" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

7 de diciembre de 2014

HIPOCRESÍA


Charles E. Newbold Jr

Jesús detestaba la hipocresía de los Fariseos. “Así que, todo lo que os digan que guardéis, guardadlo y hacedlo. Más no hagáis conforme a sus obras, porque dicen, y no hacen” Mateo 23:3.

La hipocresía es pretender algo por fuera que no existe por dentro. Es la pretensión de virtudes, principios o creencias que no son genuinos. Jesús dijo que los fariseos eran como sepulcros blanqueados, que parecen hermosos por fuera, pero que dentro están llenos de huesos de cadáveres y de inmundicia. Mat. 23:27. Él les llamó hipócritas. “Así  también vosotros por fuera, a la verdad, os mostráis justos a los hombres, pero por dentro estáis llenos de hipocresía e iniquidad.” Mat. 23:28. De nuevo les acusó diciendo; “¡Ay de vosotros, escribas y fariseos hipócritas!” Mat. 23:14. Lo que decían respecto de guardar la ley de Moisés era correcto, pero su fracaso en hacer lo que esperaban que otros hicieran, no era correcto.

Así sucede en “EL Ministerio” hoy. Los que están tras los púlpitos pueden clamar para que todo el mundo a su alrededor sea puro sexualmente, mientras que pretendiendo serlo ellos mismos, no lo son. Pueden predicar en contra del tabaco, la bebida, la blasfemia y el baile, pretendiendo ellos mismos ser santos, aunque no lo son.  Pueden llamar a qué otros confiesen sus pecados, pero ellos esconderán los suyos propios por temor de lo que los demás puedan pensar.  Pueden condenar a los políticos por hacer el mal, aunque ellos continúen haciendo lo que es más abominable para Dios—practicar sus manipulaciones (brujería) sobre “su” pueblo.

El clima completo de la iglesia está cubierto de hipocresía. La iglesia debería ser el lugar al que podemos ir y sentirnos lo suficientemente seguros de ser nosotros mismos, pero no lo es. Nos ponemos nuestras máscaras y nos escondemos detrás de nuestras sonrisas de domingo por la mañana, el tiempo suficiente para cumplir nuestras obligaciones con Dios, sentirnos bien de hacerlo, e ir a la cafetería antes de que los metodistas dejen salir. La iglesia del domingo por la mañana tiene muy poco que ver con como vivimos el resto de la semana.

 El Sistema de la Iglesia Ramera -Charles E. Newbold Jr

LA APOSTASÍA - EL MINISTERIO DE LA INIQUIDAD


Douglas Weaver

Pablo habló de esta apostasía final o caída en 2ª Tesalonicenses 2:1-12. En el versículo tres leemos estas palabras: “… Nadie os engañe en ninguna manera; porque no vendrá sin que antes venga la apostasía, y se manifieste el hombre de pecado, el hijo de perdición.” (2ª Tes.2:3).

La apostasía ya ha tenido lugar en gran parte, pero como la iniquidad de los amorreos, no ha llegado a su plenitud. Dios y Sus hijos esperan la manifestación plena del misterio, para que Él pueda mostrar Su poder y declarar Su nombre por toda la tierra. Pablo sigue explicando como será revelado este misterio; “El cual se opone y se levanta contra todo lo que se llama Dios o es objeto de culto; tanto que se sienta en el templo de Dios como Dios, haciéndose pasar por Dios.” (2ª Tes. 2:4)

Este pasaje revela varias cosas sobre el hijo de perdición. La palabra “se sienta” en la frase “se sienta en el templo de Dios como Dios” es la palabra griega kathizo. Aunque es traducida “haciéndose pasar” en muchos casos, implica el significado de continuidad. “Establecerse, nombrar, conferir un reino a alguien”. Las palabras “haciéndose pasar por Dios” revelan el esfuerzo y el objetivo del hijo de perdición. Se sienta adoptando la postura como si fuera Dios, pero también trata de consolidar esa posición. Tenemos palabras para esto en nuestro vocabulario inglés como por ejemplo impostor, falsificador y fraude.

USO ABUSIVO DE LA AUTORIDAD


Charles E. Newbold Jr

Jesús detestaba la forma en que los fariseos mal usaban y abusaban de la autoridad. Jesús dijo a la multitud y a Sus discípulos, “En la cátedra de Moisés se sientas los escribas y los fariseos.” Mateo 23:1-2. Los fariseos asumían la posición de autoridad sobre las vidas de las personas. Se consideraban a sí mismos expertos en la ley. Por tanto, presumían de poder decir a todo el mundo como tenían que vivir.

La actitud Nicolaíta de hoy se aprecia en ese aire de importancia del que quiere sentarse en la cabecera de la mesa, ser elegido en posiciones de autoridad, o ser contratado para algún oficio de prestigio. Los Nicolaítas son típicamente políticos en posiciones muy altas de preeminencia y autoridad dentro de los sistemas de iglesia. Se adulan a sí mismos y también buscan la adulación de los demás. Aún más, se saltan los martillos autoritarios de los presidentes y subastadores para designar a alguien entre ellos como su cabeza. Solo Jesús es la cabeza de Su cuerpo, la ekklesía. 1ª Cor. 11:3; Efes. 1:22, 5:23; Col. 1:18.

 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

CONSIDERA A JOSAFAT


George Warnock

Una gran multitud de los hijos de Amón, de Moab y del Monte Seir se habían reunido para atacar a Jerusalén. Inmediatamente, este humilde rey congregó al pueblo y a los sacerdotes y buscaron muy en serio ayuda y dirección del Señor. Josafat estaba en pie delante del pueblo y clamó al Señor por ayuda, terminando su ferviente oración con una confesión muy NEGATIVA (?):

“Porque no tenemos fuerza alguna delante de esta gran multitud que viene contra nosotros, y no sabemos qué hacer; PERO NUESTROS OJOS ESTÁN VUELTOS HACIA TI” (2ª Cron. 20:12). Una vez más el pueblo de Dios estaba completamente desvalido. ¡No sabían qué hacer!

Queridos, Dios quiere que sepamos que en el día de la calamidad repentina, en el día del temor repentino, cuando sepamos que no tenemos poder contra el enemigo, cuando no sepamos qué hacer, que el secreto de nuestra victoria es éste: “Nuestros ojos están puestos en Ti…” Dios no duda en exponer a Sus escogidos en su extrema debilidad ante las huestes del enemigo, porque Él es su Libertador. Y Él se levanta a favor de ellos cuando ellos claman, “Señor, nuestros ojos están puestos en Ti”.

LA MARCA DE LOS FARISEOS


Charles E. Newbold Jr

Aquellos ministros que son golpeados con la necesidad de preeminencia, poder, riquezas y dominio, han abrazado las enseñanzas falsas de los Nicolaítas y probablemente perpetúen tanto las enseñanzas como los hechos de los Nicolaítas. Tienen las mismas marcas que caracterizaron a los fariseos de los días de Jesús.

En Mateo 23:33, Jesús llamó a los fariseos “serpientes” y “generación de víboras”. La palabra griega para “generación” también se traduce como “descendencia”. Aquí, Jesús está llamando a los fariseos serpientes y descendientes de serpientes. Él continúa en el versículo 33, “¿Cómo escapareis de la condenación del infierno?” La Biblia identifica a Satanás como una serpiente. Génesis 3:1-5; Apocalipsis 12:9; 20:2. La asociación entre Satanás y los fariseos es indiscutible. ¿Por qué razón llamó Jesús a los fariseos, serpientes? ¿Qué objeción tenía en contra de ellos? Después de todo, eran gente devotamente piadosa y celosa en el cumplimiento de la ley.


La mordaz letanía de desgracias pronunciada por Jesús en Mateo 23 define algo de lo que eran las marcas detestables de los fariseos. Aunque las diferencias entre algunas de estas marcas de los fariseos son pequeñas, son distinciones importantes qué hacer—no tanto para juzgar a los demás, sino para juzgar al fariseo que hay en todos nosotros.
El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

DEBE CONFESAR EL PECADO UN CRISTIANO?


Estephen E. Jones

Se ha hecho popular en el pasado siglo -en gran parte debido a las enseñanzas de Fillmore- pensar que si usted acaba de hacer confesiones positivas de la justicia, entonces todo está bien. Confesar faltas o pecados de uno a Dios es considerado como una "mala confesión". Dicen que siempre deberíamos confesar la perfección, en lugar de decir que hemos pecado.
Pero mentirse a uno mismo no es una virtud cristiana. Es auto-engaño y no se soluciona el problema. Si un creyente peca, Dios no deja de repente la imputación de él como justo. Sin embargo, todavía tiene que confesar sus pecados para la limpieza diaria, como leemos en 1 Juan 1: 9,

9 Si confesamos nuestros pecados, él es fiel y justo para perdonar nuestros pecados y limpiarnos de toda maldad.

El hecho de que algunos predicadores predican constantemente el evangelio de condenación a sus feligreses cada semana es un tema aparte. Tal predicación es un mal uso del evangelio, y con frecuencia se utiliza para mantener a la gente en un continuo estado de culpa, para que puedan ser manipulados y motivados para dar más ofrendas para expiar sus pecados. Esa táctica se desarrolló en la Iglesia Católica Romana y, a menudo se continúa en los círculos evangélicos también. Es un error.

COME A LAS OVEJAS


Charles E. Newbold Jr

Los Nicolaítas son esos pastores de Ezequiel 34 en contra de los cuales Dios profetizó porque se alimentaban cuando debían haber alimentado al rebaño. Comían la grasa y se vestían con la lana, mataban a las que estaban bien alimentadas, no fortalecían a la enferma, ni sanaban a las que estaban enfermas, no vendaban a la perniquebrada, ni traían a las que se habían apartado, ni buscaban a las perdidas, gobernaban sobre las que tenían, con fuerza y con crueldad. Sus rebaños estaban dispersados y se habían convertido en presa para todas las bestias del campo.

El Señor estaba en contra de esos pastores. El dijo que reclamaría Su rebaño de sus manos y que les haría dejar de alimentar al rebaño. No podrían seguir alimentándose del rebaño porque El prometía librar a sus ovejas de sus bocas. Sus ovejas no serían nunca más carne para ellos. Ezequiel 34:2-5,10.
Dennis Lowen afirma, “Balaam hizo un gran daño aconsejando a Balac que engañara a los Israelitas a través de la fornicación, para que finalmente sirvieran a dioses ajenos. Los Nicolaítas modernos exigen el mismo efecto final que cuando casaban al Pueblo de Dios a un dios ajeno—a otro Jesús.” Los Nicolaítas se aprovechan de las ovejas por ganancia. Comen a las ovejas para engordarse ellos mismos.

Sin embargo, vienen días cuando Dios mismo quitará a estas ovejas de los falsos pastores. Buscará a Sus ovejas, y las buscará Él mismo. Alimentará, cuidará, dirigirá y las sanará Él mismo. Ezequiel 34:11-16.

Los Nicolaítas de hoy tienen las mismas marcas de los fariseos que vivían en los días de Jesús.

 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

LA IGLESIA DE CRISTO SE PROPAGA A ELLA MISMA


George Warnock

El camino del hombre consiste en edificar templos y graneros para almacenar la simiente. Pero el camino de Dios es dispersarla. Los paganos montaban en cólera. Decían: “¡Cortaremos las cuerdas del rey de Sión! ¡Dispersaremos al pueblo a todo lo largo y lo ancho! Pero cumplieron los propósitos de Dios al hacerlo. Poco sabían que en sus fanáticos esfuerzos por erradicar a la Iglesia, en realidad estaban plantando las semillas del Reino de Dios en todas las partes de la tierra. No sabían que éste era un pueblo que se reproduciría y que se propagaría a sí mismo,  que produciría de lo suyo propio en la buena tierra de un mundo hambriento y casi muerto por inanición. 

No sabían que estaban tratando con reyes cuyos cetros eran simples bordones, pero que se movían en la autoridad del Rey del Universo. Las sandalias que calzaban eran las del “apresto del evangelio de la paz”. Y su túnica era la vestidura de verdad, en la que vivían y por la que proclamaban una palabra que era “más afilada que toda espada de dos filos”.

Ahora bien, el propósito del verdadero ministerio es alimentar a las ovejas del pasto de Dios para que se vuelvan fuertes, vitales, saludables y reproductivas. Tenemos toda clase de granjas de ovejas a nuestro alrededor. Y están usando toda clase de trucos, música rock, entretenimiento, pantomimas y danzas—llámalo como quieras—para hacer que la Iglesia sea productiva, cuando en realidad eso la hace estéril. Pero Dios en esta hora va a levantar “pastores conforme a Su propio corazón” que ministrarán vida a las ovejas, para que puedan producir según su naturaleza:

LA CULPA CRISTIANA


Estephen E. Jones

Estos falsos maestros a menudo suenan plausibles, porque a menudo los cristianos son golpeados cada semana por los predicadores que creen que es su deber cristiano sujetar a la gente cada semana. Esto normalmente se hace recordando a los cristianos que siguen siendo pecadores, y que si cometieron algún pecado durante la semana pasada, podrían estar en peligro de perder su salvación. Por lo tanto, están continuamente haciendo a las personas sentirse culpables y dudar de su salvación.

Yo sé lo que estoy hablando aquí. A mí me pasó cuando era niño. Me tomó años superar la duda que fue inculcado continuamente en mí, semana tras semana. ¡Luché hasta que finalmente el Señor me recordó que el propio predicador no era perfecto, tampoco! Eso me puso en libertad, porque yo sabía entonces que yo no tenía que ser perfecto para ser cristiano.

Muchos predicadores dicen a los creyentes cristianos que Dios está continuamente enojado con ellos, incluso después de que han puesto su fe en la sangre de Jesús como pago por sus pecados. Es como si Jesús pagó únicamente por los pecados que confesamos, y que si morimos con cualquier pecado no confesado, vamos a perder nuestra salvación. Esta es una tradición católico romana, y ha mantenido a millones de personas en esclavitud al sentimiento de culpa por muchos siglos, pero no es bíblica.

6 de diciembre de 2014

ORGULLO: BUSCANDO EL LUGAR MAS PROMINENTE


Davis y Clark
     
Jacques Ellul nos da la causa principal del conflicto y perversión en la creación de Dios. “Todas las maldades del mundo proceden de hacernos a nosotros mismos el Creador. En un extraño acto al revés, el hombre a menudo sirve a la criatura en vez de al Creador.”

Dios creó cada criatura viviente para que humildemente more dentro de ciertos límites. Cuando esos límites son rotos, resulta en orgullo. Donde hay orgullo, pronto aparecen la perversión y la rebelión. Lucifer es un ejemplo clásico de esto. El no estaba contento de estar dentro de los límites de su primer estado, y por eso levantó sus ambiciosos ojos hacia el trono de Dios, diciendo en su corazón, “en el monte del testimonio me sentaré… seré semejante al Altísimo” (Is. 14:12-15). Judas describe este evento con las siguientes palabras: “Y a los ángeles que no guardaron su dignidad, sino que abandonaron su propia morada, los ha guardado bajo oscuridad, en prisiones eternas, para el juicio del gran día…” (Jud. 1:6).

La palabra griega que se traduce como “su propia morada” es arche. “un comienzo.” Habla del origen o del propósito original para el cual fuimos creados. Humildad es pues vivir dentro de los lugares que Dios no ha habilitado, nuestra primera morada. En el momento en que buscamos ser menos o más que esto, dejamos de ser criaturas y empezamos a caminar en orgullo, rebelándonos contra nuestro Creador. Esta es la esencia de la tentación en el Edén.

LEVANTAMIENTO DE LOS OBISPOS


Charles E. Newbold Jr

El espíritu Nicolaíta es engañoso y mortífero. Esta profundamente atrincherado en la mayoría de los hombres y mujeres que han sido entrenados y nutridos para ministrar en el sistema de la iglesia. Las personalidades Nicolaítas han gobernado en las iglesias desde el primer siglo DC.

A pesar de estas excepciones como Diótrefes, la simplicidad parecía caracterizar la vida de los así los-llamados-fuera que conocemos en el Nuevo Testamento, hasta después de la muerte de Juan. Poco se sabe sobre las actividades de los-llamados-fuera durante los pocos años entre la muerte de Juan y el cambio de siglo.

Cuando las páginas de la historia de la iglesia comenzaron a pasar  en el comienzo del siglo segundo, algo interesante había ocurrido. Algunos llevaban el título de obispo, como Policarpo de Esmirna, Clemente de Roma, Ignacio de Antioquia, Polybo de Troya, y Onésimo de Éfeso. Estos fueron hombres piadosos, defensores de la fe, algunos de los cuales se convirtieron en mártires por Jesús, pero fueron de cualquier modo, atrapados bajo el poder y posición del obispado.

Justo González apunta en su Historia del Cristianismo, que Jacobo, el hermano de Jesús, recibió erróneamente el título de obispo de Jerusalén por parte de los líderes de la iglesia, años mas tarde. {17}  González explica que “el énfasis en la autoridad de los obispos y en la sucesión apostólica, fue parte de la respuesta de la iglesia ante el desafío de herejías a finales del Siglo II y principios del Siglo III. Al convertirse la iglesia en principalmente gentil, el peligro de estas herejías era mayor, y en consecuencia, llevó a un énfasis mayor en la autoridad episcopal (obispado)”. {18}

5 de diciembre de 2014

CÓMO SE DEFINE LA SALVACIÓN?


Estephen E. Jones

"Una de las expresiones más claras de la salvación en el Antiguo Testamento se nos da en Éxodo 14:13. "Y Moisés dijo al pueblo: No temáis; estad firmes, y ved la salud de Jehová, que él hará hoy con vosotros; porque los egipcios que hoy habéis visto, no los veréis nunca más para siempre".

"Quiero que se den cuenta de que el pecado no es ni siquiera mencionado aquí en conexión con la salvación. Adicionalmente, a Israel no se le dijo que se arrepintiera, ni repetir una fórmula religiosa, sino simplemente estar quietos y ver la salvación del Señor. Los egipcios no representan el PECADO para Israel, sino la conciencia carnal de Adán que incluso en esta época nuestra aprisiona y esclaviza a las almas de los hombres, la separación de nuestro Dios de nosotros dejándonos vulnerables a lo que nos encarcela".

En primer lugar, este incidente en el viaje de Israel no era su experiencia de justificación. Fue el día en que cruzaron el Mar Rojo (bautismo), no el día que salieron de Egipto (Pascua, justificación). "La salvación" es una palabra general que puede tener diferentes aplicaciones. Por eso uso la palabra más específica "justificación", en lugar de salvación. La salvación significa ser salvo de algo. En este caso, significa que se salvó del enemigo -el ejército egipcio.

Israel estaba atrapado en el Mar Rojo, no a causa de un problema de pecado, sino porque Dios los llevó allí para enseñarles a confiar en él para la liberación del peligro. Es por esto que se les dijo sólo que creyeran. Ese es el mismo mensaje hoy al creyente. Los creyentes deben creer. Deben tener fe en la liberación de Dios en su diario caminar con Él. El mensaje a Israel en el ejemplo anterior era un mensaje a creyentes que ya estaban justificados.

EL NICOLAÍTA EN MÍ


Charles E. Newbold Jr

Yo crecí en el cristianismo institucional. El espíritu Nicolaíta (clero) se programó en mí desde mi niñez, por parte de todos aquellos que ya lo tenían programado en sí.  Es generacional. Era lo único que yo había visto o conocido. No había forma de saber que el ministerio pudiera ser algo diferente de lo que mi experiencia y educación me había enseñado. Así, continué el curso normal del ministerio que se esperaba de mí.

Yo respondí al llamado al ministerio cuando tenía unos doce años de edad, inscribiéndome en la escuela denominacional, donde sería entrenado para el ministerio, inmediatamente después de dejar el instituto.  Años después acabé un Master en Divinidad en este seminario.

Había tomado el curso normal de las clases de Biblia y religión que entrenaban para perpetuar el sistema en el que me encontraba. Había sido entrenado por el sistema del clero para ser uno de ellos. Fui contratado por los ancianos de la iglesia local para ser su pastor. Era el administrador general y para todo lo práctico, era el profesional contratado para llevar el trabajo de la iglesia.

Después de doce años detrás del púlpito, me aparté de Dios y dejé el ministerio. Después de mi conversión, años más tarde, Dios me inmovilizó en lo que yo llamo mi experiencia del desierto. Duró muchos años. Dios me puso en la escuela de su Espíritu Santo. Era un tiempo de aprendizaje de la palabra de Dios para mí mismo, de recibir revelaciones, y de ser purgado de muchas manchas y arrugas.

Un día concreto en mi viaje por el desierto, estaba orando con el Señor cuando vi en mi mente una imagen de miniatura de un hombre que se encontraba en lo alto de un acantilado con los brazos cruzados, el pecho erguido, la cabeza hacia atrás, lleno de arrogancia y orgullo. Después de mirar otra vez, dije, “¡Señor, se parece a mí!”

Sabía que estaba viendo un “espíritu” de preeminencia. Sabía que ahí estaba el espíritu Nicolaíta que se había implantado en mí desde mi temprana niñez. Este es ese espíritu de auto-engrandecimiento del clero.  En cuanto lo vi, renuncié a ello y pedí al Señor que lo quitara de mí. Esto ha tardado varios años en suceder.
 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

ODRES NUEVOS PARA VINO NUEVO (Lc. 5:37-39)

                         

Virgilio Zaballos   
          
Dios ha provisto el vino nuevo del evangelio que incluye múltiples beneficios. Esos beneficios solo se pueden retener si el recipiente es nuevo también. El vaso es el hombre nuevo que vive santificado para ser útil al Señor (2Tim .2:19-21). No se pueden retener los beneficios de Dios sin una vida transformada y santificada, que viva en armonía con el vino nuevo. Esa vida en santidad está provista también en Cristo (1 Co.1:30 y 6:11). Por lo tanto, es posible el equilibrio entre el recibimiento de los beneficios de Dios y su correcta asimilación y distribución a través de una vida honesta y sincera.

Resumiendo.  La provisión de Dios nos trae beneficios a través del Nuevo Pacto en Cristo. Estos beneficios suplen las múltiples necesidades que el hijo de Dios enfrenta.
En este capitulo hemos visto algunos: Éxito laboral; sanidad física; perdón de pecados; un llamamiento santo y un vaso santificado que puede retener la bendición de Dios y a la vez compartirlo a otros. La experiencia del amor y el cuidado de Dios debe producir una vida de alabanza y gratitud.

“Bendice, alma mía, a Jehová, y bendiga todo mi ser su santo nombre. Bendice, alma mía, a Jehová, y no olvides ninguno de sus beneficios. Él es quien perdona todas tus iniquidades, el que sana todas tus dolencias; el que rescata del hoyo tu vida, el que te corona de favores y misericordias; el que sacia de bien tu boca, de modo que te rejuvenezcas como el águila” (Sal. 103:1-6). Y ello debe conducirnos a un servicio gozoso a nuestro Señor y a la sociedad. “Cantad alegres a Dios, habitantes de toda la tierra. Servid a Jehová con alegría; venid ante su presencia con regocijo. Reconoced que Jehová es Dios; Él nos hizo, y no nosotros a nosotros mismos; Pueblo suyo somos, y ovejas de su prado. Entrad por sus puertas con acción de gracias, por sus atrios con alabanza; alabadle, bendecid su nombre. Porque Jehová es bueno; para siempre es su misericordia, y  su verdad por todas las generaciones”  (Sal. 100:1-5).

 El Milagro de Una Vida Equilibrada -  Virgilio Zaballos 

AUTO-ENGRANDECIMIENTO


Charles E. Newbold Jr

Habiendo mirado a la persona de Balaam y quien era este hombre, regresamos a la pregunta original: ¿Entonces, quiénes fueron los Nicolaítas? Fueron líderes dentro la comunidad cristiana, que eran falsos profetas “de la misma manera” como lo fue “Balaam” Eran ministros en medio de la asamblea de los-llamados-fuera, que eran motivados por la avaricia y el auto-engrandecimiento-la necesidad de crecer en poder, posición, riquezas y dominio. Se las arreglaron para exaltarse a sí mismos en posiciones de liderazgo por encima de los “comunes” llamados-fuera.

El Nuevo Testamento menciona a Diótrefes, que poseía el espíritu Nicolaíta. El fin del primer siglo después de Cristo se acercaba, y el anciano apóstol Juan escribió su tercera epístola. Escribió al amado Gallo y mencionó su dolor por causa de alguien llamado Diótrefes. Por la carta, parece que Diótrefes se había colocado en un lugar poco común de autoridad en medio de la asamblea de los llamados-fuera. Amaba tener preeminencia entre ellos. 3ª Juan 1:9.
No solo rehusó dar la bienvenida al apóstol Juan y a los otros hermanos, sino que quitó de la asamblea a los que se atrevieron a darles la bienvenida. 3ª Juan 1:10-11.

El deseo de preeminencia es característico del espíritu Nicolaíta. Los Nicolaítas son aquellos que buscan levantarse por encima del así llamado laicado. Digo “así llamado” porque no se hacen distinciones tales en el Nuevo Testamento entre el clero profesional y el laicado. Tales distinciones son un insulto a la doctrina del sacerdocio de todos los creyentes. El ejercicio clerical de tal autoridad sobre los llamados-fuera surgió por toda la cristiandad poco después del fin del primer siglo. Esta referencia a Diótrefes en 3ª de Juan es una clara evidencia de que ya había enraizado. Los Nicolaítas son como cabras, les gustan los lugares altos.

 El Sistema de La Iglesia Ramera -Charles E. Newbold Jr

EL HIJO DE PERDICIÓN


Douglas Weaver

La primera mención del hijo de perdición la encontramos en la oración de Cristo en Juan 17:12. “Cuando estaba con ellos en el mundo, yo los guardaba en tu nombre; a los que me diste, yo los guardé, y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición, para que la Escritura se cumpliese.”

De los doce, el único que se perdió fue el hijo de perdición, Judas. Judas es un tipo y una señal del hijo de perdición, que será revelado al cierre de la era. Esto es un misterio, el misterio de la iniquidad.

¿A qué pasaje de las Escrituras hace referencia Jesús cuando dijo, “y ninguno de ellos se perdió, sino el hijo de perdición; para que la Escritura se cumpliese”? Es una referencia al pasaje hallado en Zacarías. Fue proclamado en un momento en el que la iniquidad de Judá estaba en su máximo apogeo. Siguieron en su idolatría y violencia por el camino de Caín.  El tiempo de juicio había llegado. Dios envió a Zacarías para declarar Su juicio.

EL NOMBRE Y LA REPUTACIÓN DE BALAAM


Charles E. Newbold Jr

Otra conexión entre Balaam y los Nicolaítas está grabada en su nombre. El nombre de Balaam es la combinación de dos palabras del hebreo, beli, y haam. Beli significa “conquistador” y  haam significa “el pueblo”. Si las unes, obtenemos “conquistador de pueblos”. Por tanto, el nombre de Balaam se traduce igual que “Nicolaíta”. ¿No es esta una evidencia suficientemente fuerte de que la referencia a Balaam es el antecedente de la frase “de la misma manera”?

Balaam también aparece mencionado en 2ª Pedro 2:15 en el contexto de los falsos maestros. Los falsos maestros eran los que “han dejado el camino recto, y se han extraviado siguiendo el camino de Balaam, hijo de Beor, el cual amó el premio de la maldad.”

También es mencionado con desprecio en Judas versículo 11:” ¡Ay de ellos!”, escribe Judas, “porque han seguido el camino de Caín, y se lanzaron por lucro en el error de Balaam.” Estos tres testigos del Nuevo Testamento testifican contra Balaam de forma muy severa, sin exagerar nada. Cada uno de ellos habla de avaricia. Los Nicolaítas hacen que el pueblo de Dios cometa fornicación espiritual al unirlos a sus idolátricos sistemas de iglesia.

 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

CONSIDERA A GEDEÓN


George Warnock

“Israel fue empobrecido en gran manera” por causa de los madianitas y clamaron por un libertador a Dios. En respuesta a su clamor, Dios levantó a un hombre llamado Gedeón. Gedeón se hallaba sacudiendo el trigo en el lagar para esconderlo de los madianitas, cuando el ángel del SEÑOR le saludó con extrañas palabras:

“El SEÑOR está contigo, valiente guerrero” (Jueces 6:12).

Dios conocía el problema de Gedeón. Sabía que Gedeón estaba lleno de temor por causa del enemigo. Sabía que era un hombre débil de una de las familias más pobres de Manasés. Sabía que Gedeón era el menor, no el mayor, de la casa de su padre. ¡Justo las cualidades que Dios estaba buscando! Y de este modo, el ángel le dijo:

“Ve con esta tu fuerza, y libra a Israel” (v.14). Su fuerza no debía estar en sus propios recursos, sino en su debilidad. Y el hecho de que Dios le ENVIARA era la única autoridad y poder que Gedeón necesitaba.

Todos conocemos la historia… como Dios tuvo que reducir el ejército original de 32.000 hombres a un puñado de 300. Amado, ¿Por qué no podemos aprender de la multitud de testigos tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento… que la fuerza no está en los números, que las riquezas no consisten en el oro y en la plata, que la sabiduría procede del camino de la Cruz, y no de las paredes de la enseñanza?

EL ASUNTO EN PEOR


Charles E. Newbold Jr

Más adelante, en Números 31, leemos cuando Dios dijo a Moisés que se vengara de los Madianitas por los Hijos de Israel. Había enviado a sus capitanes y guerreros de cada tribu y los sacerdotes con los vasos santos y las trompetas de alarma. Mataron a cada varón de Madián y a sus reyes.  Quemaron las ciudades y tomaron del botín, pero capturaron a las mujeres y las trajeron con ellos.

Moisés y los demás salieron a recibir al ejército que regresaba, y vieron lo que habían hecho. Moisés se enfadó con los oficiales y les preguntó porque habían salvado a las mujeres. Parecía que era una cosa muy noble de hacer, ¿verdad? Moisés explicó su ira en el versículo 16: “He aquí, por consejo de Balaam ellas fueron causa de que los hijos de Israel prevaricasen contra Jehová en lo tocante a Baal-Peor, por lo que hubo mortandad en la congregación de Jehová. ”

¿Qué es lo que pasó en Peor y qué tuvo Balaam que ver con ello? ¡Aparentemente todo! Vemos en Números 25 que Israel fornicó con las hijas de Moab:”Invitaron al pueblo a los sacrificios de sus dioses: y el pueblo comió y se inclinó ante sus dioses. E Israel se unió a Baal-peor y la ira de Jehová se encendió contra Israel”. Números 25:2-3. Recuerda, Dios dejó muy claro que los israelitas no debían mezclarse con el pueblo de la tierra. Deut. 7:1-6.

No se hace ninguna referencia a Balaam en Números 25, pero Números 31:6 nos informa que este “pecado” en Peor fue causado por el consejo de Balaam. En Números 22-24 leemos como Balac ofreció dinero y prestigio a Balaam para que pronunciara una maldición contra los israelitas. Balaam no iba a perder una oportunidad como esa para obtener fortuna y preeminencia.

Balaam debía conocer la prohibición que Dios había establecido, tal y como aparece en Deuteronomio 7 y la usó para derrotar a los israelitas. “Enseñó a Balac a poner piedra de tropieza a los hijos de Israel, a comer cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación:” Apocalipsis 2:13. Con otras palabras, Balaam aconsejó a Balac a engañar a los hijos e hijas de Israel a mezclarse con los hijos e hijas de Moab. De esta forma, Balaam no tenía que pronunciar la maldición, sino que se aseguró de que Israel cayera por sí misma bajo maldición. Eso es exactamente lo que hizo Israel. Cometieron fornicación y trajeron la maldición de una plaga sobre ellos mismos que mató a veinticuatro mil de los suyos. Números 25:9.

Balaam cobró su dinero de sangre y se preparó para vivir lujosamente entre los reyes de Madián. Sin embargo, su vida no duró mucho después de ese episodio. Números 31:8 nos dice que murió a espada cuando Israel se vengó de los Madianitas. Era un falso profeta. Estaba sujeto a decir lo que Dios quería que dijera. Incluso fue obligado  por su asno a hacer lo que Dios quería, pero no estaba en él ser quien Dios quería que fuera. Era avaricioso y buscó para si mismo poder, posición, riquezas y dominio. Se puso a sí mismo por encima de los asuntos de Dios y de su pueblo. Nosotros somos muy parecidos a Balaam cuando pedimos a Dios que bendiga nuestra carne en lugar de negarla para obedecer a Dios.

 El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

UN BORDÓN, UN PAR DE SANDALIAS Y UNA TÚNICA


George Warnock

Esta era la provisión de Dios para los primeros predicadores del evangelio del Reino que Jesús envió:

“Les ordenó que no llevaran nada para el camino, sino sólo un bordón; ni pan, ni alforja, ni dinero en el cinto; sino calzados con sandalias. No llevéis dos túnicas.” (Marcos 6:8-9).

Se que vivimos en tiempos distintos. Pero también se que, con todo lo hermoso que pueda parecer todo esto en esta era de los grandes aviones, los satélites y las antenas parabólicas—nos hemos cargado absolutamente con un sistema que exige una enorme cantidad de enredos para un pueblo peregrino. No pensemos ni por un instante que el Reino de Dios depende de alguna manera de los modernos recursos del hombre, con toda su maquinaria electrónica. Usamos lo que Dios provee. Pero cuando toda la maquinaria de nuestro moderno estilo de vida haya sido barrida, la propagación del Evangelio de Cristo no sufrirá por causa de ello.

Nuestro verdadero calzado no son las sandalias que llevamos, sino el calzado de “la preparación del evangelio de la paz”.

El bordón en la mano es todo lo que necesitamos. Nuestro cetro real es lo que procede de Él, el Rey de reyes y el Señor de señores.

Nuestra verdadera túnica consiste en las vestiduras de justicia, la capa bordada del ministerio sacerdotal, con el efod alrededor de la cintura y la mitra de santidad sobre nuestras cabezas.

Cualquier provisión que necesitemos para nuestro camino de peregrinaje—Dios será fiel en proveerla. Nuestra verdadera provisión está en el hecho de que Él nos envía. Porque si Él nos envía, entonces Él es responsable de nuestro bienestar. Simplemente andamos como “peregrinos”, como embajadores con un mensaje del Cielo, dejamos caer la semilla en los corazones de los hombres y confiamos que Dios riegue, cultive y cuide a la planta creciente y que produzca fruto para Su gloria.

Coronado con Aceite - George Warnock

POR CAUSA DE LOS ANGELES


Davis y Clark

1 Cor. 11 es uno de los pasajes favoritos de aquellos que enseñan “cobertura” o sumisión al autoritarismo cristiano. Ahí encontramos estas palabras en particular: “…y tampoco el varón fue creado por causa de la mujer, sino la mujer por causa del varón. Por lo cual la mujer debe tener señal de autoridad sobre su cabeza, por causa de los ángeles”.

Si bien este pasaje se aplica a la mujer, el principio se aplica tanto al hombre como a la mujer porque Cristo es el Hombre y la iglesia es la Mujer. Pablo empieza por contarnos el propósito original o primer estado para el cual la mujer fue creada. Ella fue creada para ser ayuda idónea al hombre. Por esta causa ella debía tener el poder o la autoridad de su marido sobre su cabeza. Y no, no estamos hablando de una mujer teniendo un velo sobre su cabeza en la iglesia. Queremos traer su atención a la frase “por causa de los ángeles”. Es una advertencia y recordatorio para nosotros de lo que le pasó a Lucifer cuando él no guardó su primer estado sino que en vez de eso el vio la forma de ponerse por encima de otros.

EL SENTIDO DE LA VIDA (Lc.5:27-32)


Virgilio Zaballos

Uno de los mayores beneficios que puede experimentar el ser humano es encontrar el sentido de la vida. Las grandes frustraciones del hombre vienen dadas por la falta de ese sentido de la existencia y del propósito (proyecto) en este mundo.

El apóstol Pedro lo encontró, después de una noche de fracaso y pérdida, obedeciendo la voz de Jesús (Lc.5:1O-11) (Mt.4:18-20). Mateo (Leví), recibió el verdadero sentido a su vida cuando respondió con firmeza al llamamiento del Mesias. Solo una palabra le bastó para entrar a formar parte de la dicha mas grande del hombre: "Sígueme”. Desde ese momento abandonó la rutina diaria de cobrar impuestos para otros, y entró en el dinamismo glorioso de ser un discípulo de Jesús. 

El llamamiento divino es un beneficio de la gracia de Dios que transforma nuestra existencia y la eleva a un sentido de dirección privilegiada. No todos han sido llamados para ser apóstoles, profetas o pastores... dejándolo todo para seguir al Maestro; pero todos podemos experimentar la dicha de ser llamados a la comunión con el Hijo que revolucionará nuestras vidas (1Jn.1:1-3). Fiel es Dios, por el cual fuisteis llamados a la comunión con su Hijo Jesucristo nuestro Señor” (1Co.1:9).

 El Milagro de Una Vida Equilibrada - Virgilio Zaballos

LA ENSEÑANZA DE BABILONIA


Estephen E. Jones

Esto es lo que uno de los “maestros” de hoy en día tiene que decir sobre el pecado y cómo lidiar con él:

"El cristianismo tradicional se ha hecho girar en torno a la cuestión del pecado y cómo tratar con él. Esto representa una resaca del sacerdocio y de sistema de sacrificios de los hebreos del Antiguo Testamento .... Todo este enfoque en el PECADO firmemente estableció un gran abismo que separaba al hombre de Dios. Si usted piensa que esto nació de una verdadera revelación espiritual, no puede estar más lejos de la verdad. Todo el sistema de sacrificios y ofrendas en el Antiguo Testamento proporcionó empleo permanente y posición para el sacerdocio en Israel, a causa del pecado. El liderazgo de la Iglesia hoy en día, tanto en las Iglesias Episcopales como evangélicas, estaría buscando otros medios de acceso si la gente entendiera que DIOS Y EL HOMBRE NUNCA SE HAN SEPARADO!"

Él está diciendo que el sistema de sacrificios del Antiguo Testamento no era una verdadera revelación de Dios. Por lo tanto, Moisés fue engañado, y que parte de la Escritura no fue inspirada por Dios. Da a entender que se trataba de la mente carnal de Moisés por un MOTIVO DE DINERO. Es decir, se trataba de una manera de proporcionar empleo a los levitas.

Dice, en efecto, que, como "Dios y el hombre nunca se han separado", no hay necesidad del sacrificio de la sangre de Cristo para reunir a Dios y el hombre. No hay distinción entre creyentes y no creyentes. No hay necesidad de tratar con el pecado, porque en realidad no hay pecado, el pecado es sólo una ilusión creada por una conciencia mentirosa.

Si Moisés se equivocó en la creación de un sistema de sacrificios, la consecuencia es que el sistema sacrificial no era un tipo y sombra del sacrificio de Jesucristo en la cruz. Este maestro está negando-o al menos seriamente socava el propósito entero de la primera venida y la obra de Cristo en la cruz.

Él pasó otros cuatro párrafos en su artículo intentando probar por la Escritura que Dios nunca ordenó a Israel establecer el sistema de sacrificios en primer lugar. ¿Fue Moisés hablando por una mente carnal? ¿Fue el Levítico no inspirado? Pero entonces, ¿por qué deberíamos sorprendernos, pues arroja fuera toda la ley de Dios también.

 Babilonia - Estephen E. Jones

LA INIQUIDAD Y EL HIJO DE PERDICIÓN


Douglas Weaver

En Génesis 15 encontramos el corte del pacto entre Dios y Abram.

“Entonces Jehová dijo a Abram: Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos años. 14 Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza. 15 Y tú vendrás a tus padres en paz, y serás sepultado en buena vejez. 16 Y en la cuarta generación volverán acá; porque aún no ha llegado a su colmo la maldad del amorreo hasta aquí” (Génesis 15:13-16)
Israel estuvo tanto tiempo en Egipto porque la iniquidad de un pueblo concreto no había llegado a su colmo. La iniquidad de los amorreos no había llegado a su plenitud. Había muchos otros pueblos en la TIERRA que no son mencionados aquí. Los cananeos, los gergeseos, los jebuseos, los hitititas, los ferezeos y los heveos, y otros muchos “itas” vivían también en la tierra de la promesa.

Todos ellos menos los amorreos habían alcanzado la plenitud de la iniquidad. Dios y la simiente prometida esperaron que los amorreos alcanzaran el clímax de la decadencia extrema que precede al juicio. Dios, en su misericordia, no quería pasar juicio ni un instante antes. Como sucedió con la raza antediluviana, Su Espíritu no contendería con ellos todo el tiempo.

El tiempo de Dios con frecuencia depende de la consumación de la iniquidad. El enfrentamiento definitivo y final entre Cristo—el Hijo de Dios—y el hijo de perdición al final de la era de la Iglesia, también está esperando la expresión plena de la iniquidad. Si no entendemos este principio, nunca podremos entender los propósitos de Dios para los tiempos finales. Al final de esta era, la iniquidad volverá a alcanzar su plenitud, personificada en una persona llamada el hijo de perdición. Esto establecerá el escenario en el que el remanente de Dios vendrá a su plenitud. Consideremos el misterio que rodea a este hijo de perdición.

El Nuevo Exodo - Douglas Weaver

¿ENTONCES, QUE ES LO QUE QUEDA?


Michael Clark

No mucho si usted está buscando un reino terrenal para que sea lo que los hombres llaman “la Iglesia”. Jesús nos dijo que no esperemos un reino visible:
Preguntado por los fariseos, cuándo había de venir el reino de Dios, les respondió y dijo: El reino de Dios no vendrá con advertencia, ni dirán: Helo aquí, o helo allí; porque he aquí el reino de Dios está entre vosotros. (Luc. 17:20-21)

Los líderes de Dios ni siquiera desean tener un perfil alto, sino ser humildes y simples hombres como su Maestro.

‘Venid a mí todos los que estáis trabajados y cargados, y yo os haré descansar. Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas…” (Mat. 11:28-29)

Así usted puede ver, en la verdadera Iglesia de Cristo no hay hombres gobernando por él, no hay diezmos legalistas para sostenerlos, ninguna división clero-laico, no edificios coloridos que necesitan constante soporte, y oh sí, tampoco hay seminarios, sino un cuerpo en el cual todos son sacerdotes. Somos llamados a ser solo familia y amarnos los unos a los otros con el mismo ejemplo que Jesús y la iglesia primitiva nos dieron. Si damos algún honor del todo es a “los más pequeños de estos mis [Sus] hermanos” y no a aquello que son altamente visibles y dotados (Vea Stg. 2:1-7).

EL ULTIMO ARMAGEDÓN


George Warnock

La batalla de Barac fue la primera Batalla de Armagedón. La última está justo delante. La Batalla de Barac fue la primera de la Guerra de las Galaxias. La última Guerra de las Galaxias está a punto de tener lugar. Una vez más Dios está reuniendo a un pueblo para la batalla. Es un pueblo de “luchadores” (Neftalí significa “lucha”). “No tenemos guerra contra carne ni sangre”. Estamos aprendiendo a permanecer en Cristo (Zabulón significa “morada”). Y porque conocemos el reposo y la confianza del Señor, al permanecer en Él sabremos como luchar contra las potestades del ámbito celestial.

Una vez más, es un pueblo que se ofrece voluntariamente: no simplemente sus talentos, un poco de plata y de oro, una porción de sus recursos—sino a ELLOS MISMOS.
“Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.” (Apoc. 12:11).

¿Dónde tendrá lugar esta última y final batalla del Señor? En la tierra, y no en los ámbitos celestiales… pero comenzará en el Cielo.
“Y ella dio a luz un hijo varón, que regirá con vara de hierro a todas las naciones; y su hijo fue arrebatado para Dios y para su trono. DESPUÉS HUBO UNA GRAN BATALLA EN EL CIELO.” (Apoc. 12:5,7).

ASOCIADOS CON BALAAM


Charles E. Newbold Jr

La segunda pista en cuanto a quienes fueron los Nicolaítas la encontramos en la asociación de su nombre con Balaam. En Apocalipsis 2:15,  la traducción inglesa King James dice: “Y así tenéis también a los que retienen la doctrina de los Nicolaítas.” La Palabra “también” procede de la palabra griega kai, que puede ser traducida por “y”, “también”, o “Incluso”, dependiendo del contexto en el que sea usado. El texto griego tiene en adición a kai, la palabra omoios, que significa, “de igual manera”.

Algunas de las traducción no usaron omoios y perdieron un aspecto importante de interpretación. La New American Standard lo mantuvo y lo tradujo así: “De la misma manera”. “Así, también tenéis entre vosotros de la misma manera a los que retienen las enseñanzas de los Nicolaítas”.

Preguntamos, “de la misma manera”, ¿De la misma manera que quién? La respuesta a esa pregunta la encontramos en los versículos anteriores. En Apocalipsis 2:14-15, el Señor dijo “Pero tengo unas pocas cosas contra ti; que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación. Y también tienes ahí a los que retienen la doctrina de los Nicolaítas, la que yo aborrezco.” Por tanto, sugiero que esta referencia a Balaam es el antecedente de la frase “De la misma manera”. “La doctrina de Balaam”  (v.14) y “la doctrina de los Nicolaítas” (v.15) se refieren a la misma cosa o cosas.

Por tanto, si “la doctrina de Balaam” es a lo que se refiere la frase “de la misma manera”, entonces es necesario investigar más sobre Balaam para poder saber más sobre los Nicolaítas.

El Sistema de la Iglesia Ramera - Charles E. Newbold Jr

ESTA ES LA ERA DE LAODICEA


George Warnock

El espíritu de compromiso casi ha conquistado al pueblo de Dios y especialmente al liderazgo en la Iglesia hoy día. La parte triste de todo esto es que están casi ciegos a su condición. Nuestro Señor tiene “colirio” para ungir nuestros ojos para poder ver. Pero ser ciegos y al mismo tiempo insistir que vemos—esto nos deja totalmente desvalidos e inmunes a cualquier oferta de salvación.

Todo el mundo está preparado para admitir que la Iglesia de Laodicea es el carácter de la Iglesia de los últimos tiempos; pero Laodicea es siempre esa otra iglesia cruzando la calle, no aquella a la que nosotros asistimos. ¡La nuestra es esa “Iglesia gloriosa” de la que Pablo habló!

Y de este modo, el “evangelio” del Reino continúa siendo proclamado por una Iglesia laodicea…

Una Iglesia que se ha basado prácticamente en su totalidad en la acumulación de recursos terrenales y que se ha involucrado cada vez más en la economía de la tierra, en la política de la tierra y en los gobiernos de la tierra.

Una Iglesia que es “rica y que se ha enriquecido en bienes—

Una Iglesia que promete al pueblo de Dios salud, prosperidad, felicidad y gozo… con la condición de que liberen sus recursos para la gloria de Dios—
Una Iglesia que ha pervertido el “discipulado” para significar devoción a su sistema en lugar de abandonarlo todo para seguirle a Él—
Una Iglesia que considera que los grandes recursos financieros son la provisión de Dios para alcanzar a los perdidos, en lugar de reconocer esto como el lazo que la ha estrangulado y que la privado del aliento de vida—

EL LUGAR MAS BAJO, NUESTRO PRIMER ESTADO


Davis y Clark

Cualquiera que lea los evangelios notará que Jesús repetidamente advirtió, “Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” (Mat. 23:12, Luc. 18:14). En este ejemplo, encontramos aun otra parte de la verdad que revela la naturaleza y autoridad del reino que Cristo confirió a sus discípulos.

Jesús fue invitado a comer a la casa de unos de los Jefes de los Fariseos. El notó como los otros invitados elegían los lugares de honor cerca de la cabecera de la mesa, así que el les narró una parábola. “Cuando fueres convidado por alguno a bodas, no te sientes en el primer lugar, no sea que otro más distinguido que tú esté convidado por él, y viniendo el que te convidó a ti y a él, te diga: Da lugar a éste; y entonces comiences con vergüenza a ocupar el último lugar. Mas cuando fueres convidado, ve y siéntate en el último lugar, para que cuando venga el que te convidó, te diga: Amigo, sube más arriba; entonces tendrás gloria delante de los que se sientan contigo a la mesa. Porque cualquiera que se enaltece, será humillado; y el que se humilla, será enaltecido” (Luc. 14:8-11)

Jesús no solo estaba enseñando etiquetas de fiestas sociales. El estaba enseñando una regla de vida más segura e inalterable que la ley de los Medos y los Persas. Sin excepción, cualquiera, en cada ocasión que se exalte a si mismo, será, degradado sin remedio. Y cualquiera que se degrade a sí mismo, será, sin esfuerzo, exaltado. Este es un precepto universal e inmutable del reino de Dios.

TENER UNA CONCIENCIA CAUTERIZADA


Estephen E. Jones

Charles Fillmore, fundador de la Iglesia de la Unidad, no sabía la diferencia entre el alma y el espíritu. Siguió a la antigua idea griega de que la mente era divina. En otras palabras, él creía que el alma era espiritual. Él se llamó a sí mismo un "metafísico cristiano", pero la verdad es que él rechazó a Jesús como un sacrificio por el pecado. Así Fillmore no estaba justificado por la fe en la sangre del cordero. Por definición bíblica, él no era un justificado creyente cristiano.

Para Fillmore, si un hombre tiene una conciencia culpable, el problema no es que él pudiera haber pecado, sino que tiene una conciencia diciéndole que ha pecado. La conciencia de pecado es el problema, dice. Y así les dice a sus seguidores que se perdonen a sí mismos, piensen positivamente, confiesen y afirmen su bondad y perfección, y aprendan a manipular las leyes del dios impersonal para prosperar, aun en pecado.

Como un no creyente, Fillmore no fue guiado por el Espíritu; por lo tanto, su único recurso para discernir el bien del mal era su conciencia -la voz de su alma. Rechazó incluso esta, pues enseñó a los hombres a ignorar y destruir la voz de la conciencia con el fin de evitar que él y sus seguidores se sintieran culpables. Pablo predijo esto en 1 Tim. 4:1,2

1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos se apartarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios, 2 mediante la hipocresía de mentirosos, cauterizados en su propia conciencia como con un hierro candente.
"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry