" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

1 de septiembre de 2012

LA RAMERA DEL YO


Charles E. Newbold Jr.

La carne ama al Yo. El Yo,  en mayúscula, es el término que uso en este libro para referirme a la naturaleza caída de la carne, egoísta, autocomplaciente, egocéntrica, ególatra y aprovechada.
 
La naturaleza carnal del Yo se vuelve a sí misma. Es egoísta, orgullosa, arrogante, altiva, vana, narcisista, manipuladora, controladora, dominante, impaciente, terca, insensible, resentida, enfadada, dura, rebelde, aprensiva, ansiosa, quejica, opuesta, juiciosa, negativa, crítica, cínica, indiferente, avariciosa, lasciva, sensual, envidiosa, codiciosa, celosa, busca defectos en los demás, deshonesta y engañadora. Es engañada y sufre de delirios de grandeza. Siempre pregunta, “¿Qué hay para mi?
 
La ramera, ampliamente definida, es cualquier cosa para el Yo. Estas cosas que llamamos  iglesia, me refiero a ellas como el sistema de la iglesia ramera porque han sido creadas desde mentes carnales y deseos para el Yo.  Las Iglesias, tal y como las entendemos hoy, no tienen fundamento en la Escritura. Son iconos de la adoración del yo. Aún más, son idólatras, engañosas, y peligrosas.

 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

mmm buenas noches mision campamento 42 me podrian dar una breve explicacion sobre la palabra q esta en el segundo parrafo,tercera linea, y de octava palabra, muchas gracias.

Anónimo dijo...

HOLA querido hermano en Cristo, la palabra "juiciosa", en este contexto se refiere a nuestra tendencia o hábito de juzgar a los demás y NO consideramos que sólo el Señor conoce las intenciones del corazón. Nosotros no somos jueces de nadie. El que este libre de pecado que lance la primera piedra. DIOS TE BENDIGA.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry