" Los Isrealitas atravesaron el Jordan y se establecieron en la tierra prometida en su ultimo campamento (Campamento No. 42) al final del exodo , lo cual nos indica simbolicamente la libertad y conquista a la que esta llamada la iglesia al salir de la religión a una vida de libertad, en una relación directa, vital y real con Cristo Jesús; Cristo es símbolo de la tierra promedita y la herencia de los hijos de Dios.

La santidad es la obra del Espíritu Santo en nosotros, separándonos del amor del mundo. La santidad es un cambio de naturaleza desde dentro como resultado de la obra de Dios en nosotros. No es lo que hacemos externamente, sino quienes somos por dentro, lo que importa a Dios.

7 de noviembre de 2014

OBLIGACIONES DEL MINISTERIO


Charles E. Newbold Jr.

Cuando alguien escoge entrar en EL Ministerio como una carrera, una profesión, una forma de pensar, adopta innecesariamente un sistema de obligaciones falsas que siente dentro de él mismo y que le esclavizan a esa Cosa que llamamos EL Ministerio. Estas son algunas de las obligaciones falsas:

El que entra en EL Ministerio se siente obligado a pensar de si mismo, a comportarse  y a cumplir sus obligaciones de una cierta manera para poder vivir a la altura de las expectativas que acompañan a la posición ministerial.
Se siente obligado a producir sermones, realizar rituales, conducir servicios, visitar a sus feligreses, desarrollar programas, imprimir boletines, enviar circulares informativas, aumentar el crecimiento numérico, aumentar las finanzas, escribir libros, vender Cds, estar en la televisión y en la radio, vestir conforme al código, y en algunos círculos, sanar a los enfermos y obrar milagros. Estas son la clase de cosas que atestiguan falsamente de su éxito.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a establecer el escenario en el que puede interpretar la iglesia, para poder guiarnos a todos los demás a interpretar la iglesia. Interpretar la iglesia es hacer algo religioso que no esta inspirado ni potenciado por el Espíritu Santo. Es hacer fielmente todas las cosas que hacemos en la iglesia que nos hacen sentir que hemos cumplido nuestra responsabilidad religiosa. Interpretamos la iglesia por la forma en que vestimos para ir a allí, por la forma pretenciosa en que nos saludamos unos a otros, por los programas y rituales que seguimos, por la forma en que nos colocamos en filas en los bancos, y por la forma en que hacemos cosas unos por otros sin ni siquiera tener un sentir de estar involucrados unos con otros.

 Expresamos más exactamente lo que significa ser el cuerpo de Cristo cuando hacemos cosas con y para los demás. Nuestras reuniones deberían ser para “considerarnos unos a otros para estimularnos al amor y a las buenas obras, exhortándonos unos a otros, y tanto más cuando veis que aquel día se acerca”. Heb. 10:24-25. Cumplimos estas cosas siendo sensibles al Espíritu Santo, que es el único que sabe como ministrar a nuestras necesidades individuales. Nos ministramos unos a otros por el Espíritu con los dones del Espíritu nombrados en 1ª Cor. 12:1-11.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a justificar Su Ministerio. Descansa sobre pruebas externas fingidas de su éxito, contando narices, aumentando el presupuesto, multiplicando su salario, edificando grandes edificios, haciendo muchas visitas, pasando largas horas en la oficina, aconsejando a mas gente, aumentando el numero de programas, adquiriendo mas invitaciones para ministrar, programando mas apariciones por televisión, comprometiéndose con una audiencia cada vez mayor y vendiendo mas libros y Cds. ¿Podría ser ésta la fuerza de atracción para aquellos que registran la asistencia y ofrecen cifras en el tablón de anuncios sobre la pared de la iglesia cada domingo, en comparación con las del año anterior?”

El que está en EL Ministerio se siente obligado a presentarse a sí mismo de una cierta manera delante de su público, con el fin de impresionarlo, para que le den su aprobación. Puede ser mediante su forma de vestir, su forma de peinarse, o su forma de hablar; puede ser la clase de coche que conduce y la casa en la que vive.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a ser piadoso y religioso, pretendiendo ser más espiritual de lo que es realmente. Se convierte en un hipócrita al ponerse su fingida máscara religiosa. La piedad y la religión no tienen nada que ver con la simplicidad de seguir a Jesús honestamente y en quebrantamiento, y dejando que Su Espíritu Santo nos cambie de dentro a fuera.

EL que está en EL Ministerio se siente obligado a permanecer distante de los otros santos. Como resultado, lo que están en EL Ministerio a menudo crean fraternidades exclusivas, como evidencia la existencia de asociaciones ministeriales, la celebración de conferencias para el clero, y otras reuniones que refuerzan la existencia antibíblica del clero y el laicado.

El que está en EL Ministerio hoy se siente mas frecuentemente obligado a establecer una entidad legal que ofrezca deducciones de impuestos para sus contribuyentes. Sin embargo, a menudo, esta entidad de papel se convierte incluso en algo más que en una empresa que ofrece ventajas fiscales. Se convierte en el nombre y la imagen de “su” ministerio.  El se presenta a sí mismo como el presidente y el fundador de ello. Habla de “este Ministerio” en tercera persona, como si fuera la fuente de la que emana el ministerio de Cristo. Al hacer esto, se presenta a sí mismo incluso más grande de lo que Dios le ha hecho ser.

El que está en el Ministerio, se siente obligado a comenzar algo—sea lo que sea. No puede presentarse improductivo. Organiza, institucionaliza, formaliza, establece y sistematiza las cosas. Con una profunda preocupación sincera, comienza cosas por sus propias fuerzas, y tiene que mantener la marcha de dichas cosas en su propia fortaleza. Cuando deja de trabajar su plan, sus planes dejan de funcionar para él. Pero lo que Dios comienza en el poder del Espíritu Santo, Dios lo acaba en el poder del Espíritu Santo.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a edificar su reputación y a promocionar sus talentos, dones y mercancías.  Consecuentemente, tiene que tener su propio programa de relaciones públicas para promocionarse a sí mismo. Con orgullo pone su nombre y su rostro en el trabajo que él cree que Dios le ha llamado a hacer. Sin embargo, Santiago escribe: “Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes. Humillaos delante del Señor y Él os exaltará”. Santiago 4:6,10.
El que está en EL Ministerio se siente obligado a conocer más de la Biblia y de la religión que aquellos a quienes él ministra. Por tanto, se siente obligado a obtener proezas académicas que a menudo le exponen al orgullo y al intelectualismo. No está satisfecho de que la gente tenga conocimiento. Necesita que la gente sepa que él sabe. Se siente obligado a competir con otros ministerios para conocer tanto o más que ellos, y para ser tan bueno o mejor que ellos. A veces siente que es necesario mantener a los que ministra en ignorancia, y por tanto, dependientes de él.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a solicitar apoyo para su ministerio, sea de sus “asociados” o desde una posición salarial. Cuando recibe un sueldo por su “así llamado” papel de liderazgo en el cuerpo de Cristo, él distingue entre el mismo y las ovejas. Ignora el hecho de que él, también es una oveja y que todas las ovejas están en el ministerio. El que está en EL Ministerio no tiene la fe en la capacidad de Dios de usarle a su debido tiempo y proveer para él sin tener que manipular a otros para apoyar “su” ministerio.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a tener un título para sí mismo—Pastor, Reverendo, Obispo, Apóstol, Doctor. Cuanto más prestigioso sea el título, mejor. Bob Hughey afirma, “Los títulos dividen, la función unifica. Un testimonio es mejor que un título”.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a clonar a otros para que sean como él o como su clase de iglesia. Necesita clonarles con el fin de poseerlos. Si no los posee, teme perder su apoyo.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a apartarse del “laicado”, mediante la ordenación. Muchas tradiciones de iglesia ordenan a su clero a través de lo que la iglesia histórica llama “sucesión apostólica”. La sucesión apostólica es la perpetuación de la autoridad espiritual mediante la ordenación sucesiva del clero desde los tiempos de los apóstoles. En las iglesias católico-romana y anglicana, y en las tradiciones ortodoxas orientales, el clero es ordenado por sucesión apostólica para poder administrar los sacramentos y las órdenes.

 Aunque Bernabé y Pablo fueron confirmados apóstoles por los profetas y maestros en Antioquia (Hechos 13:1-3) y los ancianos tenían que ser nombrados en cada ciudad (Tito 1:5), la tradición común de la ordenación tal y como se practica en el Cristianismo occidental, no se encuentra en el Nuevo Testamento. Bernabé y Pablo no fueron apartados por los doce apóstoles sino por unos ciertos maestros y profetas en Antioquia. (Hechos 13:1-3). La unción para el ministerio procede de Dios y no de los hombres. Efesios 4:11.

El que está en EL Ministerio se siente obligado a perpetuar la industria del Ministerio. EL Ministerio es un gran negocio. Controla la economía de seminarios y escuelas bíblicas, iglesias con los puestos de su personal, construcción de nuevas empresas, mobiliario de iglesia, Ministerios, casas editoriales, empresas de grabación, librerías, conferencias y programas de radio y televisión. Es una red de apoyo económico en la que el Ministro mismo es atrapado y que no puede romper fácilmente. Los que están en EL Ministerio viven vidas comprometidas bajo las influencias de espíritus de agradar al hombre.  Los mercantes que venden su mercadería a los que están en EL Ministerio y los que están en EL Ministerio dependen unos de otros para su existencia.  Esta dependencia mutua para su existencia es otra razón por la que todo este sistema es una fortaleza que no es derribada fácilmente.

EL que está en EL Ministerio se siente obligado a perpetuar la institución de EL Ministerio así como la institución de la iglesia. EL Ministerio es una institución dentro de la institución de la iglesia y es la fuerza más poderosa y singular que perpetúa la institución de la iglesia. Si hubiéramos de erradicar esta noción errónea de EL Ministerio de la ecuación de la iglesia, esta cosa que llamamos iglesia caería en pedazos. Igualmente, sin el sistema de la iglesia, EL Ministro no tendría contexto en el que practicar su oficio. La iglesia es sostenida por el dinero. Cuando se acaba el dinero, la institución de la iglesia se viene abajo. De igual modo, cuando se acaba el dinero, EL Ministerio se termina, porque los que están en EL Ministerio dependen del dinero y del sistema.

Mas Alla del Pentecostes - Charles E. Newbold Jr.

No hay comentarios:

"Consuelo para los que están en este mundo, pero que no son de este mundo, y por tanto, son odiados y están cansados de él, es que no estarán para siempre en el mundo, ni por mucho tiempo más"
Matthew Henry