sobre los profetas se pondrá el sol, y el día se entenebrecerá sobre ellos. Y serán avergonzados los profetas, y se confundirán los adivinos; y ellos todos cerrarán sus labios, porque no hay respuesta de Dios.” (Miqueas 3:6-7)

¿Qué clase de profetas son éstos? Los que dicen al pueblo de Dios que todo está bien, que no verán tribulación—que Dios los ama demasiado para ello… la clase de profetas que han descubierto  que el ministerio es una mina de oro financiera cuando dan profecías de paz. Los que profetizan buenas cosas a quienes ponen algo en la boca de los profetas, pero muestran contienda a los que rehúsen. “Al que no les da de comer, proclaman guerra contra él.” (Miq. 3:5). Escucha esto: “Ahora bien, todo aquel que en medio de esta audiencia quiera que pronuncie la bendición del Señor sobre vida, póngase en pie y venga delante con mil dólares, y Dios te dará la bendición de Abraham.” Después la cantidad es reducida, a cambio de una bendición algo más pequeña. “¿Quién traerá quinientos dólares a cambio de la bendición de David?”. O, “¿Quién traerá doscientos… trescientos?” ¡Quizás haya una pequeña bendición disponible al que sólo pueda permitirse un billete de diez dólares! La tragedia es que hay tanta gente crédula en la iglesia a que “así lo quiso”.*

Amados, Dios tiene que enviar una hambruna a la tierra cuando ve abominaciones como éstas. Pero en medio de todo ello, habrá verdaderos profetas del SEÑOR que como Miqueas de antaño, estén “llenos del poder del Espíritu del SEÑOR y de juicio (justicia), para denunciar a Jacob su rebelión, y a Israel su pecado.” (Miqueas 3:8).

¿Quienes sois? - George Warnock

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry